Escocia, un mundo de fantasía que tienes que descubrir

· 3 agosto, 2017

Escocia lo tiene todo para ser un maravilloso destino de vacaciones. Hay ciudades cargadas de historia, pero también muy dinámicas, y hay paisajes únicos y de lo más variado. Además, hay castillos y abadías que nos llevan a otra época y hay tradiciones milenarias que se conservan con orgullo.

Lugares fantásticos en Escocia

Hemos enumerado algunos de sus atractivos, pero sobre todo, lo que hay en Escocia es el espacio para la magia, la fantasía y la leyenda. Se puede comprobar en los siguientes lugares de este territorio dentro de Gran Bretaña.

1. El lago Ness

Lago Ness en Escocia
Lago Ness – Botond Horvath

Sin lugar a dudas, el lago Ness es el lugar más famoso de Escocia. Y lo es por el misterioso monstruo que muchos creen que vive en sus aguas, que incluso tiene el familiar nombre de Nessie.

Hay gente que llega hasta este lugar con la intención ver al monstruo. Pero aunque al final no consigan su objetivo, la verdad es que sí contemplan el encantador paisaje de este lago de agua dulce de las Highlands escocesas.

2. La Outlook Tower en Edimburgo

Outlook Tower en Edimburgo, Escocia
Outlook Tower – Travel Stock Photos / Flickr.com

Si el lago Ness es el paisaje más buscado por el turismo en Escocia, seguramente la monumental ciudad de Edimburgo sea la urbe más visitada. Y es así por su increíble patrimonio histórico, por las muchas leyendas inspiradas en sus calles, por sus animados pubs y también por los variados eventos culturales que se producen.

No obstante, si hablamos de lugares fantasiosos en Edimburgo, entonces os invitamos a visitar su Outlook Tower o Cámara Óscura, una visita más obligada aún si se viaja con niños a Escocia. Esta atracción se creó en el siglo XIX para poder espiar a los conciudadanos. A esos ingenios ópticos decimonónicos se le han sumado hoy en día hologramas y la informática, de manera que se convierte en una visita de lo más entretenida.

3. Castillo de Stirling

Castillo de Stirling
Castillo de Stirling – Duncan Cook Drummond

Si hay una imagen que todos tenemos de Escocia es la de sus prados verdes donde de pronto se levanta un gran castillo. Pues bien, de todas las fortalezas escocesas, una de las más impactantes es el castillo de Stirling, en la localidad del mismo nombre. Una construcción que data del siglo XIII y en la que se han dado diferentes batallas, la última en el 1746.

4. Monumento a William Wallace

El cine y la oscarizada película Braveheart convirtieron a William Wallace en un personaje conocido mundialmente y en todo un símbolo de la lucha de la libertad de los pueblos. Sin embargo, este héroe histórico ya era muy venerado en su querida Escocia. Por eso, en la cima de la colina de Abbey Craig, en las proximidades de Stirling, se levantó este monumento en 1869 para recordar la lucha de este hombre, a medio camino entre la historia y la leyenda.

“La vida es como una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada.”

-Séneca-

5. Abadía de Melrose

Abadía de Melrose en Escocia
Abadía de Melrose – duchy

El monasterio de Melrose es otra de las joyas del patrimonio medieval escocés. Si bien, hay que decir que se encuentra deshabitada y en ruinas, lo cual no significa que no tenga reguladas sus visitas.

Aquí se encuentra el recuerdo de otros de lo héroes míticos de Escocia. Hablamos del rey Robert the Bruce, cuyo corazón embalsamado se supone que está aquí enterrado. Y es que este personaje ordenó que una vez muerto se le arrancara el corazón, lo llevaran a las Cruzadas en Tierra Santa y luego lo trajeran hasta esta abadía. ¿Es de leyenda o no?

6. Castillo de Dunnottar

Dunnotar Castle en Escocia
Dunnotar Castle – Andre Goncalves

El de Stirling que hemos visto antes es un castillo que se encuentra en muy buen estado de conservación. Pero en cambio, son mucho más fantasiosas e inspiradoras las ruinas del castillo de Dunnottar. Una fortaleza ubicada sobre un acantilado donde fácilmente se pueden creer todas las historias que nos cuente sobre el lugar.

Algunas de esas leyendas están inspiradas en hechos reales, pero otras son fruto de la imaginación de los locales. Y es que en cualquier rincón de Escocia son amigos de relatar hechos con fantasmas, caballeros vengativos o damas decapitadas.