Visitamos el Ángel de la Independencia de México

Alicia Vecino López 16 septiembre, 2018
Se levantó para conmemorar el centenario de la independencia del país. Un monumento que es todo un símbolo y visita obligada en Ciudad de México.

El Ángel de la Independencia de México es uno de los atractivos turísticos más importantes de la capital del país, Ciudad de México. Su historia, su arquitectura y su grandeza lo convierten en todo un icono. Si estás planificando un viaje a México, recuerda visitar este monumento, será un momento inolvidable.

El Ángel de la Independencia de México

Ángel de la Independencia de México
Ángel de la Independencia

El Ángel de la Independencia es un lugar clave y uno de los más bellos de la capital mexicana. Se levantó con el objetivo de conmemorar el centenario de la Independencia de México. Su inauguración tuvo lugar en el año 1910, durante la presidencia de Porfirio Díaz.

Este magnífico monumento está ubicado en el corazón de Paseo de la Reforma. Se trata de una imponente columna que deja sin aliento, por su altura (95 metros) y por la belleza de la estatua que la corona.

Vamos a viajar a Ciudad de México para descubrir algunas de las curiosidades de este monumento. Además, la historia que esconde el Ángel de la Independencia es muy importante, básica para conocer más sobre la ciudad.

Historia del Ángel de la Independencia de México

Ángel de la Independencia y avenida de la Reforma
Ángel de la Independencia y avenida de la Reforma

En los cimientos del monumento se encuentra un cofre dorado que guarda el acta de Independencia y algunas monedas de la época. El presidente Porfirio Díaz decidió guardar allí dicho acta tras haber colocado la primera piedra como símbolo para iniciar la construcción.

Además, en el interior del monumento yacían los restos de los héroes de la independencia del país. De esta manera, entrando a él nos encontramos con sus nombres grabados: Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Jose María Morelos, Mariano Matamoros y Vicente Guerrero, entre otros.

Sin embargo, los restos fueron exhumados en 2010. Los héroes fueron trasladados al Museo Nacional de Historia y más tarde al Palacio Nacional para que fueran honrados públicamente y su conservación fuera idónea.

Cómo es el monumento

El pedestal

Pedestal del Ángel de la Independencia de México
Esculturas del pedestal

El pedestal del Ángel de la Independencia de México está adornado con diversas figuras. En la parte oriental se puede ver Apoteosis del Padre de la Patria. Así, encontramos al cura Miguel Hidalgo con una bandera mexicana, al sur a la musa de la historia y al norte a la Patria dando a Hidalgo una corona de laurel.

Además, en la base cuadrada del pedestal hay estatuas a nivel más inferior. En cada esquina podemos observar a héroes de la independencia mexicana. A lo largo de la composición del Ángel de la Independencia encontramos hojas de laurel y encino, ya que representan la victoria y la fuerza.

Por otro lado, podemos observar en un descanso del pedestal una escultura de un león conducido por un pequeño genio. El borde del pedestal presenta cuatro figuras: la Paz, la Guerra, la Justicia y la Ley.

La Victoria Alada

Victoria Alada en el monumento a la Independencia de México
Victoria Alada

La Victoria Alada es la parte fundamental del Ángel de la Independencia de México. Además, la cara del ángel indica algunos de los lugares más importantes del país, ya que está orientada hacia el centro de la ciudad. La estatua de la Victoria Alada está hecha de bronce y cubierta de una chapa de oro de 24 quilates.

Al tener las alas abiertas, la figura se encuentra en actitud de vuelo, y al sujetar en el brazo izquierdo una cadena rota simboliza la ruptura con la política española.

La columna

ángel de la Independencia de México
Ángel de la Independencia – Luis Lopez / Flickr.com

La columna del Ángel de la Independencia es la encargada de sujetar la increíble Victoria Alada, la parte más fascinante del monumento. Además, bajo la dorada figura encontramos el acceso a una terraza con vistas increíbles. Por otro lado, podemos observar un capitel compuesto por cuatro águilas esculpidas que sostienen el mirador.

La columna tiene 2,90 metros de diámetro y sus lados están decorados con guirnaldas y medallones florales esculpidos. Además, en la parte baja de la columna encontramos dos coronas de una composición magnífica.

En definitiva, una visita a este increíble monumento será uno de los mejores momentos de un viaje a Ciudad de México. Conocer su historia te ayudará a entender mejor algunas otras joyas que podrás visitar en tu recorrido por la ciudad.

Te puede gustar