El desierto blanco de Lençois Maranhenses

6 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
Dunas de arenas blancas y lagunas de intenso color azul turquesa, son los encantos del desierto de Lençois Maranhenses

El desierto blanco de Lençois Maranhenses es una de las sorpresas mayúsculas que cualquiera se puede llevar durante un viaje a Brasil. Es el paisaje que nadie esperaría encontrarse en el país de las playas y las junglas. ¡Un desierto! Pero no uno cualquiera, un desierto blanco espectacular y único. ¡Una maravilla de la naturaleza!

¿Por qué desierto blanco?

Este lugar se integra en el Parque Nacional de los Lençois Maranhenses. Este último término alude a que se encuentra en la región de Maranhao, al norte del país. Y la palabra ‘lençois’ en portugués se traduce como sábanas. La relación entre el desierto blanco queda así clara, ya que, si lo observamos desde las alturas, todo él nos parece un grandiosa sábana de algodón.

Ese tono se debe a las enormes dunas de arena. Pero no es el único color de este desierto blanco. Hay otras manchas de color que nos llaman poderosamente la atención. Son las innumerables lagunas con agua azul turquesa. Sí, cómo lees, agua en el desierto. Una cualidad que lo convierte en un desierto completamente distinto a cualquier otro que conozcas.

Lluvias en el desierto blanco de Lençois Maranhenses

Laguna en el desierto blanco de Lençois Maranhenses

La razón de la presencia de esas lagunas, algunas realmente grandes, se debe a la ubicación geográfica del desierto blanco de Lençois Maranhenses. Es una amplia extensión que no deja de estar en la región tropical de Brasil. Una zona especialmente lluviosa en la primera mitad del año, y esas lluvias también alcanzan la zona de dunas de arena.

Esa es la gran diferencia con algunos de los más maravillosos desiertos como el de Gobi o el Sáhara. Aquí llueve, y llueve mucho, tanto que se generan estas lagunas. La gran parte de ellas se evaporan a lo largo de la segunda mitad del año, en ausencia de pluviometría y un calor asfixiante. Aunque otras, las más grandes, se reducen, pero no llegan a desaparecer en todo el año.

Excursiones en el desierto blanco de Lençois Maranhenses

Vista aérea de Lençois Maranhenses

Este territorio tan atrayente es visitable con diferentes excursiones guiadas en todoterreno. Tanto los guías como estos vehículos son imprescindibles para moverse por este territorio. Así tenemos garantizado no desorientarnos y también visitar las zonas más espectaculares.

Y, sobre todo, podremos llegar hasta las mejores lagunas donde darnos un baño y refrescarnos del intenso calor. ¡Así es! Es posible darse un chapuzón en pleno desierto blanco brasileño, lo cual es una de las mejores sensaciones de este viaje.

Por cierto, hemos dicho que para desplazarse por el desierto blanco hace falta el todoterreno, pero para moverse alrededor de las lagunas hay que ir caminando. De hecho, caminar por aquí o por las dunas de arena es muy fácil, a diferencia de otros desiertos del mundo. Aquí la arena, por las abundantes lluvias, está compacta y no es tan cansado el caminar.

Vida en las lagunas desérticas

Bañistas en las lagunas

La belleza del desierto blanco o los baños en el agua son dos de las maravillas de esta excursión. Pero no son las únicas sorpresas. En esas mismas lagunas hay vida. Hay moluscos, peces, tortuguillas, cangrejos…

Son animales que desaparecen al evaporarse las aguas. Y, sin embargo, al año siguiente, cuando vuelve la lluvia, ellos también reaparecen. Es un pequeño milagro, pero seguramente la explicación esté en que dejan sus huevos entre la arena húmeda y allí sobreviven hasta la temporada de lluvias.

Aunque no solo hay vida en el agua de las lagunas. El desierto blanco de Lençois Maranheses también es un buen observatorio ornitológico. Allí veremos aves perfectamente adaptadas a este terreno y que consiguen dotar de vida a un paraje tan bello como aparentemente estéril.

Más visitas al Parque Lençois Maranheses

Las excursiones en todoterreno al desierto blanco partiendo de la población de Barreirinhas es la forma más habitual de descubrir este paisaje. Pero no es la única manera. Hay recorridos que incluyen también viajar en lancha por río Preguicas, que desde la propia Barreirinhas va camino a desembocar en el océano.

E igualmente, si continuamos en 4×4 entre las dunas y lagunas del parque nacional podemos proponernos hacer una travesía más larga que en unas tres jornadas nos llevará hasta una de las mejores playas de Brasil: la de Jericoacoara. Un final de viaje alucinante para esta experiencia inolvidable en Brasil.

  • Mapelli, B. (27 de agosto, 2015). Lençóis Maranhenses, el desierto brasileño de agua y dunas. EFEtur. Recuperado el 6 de agosto de 2019 de https://www.efetur.com/noticia/desierto-brasil-agua/
  • Rocha, R. C., Masullo, Y. A. G., & Lopes, N. F. S. N. (2016). PARQUE NACIONAL DOS LENÇÓIS MARANHENSES : Uma análise da prática conservacionista. VII Congresso Brasileiro de Gestão Ambiental.