El zoo de Singapur, uno de los mejores de Asia

· 26 septiembre, 2018
En las instalaciones de este zoo viven más de 3.500 animales, en algunos casos, de especies tan singulares como el tigre blanco o el oso panda.

El zoo de Singapur está considerado como uno de los mejores zoológicos de Asia, así como uno de los más importantes a nivel mundial. A continuación, te descubrimos el porqué y otros detalles del mismo. ¿Nos acompañas en este viaje a un lugar que se torna exótico y salvaje? Te prometemos que no te defraudará.

Historia del zoo de Singapur 

Zoo de Singapur
Zoo de Singapur

El origen del zoo de Singapur se remonta a 1969, año en el que fue concebido, aunque no fue hasta 1970 cuando se contrató al personal necesario para que, en 1971, se construyesen los recintos básicos del parque. Mientras, los animales fueron suministrados por diversos comerciantes o donados por patrocinadores.

Finalmente, y después de que el gobierno de Singapur hiciera una inversión de 9 millones de dólares, el zoológico abrió sus puertas el 27 de junio de 1973. Por entonces ya tenía más de 270 animales pertenecientes a más de 70 especies diferentes, los cuales estaban alojados en un entorno que se trató de concebir lo más natural posible.

En 1987, el zoo de Singapur comenzó a exhibir especies exóticas prestadas por otros zoológicos, como por ejemplo, los monos dorados de nariz chara de China. A estos le sucedieron los tigres blancos del zoológico de Cincinnati y los pandas gigantes de la Reserva Natural Nacional Wolong.

“Cada especie es una obra maestra, una creación hecha con extremo cuidado y genio.”

-Edward O. Wilson-

Ya a principios del siglo XXI, el zoológico sufrió una remodelación que se tradujo en la construcción de nuevas instalaciones, como un centro de investigación de la fauna silvestre, y en la renovación de las ya existentes. Por tanto, la eficiencia del lugar aumentó aún más hasta convertirse en lo que es hoy en día: un zoo de referencia mundial.

Descripción y atractivos del zoo de Singapur

Tigre blanco en el zoo de Singapur
Tigre blanco

El zoológico que nos ocupa se extiende en 26 hectáreas de terrero y alberga más de 3.600 animales de unas 400 especies diferentes. Algunos de los más característicos son los tigres blancos, los rinocerontes blancos, así como una impresionante colección de primates.

Respecto a estos últimos, los visitantes no pueden perder la oportunidad de desayunar acompañados por los orangutanes del zoológico. Para disfrutar de la experiencia hay que pagar 35 dólares singapurenses (25 en caso de los niños) aparte de la entrada general y estar presentes a las nueve de la mañana.

Entre los recintos que alberga el zoo de Singapur destacan el Gran valle del Rift en Etiopía, que reproduce el territorio que habitan los babuinos en África del Este; o la Tundra Helada, donde se pueden ver los osos polares.

Por otro lado, a lo largo de todo el día se celebran diversos espectáculos y actividades que no pueden pasarse por alto: el Splash Safari Show, protagonizado por un león marino; el Animal Friends Show; el Elephants at Work & Play Show, protagonizado por los elefantes asiáticos; y el Rainforesr Fights Black Show, en el que participan varios reptiles.

Horario, precio y ubicación del zoo de Singapur 

Panda gigante en el zoo de Singapur
Panda gigante

El Zoo de Singapur abre todos los días de ocho y media de la mañana a seis de la tarde. Para acceder al él es necesario pagar una entrada. El precio para los adultos es de 33 dólares singapurenses y para los niños de 3 a 12 años, de 22 dólares singapurenses. Los tickets se pueden adquirir a través de la web oficial del parque.

En cuanto a su ubicación, se encuentra localizado en el norte, al lado del Night Safari y el River Safari, a las afueras de la ciudad. Si no se dispone de vehículo propio se puede coger algún autobús urbano, cuyo trayecto dura aproximadamente una hora; o contratar los servicios de un taxi, que hace el recorrido en 20 o 30 minutos.

Otra forma de llegar al zoo de Singapur es contratar una excursión, que incluye la recogida al hotel, el transporte, la entrada al parque y, opcionalmente, el desayuno en la jungla del que hemos hablado anteriormente. De esta forma no habrá que preocuparse por nada más que de disfrutar de la experiencia.