Descubre el Parque Nacional Lake Clark en Alaska

Patricia Hernández · 13 marzo, 2019
Es uno de los parques nacionales más salvajes, bellos e inaccesibles de Estados Unidos. Un parque que esconde toda la esencia de las gélidas tierras de Alaska.

El Parque Nacional Lake Clark, en Alaska, es increíblemente hermoso. Se creó como tal en el año 1980 para proteger la belleza natural de una zona que esconde volcanes, glaciares y cascadas. Te contamos todo sobre este maravilloso espacio, de él dicen que esconde toda la esencia de Alaska. ¿Nos acompañas?

Características del Parque Nacional Lake Clark

Osos pardos en el Parque Nacional Lake Clark
Osos pardos en el parque

El Parque Nacional Lake Clark abarca una extensión de más de 16 000 km². Es, por ello, el quinto más extenso de Alaska, pero también es uno de los parques nacionales más grandes de los Estados Unidos. Allí se unen tres cadenas de montañas: la cordillera de Alaska, la cordillera Aleutiana y las montañas Chigmit.

En el área del parque también hay dos volcanes activos: el Iliamna y Redoubt. Además de ello, hay una costa boscosa bañada por la ensenada de Cook, una meseta con tundra y diversos lagos color turquesa, como el que le da nombre al parque.

Y, además de la belleza de sus paisajes, hay que destacar su fauna. Son muchos los animales que habitan en este lugar. Destaca especialmente su elevada población de osos pardos. Pero también viven lobos y caribúes, aves como los cines trompeteros o las serretas grandes y peces como el salmón, la trucha arco iris o el tímalo ártico.

Actividades que puedes realizar en el parque

Vista aérea del Parque Nacional Lake Clark
Vista aérea del parque

En el parque se pueden realizar una gran cantidad de actividades recreativas. Puedes hacer alguna ruta de senderismo, descender por rápidos o pasear en kayak, observar la vida silvestre, pescar, cazar, acampar…

De todas esas actividades te puedes informar ampliamente en el centro de visitantes del Parque Nacional Lake Clark. Allí, además, hay una pequeña tienda donde podrás comprar comprar algún recuerdo.

Sin embargo, queremos recomendarte algunas de esas actividades, las que te permitirán disfrutar más de la esencia del parque. Por ejemplo, puedes hacer una visita guiada en barco por el Lake Clark. Se trata de una enorme masa de agua rodeada por valles, glaciares y picos nevados.

Otra posibilidad es visitar el Crescent Lake, cerca del volcán Redoubt. Un espectáculo natural digno de admirar donde, con un poco de suerte, podrás ver algún oso e incluso podrás practicar pesca deportiva.

Los que prefieran ir por su cuenta pueden seguir alguno de los senderos. El que permite conocer las Tanalian Fall y el Kontrashibuna Lake es de dificultad moderada. Más esfuerzo implica el que transcurre por la montaña Tanalian. Eso sí, merece la pena solo por disfrutar de las magníficas vistas que se observan desde lo alto.

Horario y precio del Parque Nacional Lake Clark

Avioneta en el Parque Nacional Lake Clark
Lago Crescent

El lugar es accesible las veinticuatro horas del día durante todo el año. No obstante, la época preferida por los visitantes para conocer el parque es entre los meses de junio y octubre. Es decir, cuando el clima es más cálido y hay más variedad de alojamiento, transporte o servicios de guía.

Por otro lado, que el parque permanezca abierto siempre no quiere decir que lo estén todas sus áreas. Por ejemplo, el centro de visitantes cierra en invierno, pero los turistas pueden contactar con el personal en el edificio que hay al lado. Lo mejor es consultar la disponibilidad de servicios en la página web antes de ir.

Respecto al precio, no es necesario pagar ninguna entrada u obtener algún permiso para realizar las diversas actividades recreativas en el parque. Eso sí, para alojarse en la cabaña de uso público de Priest Rock se debe abonar una cantidad de 65 dólares.

Cómo llegar al Parque Nacional Lake Clark

La localidad más cercana al Parque Nacional Lake Clark es Anchorage. Allí se puede coger alguna avioneta, pues estas tienen permiso para aterrizar en todos los lagos de la reserva natural. La duración del vuelo desde esta ciudad es de una a dos horas. También es posible partir desde Kenai o Homer.

Hay que tener en cuenta que, a diferencia de otros parques, en este no hay ninguna carretera o camino que permita llegar a él. Solo se puede llegar en pequeños aviones, esa es una de las razones por las que es uno de los parques nacionales menos visitados del país.