El puerto de la Braguía en Cantabria y sus fabulosas vistas

· 9 junio, 2018
Situado en el corazón de Cantabria, este puerto ofrece unas vistas maravillosas de la comarca de los Valles Pasiegos, una de las más bonitas de esta comunidad.

El puerto de la Braguía es un puerto de montaña situado en la comarca de los Valles Pasiegos, en Cantabria. A continuación, te descubrimos todo lo que tienes que saber sobre él si estás pensando en realizar una excursión por la zona. ¿Nos acompañas en este ascenso a las alturas?

Características y situación del puerto de la Braguía

Vista desde el puerto de la Braguía
Puerto de la Braguía – Jaime Juan / Flickr.com

Se trata de un puerto de montaña que alcanza los 720 metros de altitud y que se encuentra en la divisoria Pas-Pisueña. Tiene una longitud de unos seis kilómetros y una subida con pendientes bastante homogéneas, por lo que está catalogado como un alto de tercera categoría, siendo la primera parte la de mayor dificultad.

Llegar a este puerto es muy sencillo. Partiendo desde Santander, se debe ir en dirección Bilbao por la autopista A-8. Antes de llegar a San Salvador se toma la salida al Parque de la Naturaleza de Cabárceno hasta Sarón. Después solo queda seguir por la carretera hacia Villacariedo y Selaya para, finalmente, acceder al puerto de la Braguía.

Cómo subir el puerto de la Braguía

Alto de la Braguía
Alto de la Braguía – Jaime Juan / Flickr.com

El ascenso al puerto de la Braguía se puede iniciar desde el Valle del Pas, una región de gran interés etnográfico, histórico y cultural. En ella merece la pena descubrir su arquitectura religiosa, con edificios que datan del siglo XI; así como su increíble entorno natural, que es ideal para hacer rutas, paseos o excursiones.

Tras esta ascensión se puede enlazar con varios puertos de la zona (Cruz Usaño, Alto de Quijas, Riosapero, La Cohilla y Estacas de Trueba) y así hacer un recorrido aún más completo. Los tres primeros kilómetros de subida son los más duros, pero la pendiente, que se mantiene entre el 6 y el 7%, pasa a disminuir progresivamente.

En lo alto ya se puede disfrutar de unas vistas espectaculares del valle de Pisueña, con Villacarriedo y Selaya al fondo. Pero durante la subida también se pueden divisar otros prodigios de la naturaleza, como los montes de la Engaña o el Castro Valnera, que marcan el límite con la provincia de Burgos.

“Si no escalas la montaña jamás podrás contemplar el paisaje.”

-Pablo Neruda-

Respecto al descenso, este nos lleva a Vega de Pas. Después, para salir de Cantabria, se puede coger la carretera dirección Entrambasmestas para seguir hasta la N-623; o la que lleva a San Pedro de Romeral para seguir disfrutando de los bellos paisajes pasiegos.

El entorno del puerto de la Braguía 

Como hemos visto, el puerto de la Braguía se encuentra en los Valles Pasiegos, que conforman tres villas: Vega de Pas, San Pedro del Romeral y San Roque de Riomiera. Por tanto, ¿qué mejor opción que aprovechar y conocer dicho entorno antes o después del ascenso? Cada uno de los municipios ofrece numerosos encantos.

Vega de Pas

Vega de Pas en Cantabria
Vega de Pas – Jose Javier Martin Espartosa / Flickr.com

Es una pequeña localidad que limita con Burgos y que fue constituida durante la Edad Media. De esta época es la iglesia parroquial, uno de sus monumentos más significativos junto al sanatorio del Doctor Madrazo, de principios del siglo XIX.

También merece la pena detenerse a contemplar su plaza principal, rodeada de casonas montañesas con sus típicas balconadas. O contemplar sus cabañas, en las que la parte alta sirve de vivienda y la baja de establo.

Tras la visita turística se puede probar su repostería artesanal, empezando por el sobao y la quesada. Dulces deliciosos preparados con las recetas de toda la vida, esas que han pasado de generación en generación.

San Pedro del Romeral

San Pedro del Romeral en Cantabria
San Pedro del Romeral – L. Javier Modino Martinez / Flickr.com

Igual de recomendable es esta localidad, cuyo paisaje está repleto de esas cabañas pasiegas tradicionales. Sin duda, es su principal atractivo junto a su belleza paisajística, aunque también merece la pena conocer la iglesia parroquial y la ermita del Rosario.

San Roque de Riomieta

El tercer municipio de la comarca de los Valles Pasiegos destaca por su gran riqueza de pastos. Dicho paisaje aumenta más en belleza durante el invierno, cuando las nevadas copiosas que se registran en el municipio lo cubren de un espeso manto blanco.

Pero además de un paisaje precioso, este pueblo tiene rincones que merece la pena contemplar, como la ermita de los Desamparados o la iglesia de La Pedrosa, ambas del siglo XVII. Y todo ello sin olvidar su gastronomía, a base de excelentes carnes de vacuno y de cordero.