Visitamos el castillo de Sagunto, un gran monumento

· 31 diciembre, 2017

Sagunto es una de las poblaciones que tiene más historia de nuestro país. Cuenta con un patrimonio histórico-artístico muy destacado. Dentro de su variada oferta, podemos ver manifestaciones artísticas y arquitectónicas muy importantes y en varios estilos y épocas.  Hoy visitamos el espectacular castillo de Sagunto, una de las joyas de la localidad valenciana.

Un poco de historia

Se sabe que en esta ciudad hubo asentamientos desde la Edad del Bronce. Luego contó con una población íbera bastante importante. Dichos pueblos mantuvieron relaciones muy fértiles con fenicios y griegos. Así pues, de aquella época datan las muestras primeras del amurallamiento del cerro de Sagunto.

Castillo de Sagunto
Castillo – Anticiclo

A Sagunto la conquistaron los cartagineses, lo cual provocó la Segunda Guerra Púnica. Después de ella, pasó a ser propiedad de Roma. Así pues, la Arse íbera se llamó Sanguntum. En la época romana llegó a tener mucha prosperidad.

En tiempos musulmanes Sagunto volvió a recobrar el esplendor perdido, pasando a llamarse Morbiter. El Cid Campeador conquistó la ciudad en su marcha hacia Valencia en 1098. Pero fue una ocupación que duró poco, pues después de morir volvió a ser de los almorávides. En 1238 pasó a ser dominio definitivo de los cristianos al tomarla Jaime I el Conquistador.

En la Edad Media encontramos un periodo marcado por la convivencia entre los cristianos, judíos y árabes, así como en la construcción de un buen número de edificios religiosos. Al repasar la historia de Sagunto brevemente, hay que entender que en la ciudad se han ido acumulando restos artísticos y arqueológicos de gran riqueza.

Entre todos estos, podemos destacar el castillo de Sagunto, su emblemático teatro romano, o las iglesias de época medieval del Salvador y Santa María.

“Historia es, desde luego exactamente lo que se escribió, pero ignoramos si es lo que sucedió.”

-Enrique Jardiel Poncela-

El castillo de Sagunto

Castillo de Sagunto
Castillo de Segunto – Inu

Declarada como Monumento Nacional en 1931, hablamos de una fortaleza que está situada en lo alto del cerro. Su empleo primero era proteger a la ciudad de Sagunto y está presente desde un tiempo tan antiguo como el propio origen de la ciudad. Como hemos visto, los antiguos íberos ya establecieron allí su primer asentamiento.

Suele hablarse por lo general del castillo romano, en honor a la civilización que más llegó a marcar el monumento. A pesar de esto, del origen romano del mismo quedan pocos restos, siendo un mosaico de culturas y diversas civilizaciones.

La fortaleza la usaron las tropas francesas en la Guerra de la Independencia a principios del siglo XIX. Está dividido en siete plazas o recintos independientes: la plaza de Armas, plaza de Almenara, plaza de la Conejera, plaza de la Ciudadela, plaza Dos de Mayo, plaza de San Fernando y Estudiantes.

Dentro de las murallas, que tienen una extensión de 1 kilómetro a lo largo de la montaña, en el Antiquarium Epigráfico podemos contemplar una parte de la colección epigráfica de mayor calidad de España. En las inscripciones se ven recogidos los aspectos más notables y destacados de la sociedad de la población en varias épocas. Próximo a la cara norte de las murallas está el teatro romano.

Una situación privilegiada

Castillo de Sagunto
Castillo – Anticiclo

La fortaleza domina el paisaje y en ella aún se puede ver cómo está formada por murallas de varias épocas. Pero lo más destacable es la gran variedad de restos íberos, romanos, medievales y también de épocas más modernas que se pueden contemplar. Es el recuerdo vivo de los dos mil años de existencia del castillo de Sagunto.

Entre las ruinas más espectaculares está la plaza de Armas, a la que podemos acceder por la actual puerta de entrada al recinto. Es la parte más antigua del castillo de Sagunto y en ella se pueden apreciar algunos restos del foro romano, columnas y una cisterna labrada en la piedra.

Por su parte, en la plaza de la Conejera lo que se contemplan son restos de la ocupación árabe de la fortaleza. En el ángulo norte se puede observar un aljibe de nueve pilares.

Así que ya sabes, si te encuentras en Valencia, Gandía o poblaciones cercanas a Sagunto, merece la pena descubrir esta ciudad, que tiene un fabuloso patrimonio que muchas localidades quisieran tener.