Curiosidades de la pirámide de Chichén Itzá en Yucatán

La pirámide de Chichén Itzá es el elemento más carismático de todo este enorme yacimiento arqueológico maya. Un conjunto prehispánico que se halla en la península de Yucatán, es decir, una de las áreas más visitadas de todo México, ya que allí se encuentra la Riviera Maya.

Te recomendamos encarecidamente que si visitas la Riviera Maya no solo te dediques a sus playas, al menos deberás reservar un día para descubrir toda la magia e historia de Chichén Itzá. Realmente merece la pena.

Cómo llegar a Chichén Itzá

Chichén Itzá
Chichén Itzá – Irina Klyuchnikova

Para los turistas que viajan a la Riviera Maya lo más fácil es contratar en los propios hoteles o resorts las excursiones que se programan a Chichén Itzá. Es lo menos complicado y, por supuesto, también lo más caro.

Pero aquellos que viajen con menos recursos también pueden organizar ellos mismos la excursión. Solo hay que tomar los autobuses públicos que unen el yacimiento con lugares tan turísticos como Cancún o Playa del Carmen.

Chichén Itza, una de las siete maravillas modernas

Chichén Itzá en México
Chichén Itzá – DC_Aperture

Este yacimiento maya pasó a formar parte de la lista de las siete maravillas del mundo moderno, al ser votado por infinidad de personas. Y la justicia de este galardón se comprende cuando uno se adentra en el interior de este conjunto arqueológico que los estudiosos piensan que fue un grandioso complejo religioso y ceremonial.

Son muchos los restos que se han hallado en la extensión de Chichén Itzá. Algunos son realmente espectaculares, como el Palacio de los Guerreros o el Templo de las Mil Columnas.

Sin embargo, de entre todo el conjunto, hay una construcción que llama poderosamente la atención: es la pirámide de Kukulkán, a la que, sencillamente, muchas veces se nombra como “El Castillo”.

La pirámide de Chichén Itzá

Pirámide de Chichén Itzá
Pirámide de Kukulkán – holbox

Para ser justos, el nombre maya fue pirámide de Kukulkán, y fueron los colonos españoles los que la rebautizaron con su denominación más latina de “El Castillo”. Pero la llames como la llames, cuando te plantes ante ella te quedarás sin palabras, porque se trata de una obra de una armonía y una precisión realmente inaudita, si tenemos en cuenta los medios técnicos de la época.

En una construcción tan perfecta tuvieron que participar no solo buenos canteros, sino también expertos matemáticos, que dominaran el cálculo y hasta la astronomía. Porque la pirámide de Chichén Itzá, sin duda, es un derroche de sabiduría, y te lo queremos volver a repetir: si tienes la fortuna de viajar a la Riviera Maya, no te la pierdas.

“El verdadero misterio del mundo es lo visible, no lo invisible.”

-Oscar Wilde-

Las dimensiones de la pirámide de Kukulkán

Pirámide de Chichén Itzá
Pirámide de Kukulkán – tanyu6ka

Es una pirámide de base cuadrada que apenas alcanza los 50 metros de lado, mientras que su altura no llega a los 25. Es decir, no son unas dimensiones descomunales si la comparamos con otras grandes pirámides prehispánicas en el propio México o Guatemala, por no hablar de las pirámides de Gizah, en Egipto.

No es un coloso, pero tiene algo especial. Su orientación y sus proporciones son ideales para la generación de fenómenos de luz relacionados con los equinoccios solares.

Además de eso, cada una de las cuatro caras tiene 91 escalones. O sea, 364, más el de la cúspide. El número de los días del año. Es decir, la pirámide de Chichén Itzá fue una especie de grandioso reloj o calendario para los mayas, que, como todas las culturas antiguas, tenían que contar el tiempo para sus labores agrícolas.

Más usos rituales de la pirámide de Chichén Itzá

Pirámide de Chichén Itzá
Pirámide de Kukulkán – Sergey Novikov

A ese calendario agrícola había que sumarle el sagrado, que también está representado en la pirámide. Los amantes de la numerología y de las creencias precolombinas disfrutarán de lo lindo durante la visita, pudiendo contar numerosos elementos que se reflejan en la religión maya.

Por si fuera poco, en el interior de la pirámide de Chichén Itzá se han hallado cámaras para usos rituales. Tanto para servir de tumba como para disponer el sacrificio de animales.

A eso hay que sumar las distintas esculturas que los arqueólogos encontraron aquí, como las representan al mítico jaguar. En definitiva, que esta pirámide y en general todo el yacimiento es una visita apasionante.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar