El Cañón del Sumidero en México, simplemente magnífico

Juan Luis Minarro 1 marzo, 2016

Aquellos que estén pensando en hacer una escapada al espectacular país de México no deben abandonar este magnífico territorio sin haber pasado antes por la ciudad de Tuxla Gutiérrez, en el estado de Chiapas. Allí tendrán la oportunidad de contemplar el Cañón del Sumidero, una de las maravillas naturales más importantes del mundo, nada más y nada menos que de veinte mil hectáreas de roca.

Por este cañón serpentea un abundante, rico y profundo río que transforma a este paraje en un lugar único ante el cual el turista se sentirá tremendamente pequeño. Obvia decir que aquel que disfruta del panorama del Parque Nacional del Cañón del Sumidero vive una experiencia mágica muy difícil de olvidar.

Cañón del Sumidero: un parque natural formado a partir de rocas

Cañón del Sumidero en México
Cañón del Sumidero – sunsinger

Este bello lugar es tan hermoso que fue convertido en parque nacional en 1980. En él se encuentran gran cantidad de rocas formadas por el amontonamiento de diversas capas de origen calizo. Algunas de las paredes de este impresionante lugar rozan los mil metros de altura.

“Solo la naturaleza hace grandes obras sin esperar recompensa alguna.”

-Alexandr I. Herzen-

Precipitándose desde los riscos se pueden contemplar inmensas cascadas, que se apreciarán mejor si se visitan durante el período de lluvias. A su paso diseñan formas muy variopintas y llamativas. Un ejemplo de ellas es la conocida como el “árbol de Navidad”, con una gran gama de tonalidades verdosas y manantiales que caen por las laderas.

Cascada en el Cañón del Sumidero
Cascada del Árbol de Navidad – Rafael Ramirez Lee

La vegetación de la reserva está formada por pinos y encinas, entre otras especies. Oculta entre el verdor, el explorador concienzudo hallará la Cueva de los Colores.

En cuanto a su fauna, resultan muy interesantes los cocodrilos que pueden observarse descansando entre los márgenes de los caudales descansando o bañándose plácidamente. Son muy curiosos los monos araña, a los que se llama así por la longitud de sus dedos. Las grazas y los carroñeros zopilotes también hacen parada en este paraíso.

La excursión termina habitualmente en la presa de Chicoasén, una indiscutiblemente admirable obra de ingeniería.

Cómo aprovechar la visita

El transporte en barca, la mejor opción

Cañón del Sumidero en México
Cañón del Sumidero – DC_Aperture

Para disfrutar de un estupendo recorrido por la zona el turista deberá dirigirse hacía uno de los embarcaderos preparados para ello. Allí podrán montar en una de las pequeñas barcas que conducirán al interior del cañón. Este paseo, de 35 kilómetros, solo se puede realizar mediante este medio debido a la peligrosidad de caminar por este área.

El itinerario suele llevar unas dos horas y traslada al visitante por el caudaloso e impresionante río Grijalba, sin duda, uno de los canales fluviales más importantes del país.

Entre la espesa vegetación y la gran masa de agua, el viajero se topará con bloques de roca de centenares de metros de altura. Paneles verticales surgen de manera natural a ambas orillas del cauce acuífero y acopañarán durante toda la travesía.

Cañón del Sumidero en México
Acantilados, Cañón del Sumidero – IsisArJi / Flickr.com

Son muchos los que se sienten aprisionados y agobiados por ellos. Esto se debe al hecho de que el torrente se estrecha sobremanera. Sin embargo, no debemos permitir que esa sensación nos impida gozar de la belleza y magnificencia de las cascadas que nos rodearán que contrastan con el frío azul del cielo.

Los más aventureros pueden hacer la misma ruta alquilando una canoa para remar a sus anchas siguiendo la corriente. De cualquier manera, en nuestro descenso descubriremos que este cañón es una de las maravillas del mundo.

Miradores

En la actualidad existen cinco miradores que apuntan al Cañón del Sumidero. Es conveniente pasar por todos ellos, ya que desde cada uno se obtiene una única y particular panorámica a vista de pájaro.

Mirador en el Cañón del Sumidero
Mirador en el Cañón del Sumidero – Victor Pineda / Flickr.com

Están divididos en puntos estratégicos a lo largo de 17 kilómetros de senda. Si nos decidimos a emprenderlos andando, debemos estar seguros de estar bien preparados físicamente y de llevar con nosotros todo lo que podamos necesitar.

Los peculiares nombres que ha recibido cada uno de estos balcones son un homenaje a los animales que tienen este entorno por hábitat así como a la flora típica de la región.

La Ceiba, desde el cual puede verse cómo el río toma su rara tonalidad verduzca, se ubica entre formidables paredones plagadas de espesa vegetación. Pero si lo que nos llama la atención son los imponentes muros, debemos acercarnos a El Roblar. Por su parte, La Coyota nos hipnotizará con el sensual zigzagueo del caudal que se presenta bajo nuestra mirada.

Impresionante desde el agua y desde lo alto de los acantilados que le dan forma, así es el Cañón del Sumidero en México.

Te puede gustar