¿Cómo desarrollar las habilidades sociales durante un viaje?

Edith Sánchez·
26 Febrero, 2020
Para desarrollar las habilidades sociales durante un viaje, nada mejor que abrir tu mente. No existe una fórmula para hacerlo, excepto la de ser tú mismo y aceptar a los demás tal y como son. Confía en ti y deja que todo fluya.
 

Viajar ayuda a desarrollar las habilidades sociales porque te impulsa a relacionarte con personas que están fuera de tu entorno habitual. De esta manera, puedes interactuar con otras formas de pensar y sentir. Sin embargo, desarrollar esa habilidad es un proceso que vas fortaleciendo con el tiempo.

Cuando viajas debes desenvolverte en un entorno social y cultural distinto al tuyo. Por eso, debes prepararte para comprender y aceptar nuevas costumbres. También es importante ejercitarte en la tolerancia y la adaptación, pues son claves en la convivencia.

Las habilidades sociales son conductas que nos permiten relacionarnos con los demás de una manera armónica. Aunque instintivamente tenemos la tendencia a ser sociables, la mayoría de las habilidades de este tipo se aprenden y se adquieren con el tiempo. Conoce algunas recomendaciones de cómo desarrollar las habilidades sociales durante un viaje.

La autoconfianza como punto de partida

Tipos de turismo: viajero en las pirámides

Viajar es poner a prueba la confianza en ti mismo y en los demás. La autoconfianza es el punto de partida para desarrollar las habilidades sociales en un viaje. Significa fortalecer la seguridad para vencer los temores y obstáculos frente a lo desconocido. Creer en ti mismo te ayudará a vincularte mejor socialmente.

 

Desde el momento de emprender tu viaje debes disponerte a estar abierto a los demás, con la convicción de que puedes hacerlo. Aunque sientas que puede ser un paso difícil, todos tenemos un instinto y una capacidad para socializar. Deja fluir esa capacidad, confía en tus recursos y en lo que eres.

La comunicación para desarrollar las habilidades sociales

Vijero hablando con un monje y mostrando habilidades sociales

Una buena comunicación es una de las principales herramientas que necesitas cuando viajas. Es fundamental para desarrollar las habilidades sociales porque es el canal para entendernos. De esta manera, puedes recibir y dar información, así como establecer vínculos amistosos con los demás.

Una clave para saber comunicarte es expresar, pero también saber escuchar. El mensaje debe ser respetuoso y cordial, sobre lo que pensamos, sentimos o necesitamos. De igual forma, debemos estar dispuestos a entender lo que la gente nos quiere transmitir.

También es importante saber comunicarnos teniendo en cuenta la expresión no verbal. Es decir, debemos cuidar nuestros gestos, ademanes y la forma en que nos dirigimos a los demás. Igualmente, hemos de revisar que el tono de voz que utilizamos sea el adecuado. Además, recuerda que la sonrisa y la simpatía siempre serán las mejores aliadas en toda relación.

 

Tolerancia, otra de las habilidades sociales

Viajeras

Para desarrollar las habilidades sociales durante un viaje es necesario reconocer y aceptar las diferencias. Esto es cultivar la paciencia, pues vas a  compartir situaciones agradables o incómodas con mucha gente. De lo contrario, tu viaje se puede convertir en una pesadilla y tus buenas relaciones sociales se van a echar a perder.

Esto no significa que aceptemos todo lo que nos disgusta y nos resignemos sin hacer nada. De lo que se trata es de utilizar los recursos del diálogo y cordialidad para llegar a acuerdos. También es fundamental tener autonomía y tomar decisiones en lo que consideras mejor para ti.

La empatía atrae amigos

Viajeros

La empatía es una de las cualidades que, sin duda, ayudan a desarrollar las habilidades sociales. Es la capacidad de reconocer o comprender los sentimientos y necesidades de las personas, es decir, ponernos en el lugar del otro para poder entender lo que siente. De esta manera, creamos relaciones más humanas basadas en el apoyo mutuo.

 

Al fortalecer la empatía hacia los demás se genera un vínculo de solidaridad recíproco. Un buen viajero sabe que siempre necesita de los otros para vivir y sobrevivir en momentos fáciles y difíciles. Además, la empatía elimina la indiferencia y ayuda a fomentar vínculos fraternales.

Actitud positiva en tu viaje

Tener una actitud positiva nos abre puertas en cualquier destino del mundo. Es estar dispuestos a afrontar y superar cualquier situación con entusiasmo. Aunque en tu viaje nunca tengas la certeza de lo que pueda ocurrir, ser positivos es lo mejor. Además, ayuda a atraer más amistades, pues casi siempre preferimos compartir con alguien optimista.

Lo más seguro es que quienes están a tu alrededor también van a responder con una actitud positiva hacia a ti. No hay nada más contagioso que una actitud espontánea, alegre y optimista. Sin duda, ser positivo y emprendedor es un punto a tu favor que muchos verán como una virtud admirable.