El Parque Nacional Gates of the Arctic: una bella área silvestre

Patricia Hernández · 25 febrero, 2019
El de este parque es un terreno salvaje y agreste, pero de enorme belleza. Es el parque nacional de Estados Unidos más septentrional, ya que toda su extensión está dentro del círculo polar ártico.

El Parque Nacional Gates of the Arctic, en Alaska, se encuentra dentro del círculo polar ártico y alberga una enorme cantidad de maravillas naturales. También ofrece numerosas actividades para disfrutarlo. Queremos darte toda la información necesaria para que lo conozcas mejor y te animes a visitarlo. ¿Nos acompañas?

La historia del Parque Nacional Gates of the Arctic

Montañas del Parque Nacional Gates of the Arctic
Parque Nacional Gates of the Arctic

El origen del parque se remonta a finales de 1978, año en el que la zona que ocupa se protegió mediante su declaración como monumento nacional de los Estados Unidos. Dos años más tarde, dicho monumento se convirtió en un parque nacional, que se amplió con la aprobación de una reserva nacional en diciembre de 1987.

Para conocer el porqué del nombre del parque tenemos que viajar más atrás en el tiempo. Concretamente, a 1929, cuando Bob Marshall, explorando el río Koyunkuramal Norte, se encontró con un portal de montañas que bautizó como las Puertas del Ártico. Se trataba de los riscos Frigid y de la montaña Boreal.

Características del parque

El Parque Nacional Gates of the Arctic protege la cordillera Brooks, una región montañosa de más de 39 000 km², lo que equivale prácticamente al tamaño de Suiza. Sus picos más importantes son el de Arrigetch y el monte Igikpak.

Vista aérea del parque Gates of the Arctic
Vista aérea del parque

Entre dichos picos transcurren algunos ríos. Seis de ellos están considerados como río salvaje y paisajístico nacional. Son el río Alatna; el río John, de 177 kilómetros de largo; el río Kobuk, el ramal norte del río Koyukuk; parte del río Noatak; y el río Tinayguk.

En el lugar también se pueden observar valles en forma de U cubiertos de una vegetación de tundra. Y, por supuesto, aquí viven infinidad de animales, como los lobos, los osos negros, los osos grizzly, los renos, los carneros de Dalli o los alces.

Por otro lado, y a diferencia de otros parques nacionales del país, en el de las Puertas del Ártico viven unas 1500 personas, repartidas en diez comunidades pequeñas. A estas se les denominan zonas de subsistencia de residentes. Todos ellos viven gracias a los recursos que les proporciona el propio parque.

Horario y precio del Parque Nacional Gates of the Arctic

Vista aérea del Parque Gates of the Arctic
Vista aérea del parque

El parque se puede visitar en cualquier momento del año, pero sus centros para visitantes tienen diversos horarios. Lo mejor es consultarlos antes de ir. Así por ejemplo, el centro de Coldfoot permanece abierto de lunes a viernes de ocho a doce de la mañana y de una a cinco de la tarde.

Respecto al precio, no se aplican tarifas ni se requiere hacer ninguna reserva para llevar a cabo alguna actividad en el Parque Nacional Gates of the Arctic. Eso sí, para pescar o cazar sí que es necesario disponer de una licencia o un título apropiado.

Cómo llegar al parque

Paisajes del Parque Nacional Gates of the Arctic
Paisaje del parque

No hay caminos hacia el parque, aunque si vamos en vehículo por la autopista Dalton podemos acercarnos a unos ocho kilómetros del límite de este espacio natural. Además, allí el Servicio Nacional de Parques mantiene abierto un centro de visitantes. Se trata, pues, de ir caminando desde ese punto.

No obstante, la mejor forma de llegar a las Puertas del Ártico es contratando un servicio aéreo programado o privado desde Fairbanks hasta Anaktuvuk Pass, Beatles o Coldfoot. En estos dos últimos lugares se puede alquilar una avioneta para llegar a los límites del parque.

Una vez en el parque nacional, es posible disfrutar de su belleza de maneras muy diferentes. Una de las actividades más habituales es practicar senderismo siguiendo los valles largos y abiertos o abriéndose paso hacia las zonas más altas.

También resulta interesante observar la vida silvestre, sobre todo durante la migración de los caribúes en otoño. Y, además de todo ello, es posible acampar y navegar por alguno de los ríos. En relación a esto último, existen vías con distintos niveles de dificultad.

Como ves, las posibilidades del Parque Nacional Gates of the Arctic son numerosas. Es un lugar mágico en Alaska. Si tienes oportunidad, no dudes en poner rubo a él para disfrutar de toda su belleza.