El maravilloso “Cielo de Salamanca”

· 9 enero, 2016

El “Cielo de Salamanca” es la decoración de la bóveda de la antigua Biblioteca de la Universidad de Salamanca. Esta hermosa pintura, descubierta hace solo unas décadas, esconde mucha historia e interesantes secretos. ¿Quieres descubrirlos?

¿Cómo y cuándo fue descubierto el “Cielo de Salamanca”?

El descubrimiento del “Cielo de Salamanca” se remonta a los años  50 del pasado siglo, cuando la Universidad de Salamanca estaba realizando diferentes actividades y obras de remodelación con motivo de los actos conmemorativos de su VII centenario.

Esta obra de arte fue descubierta en la antigua biblioteca (actualmente capilla de San Jerónimo) y desde entonces se ha convertido en uno de los símbolos más importantes de la universidad.

Universidad de Salamanca
Universidad de Salamanca – Roberaten

El cielo de Salamanca fue creado por el pintor salmantino Fernando Gallego entre los años 1481 y 1486. El estilo gótico hispanoflamenco que caracteriza el mural hizo que desde su descubrimiento le fuera adjudicada la obra a Gallego.

El estilo que caracterizó a este importante pintor español fue el gótico, el cual obviamente plasmó en esta importante obra de arte. Cabe destacar que Gallego fue para su época el más importante exponente del estilo hispanoflamenco de Salamanca, muchas de sus obras pueden ser apreciadas hoy en día en el Museo del Prado.

¿Cómo es el “Cielo de Salamanca?

Esta pintura de Gallego, con estilo gótico hispanoflamenco, podría describirse como una obra muy particular por el carácter profano que para la época representaba. En la misma se pueden apreciar las constelaciones y signos del zodiaco, así como también algunos símbolos o emblemas de las artes liberales.

Cielo de Salamanca
Cielo de Salamanca – Samu / es.wikipedia.org

La obra original ocupaba una superficie de 400 metros aproximadamente. En el “Cielo de Salamanca” estaba plasmado un hermoso cielo estrellado, las constelaciones, los signos del zodiaco, cuarenta y ocho imágenes de la octava esfera, vientos y demás símbolos astrológicos.

En la primera edición ilustrada del Poeticon Astronomicon (1482), del célebre escritor Higino, se hace la primera referencia a esta importante pintura. Así mismo, en el año 1493, el historiador y humanista Lucio Marineo Sículo escribe sobre el “Cielo de Salamanca”:

“Sobre este lugar está una biblioteca hermosísima en cuya bóveda puede contemplarse con gran deleite de los espectadores un cielo estrellado, los planetas y la bóveda celeste con todas las constelaciones del zodiaco. Esta bóveda se halla cerrada y como envuelta por todas partes de una construcción de piedra. Suministran o dan luz a la biblioteca unas ventanas cerradas con cristales”

Los contratiempos que ha sufrido el “Cielo de Salamanca”

Se cree que fue en el año 1506 cuando la obra sufre su primer contratiempo, esto debido a las remodelaciones que transformaron la antigua biblioteca en dos para dar cabida a la creación de la capilla. Como consecuencia, las pinturas sufrieron grandes deterioros, especialmente por la humedad y continuos repintes para ocultar los daños más evidentes.

En el transcurso del siglo XVIII, la universidad se vio afectada por varios derrumbes que, como era de esperarse, afectaron a la obra de Gallego. Es en el año 1767 cuando el “Cielo de Salamanca” queda completamente tapado por la construcción de una bóveda de cañón por debajo de la antigua y deteriorada bóveda. Lamentablemente, tras esta remodelación las pinturas quedaron prácticamente destruidas.

Universidad de Salamanca
Patio de las Escuelas Menores de la Universidad,- Juan Aunion

No es sino hasta mediados del siglo pasado cuando tan importante obra es descubierta. Entre los años 1953 y 1954 los hermanos José y Ramón Gudiol Ricart son los encargados de restaurarla y devolverle el esplendor de sus días pasados. Posteriormente el “Cielo de Salamanca” es trasladado a su ubicación actual, en el patio de Escuelas Menores de la Universidad de Salamanca.

El “Cielo de Salamanca” es una de las obras más importantes de Fernando Gallego. Una obra que, sin duda, alguna debió ser considerada como profana e irreverente para su época, pero que ha logrado sobrevivir al paso de los años y al deterioro para renacer y recuperar su magnífico esplendor.

Cuando visites Salamanca no te olvides de conocer esta espectacular obra, símbolo de esta ciudad y de su universidad que, valga la acotación, es una de las más importantes de España y el mundo. ¿Te gustaría conocerla?, ¿te gusta el trabajo del pintor Fernando Gallego?