Descubre la historia del mítico Orient Express

Este artículo fue redactado y avalado por la historiadora del arte Begoña Ibáñez
29 mayo, 2019
Tiene un puesto de honor entre las líneas de ferrocarril más famosas. El Orient Express fue escenario de hechos históricos y fuente de inspiración para novelistas y cineastas.

El Orient Express cuenta con una crónica de largo recorrido. Este emblemático itinerario ferroviario no es solo reconocido por el lujoso servicio que ofrecía y sus viajes de larga distancia. También ha servido para dar origen a leyendas o para ser protagonista literario en famosas novelas.

Su dilatada carrera bien merece una parada para conocer su historia en profundidad. Súbete con nosotros y descubre sus secretos, sus ilustres pasajeros y sus momentos clave.

El nacimiento del Orient Express

Grabado del Orient Express
Grabado del primer Orient Express en 1883 / Wikimedia Commons

En 1872, Georges Nagelmackers, hijo de un banquero belga, crea la primera compañía francesa de trenes que incorpora coche-cama y vagón restaurante. Será este visionario el que ponga en marcha en 1883 el tren bautizado como Express d’Orient. La idea era ofrecer a los viajeros la posibilidad de llegar desde París hasta Constantinopla (la actual Estambul).

Así, el 4 de octubre de 1883 el ferrocarril realizó su primer trayecto. Partió de la Gare de l’Est de la capital francesa. En un primer momento se debían hacer varios transbordos para llegar al destino final.

El recorrido pasaba por Múnich y Viena hasta Giorgiou, en Rumanía. Allí, los pasajeros cruzaban el Danubio hasta Bulgaria. Una vez en la ciudad de Ruse, otro tren los llevaba hasta Varna para llegar a Estambul en ferry.

No será hasta seis años mas tarde cuando se completará la línea ferroviaria. De esta manera, se hacía posible completar el trayecto completo con un solo tren. En el año 1891 se cambiará el nombre de la compañía a Orient Express.

Primera interrupción y época dorada

Con el inicio de la Primera Guerra Mundial, la ruta quedó suspendida. Los servicios se reanudaron en 1918 y al año siguiente se inaugura el túnel Simplon. Con la llegada de este túnel, se crea un nuevo viaje que pasa a través de Milán, Venecia y Trieste para evitar cruzar Alemania.

Plano con las rutas del Orient Express
Las diferentes rutas del Orient Express-MissMJ / Wikimedia Commons

El Simplon Orient Express se convertirá en el itinerario más destacado, uniendo París y Estambul. La década de 1930 supondrá el auge para la compañía, que contará con tres recorridos diferentes:

  • El primer Orient Express, que mantenía la ruta original.
  • El Simplon Orient Express, que realizaba el viaje por el sur.
  • El Arberg Orient Express, que pasaba por Zúrich y llegaba hasta Bucarest o Atenas.

En estos momentos, Londres ya recibe los servicios del ferrocarril. De este modo, era posible salir desde la estación de Victoria para coger un ferry en Dover hasta Calais. Desde allí, los viajeros llegaban a la Gare de Lyon, donde se iniciaba la ruta del Simplon.

El Orient Express: un tren digno de la realeza

Interior del Orient Express
El interior del Orient Express en 1900 / Wikimedia Commons

Con este amplio recorrido y con su fama en aumento, el lujo que ofrecía el Orient Express a sus ocupantes alcanzó nuevas cotas. El confort del que disponían sus clientes con los coches-cama estaba fuera de toda duda. Los servicios de primera clase hicieron que la realeza, los nobles y los altos diplomáticos fueran sus principales usuarios.

Asimismo, se contrató a los mejores y mas reputados chefs para trabajar en el restaurante del tren. Entre los platos del sofisticado menú no faltaban ostras y elaboradas recetas francesas. El mobiliario de caoba, la vajilla de de oro, las sábanas de seda o los baños de mármol, todo se seleccionaba cuidadosamente entre los diseños mas exquisitos.

Desgraciadamente, y como había ocurrido unas décadas antes, con el inicio de la Segunda Guerra Mundial los servicios vuelven a quedar en suspenso. Y así permanecieron hasta el final de la contienda.

Los últimos años del Orient Express

Pasajeros cogiendo el tren
Pasajeros cogiendo el Orient Express en Ámsterdam / Wikimedia Commons

En 1945 se reanudaron de nuevo las rutas, pero no sin obstáculos. De hecho, diversas fronteras estaban cerradas y esto hacía imposible llegar a Estambul. Debido al Telón de Acero, serán muchos los países que comienzan a implantar sus propios vagones.

En la década de los 60 el único servicio activo, el Simplon, se sustituye por otro itinerario que resulta mas lento. Los trayectos van disminuyendo hasta que en 1977, el 19 de mayo, se realiza la última ruta entre París y Estambul. A pesar de todo, el Orient Express sigue en funcionamiento con partes de la vía original, viajando entre París y Budapest.

Con la llegada del tren de alta velocidad se van limitando demasiado los destinos y los precios son cada vez menos asequibles. El mítico ferrocarril realizará su último viaje entre París y Viena el 10 de diciembre de 2009.

Antes, en 1982, se inauguraba el servicio Venice Simpson-Orient-Express y adquiere algunos de los vagones originales de la compañía. Este comenzará a ofrecer trayectos de lujo entre Londres y Venecia no aptos para todos los bolsillos. Es la única oportunidad que queda hoy de sentirse como un pasajero ilustre del Orient Express.

Escenario de grandes hechos históricos

Vagones del Orient Express

Pese a todo, la fama y la leyenda que rodea al Orient Express está más que merecida. Sus lujosos vagones, diseñados por René Lalique, han vivido momentos únicos. Algunos de ellos han pasado a la historia.

La ruta original pasaba por lugares tan peligrosos entonces como los Balcanes. De hecho, el Orient Express sufrió diversos asaltos. Se llegó a aconsejar a los pasajeros que llevaran armas y las enseñaran por la ventana en ciertos momentos. Además, hubo bloqueos por la nieve o cuarentenas por brotes de cólera.

Sin embargo, muchos de los vagones del Orient Express también fueron testigos de importantes hitos. Uno de sus coches, el Foch, fue el elegido para firmar la rendición alemana tras una ardua negociación para poner fin a la Primera Guerra Mundial.

Este vagón se convirtió en todo un símbolo y se expuso como pieza de museo. Irónicamente, años después sería Francia la que firmará su rendición durante la Segunda Guerra Mundial en el mismo lugar, el bautizado como vagón del Armisticio.

Otro de sus famosos coches, el Persus, hizo las veces de vehículo fúnebre tras la muerte de Winston Churchill en 1965. El Orient Express ha sido escenario de libros, películas y anuncios. 

Ágatha Christie inmortalizó su leyenda para siempre en Asesinato en el Orient Express. Otros escritores como Graham Greene o Bram Stoker se inspiraron en este tren para sus novelas. Igualmente, cineastas como Sidney Lumet recrearía su lujo en la gran pantalla.

No solo eso. Príncipes, espías, multimillonarios y personalidades de toda clase hicieron historia a bordo del ferrocarril mas distinguido de todo el siglo XX, el mítico Orient Express.

  • Echevarría. A. (17 de marzo, 2017). Orient Express: el tren del lujo y el exotismo. La Vanguardia. Recuperado de: https://www.lavanguardia.com/historiayvida/orient-express-el-tren-del-lujo-y-el-exotismo_11166_102.html