Algunas curiosidades de la histórica Ruta 66

22 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
Los más moteros, los conductores de coches clásicos, los amantes de las autocaravanas, los que buscan los moteles más auténticos: todos ellos tienen una cita en la mítica Ruta 66.

La Ruta 66 es una de las carreteras más famosas de todo el mundo. Y sin embargo, en la actualidad podemos decir que no existe oficialmente. El devenir de los tiempos hizo que se quedara anticuada y despareciera del mapa de carreteras oficial de los Estados Unidos. Esa es una más de las mil y una curiosidades que rodean este camino histórico. Aquí os vamos a contar algunas de ellas.

La Ruta 66: de este a oeste

El trazado de la mítica Ruta 66 unía mediante una sola carretera la ciudad de Chicago con el océano Pacífico en la costa de California. Eran unos 4000 kilómetros de trayecto que la convirtieron durante un tiempo en la carretera más larga del país, y también en la más transitada, tanto por veraneantes como por emigrantes que buscaban la prosperidad del oeste, como en épocas pasadas.

Así que estamos hablando de un itinerario cargado de datos e historias como estas:

Al principio no fue la Ruta 66

Ruta 66 en Arizona

Inicialmente se le otorgó el número 62, e incluso los lugares por donde pasaba hubieran preferido el 60 o el 61, ya que esas terminaciones daban más enjundia. Sin embargo, Cyrus Avery, su creador, siempre quiso un número redondo para darle más fama. Y ciertamente, cuando logró llamarla oficialmente Ruta 66, fue un tremendo acierto.

La primera asfaltada en USA

Cyrus Avery concibió aquella carretera en los años 20, pero obviamente fue una obra faraónica en la que se aprovecharon muchos tramos existentes. Aun así se tardaron varios años en asfaltarla completamente. Esto ocurrió en 1938, cuando ninguna otra vía estadounidense tenía semejante firme en su totalidad.

Pasa por ocho estados diferentes

Gasolinera con coches antiguos

Realizar semejante obra, supuso que la Ruta 66 tenga rectas eternas, por lo que a veces su recorrido puede ser hasta aburrido. Pero siempre proporciona la sensación de libertad, y por eso hoy son miles los viajeros que desean recorrerla íntegramente en coche, en moto o en autocaravana.

Esta es una fabulosa forma de viajar por 8 estados: Illinois, Missouri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nueva México, Arizona y California.

La Ruta 66 y un premio Nobel

El primer sobrenombre de la Ruta 66 se lo dio el mismo Avery, quien la llamó la ‘calle más larga de América’. Sin embargo, otro apodo muy famoso es Mother Road. Es una denominación que se la dio el escritor John Steinbeck en su obra Las uvas de la ira, una de las creaciones más emblemáticas de este autor que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1962.

Un recorrido muy cinematográfico

Pero la Ruta 66 no solo aparece en libros, también ha inspirado canciones. Y, sobre todo, ha sido el escenario de infinidad de películas, algunas tan carismáticas como la delirante aventura de Easy Rider o las carreras que siguió Forrest Gump por América, ya que sencillamente ‘tenía ganas de correr’.

No llega hasta el mar

Cartel del final de la Ruta 66

Precisamente, el personaje interpretado por Tom Hanks va corriendo hasta el muelle de Santa Mónica, donde hay un cartel que dice que es el final de la Ruta 66. Sin embargo, eso es falso, ya que originalmente la ruta no alcanzaba la costa. Se quedaba un poco antes y enlazaba con la US101.

Múltiples cambios

Lo cierto es que a lo largo de los años, el trazado sufrió diversos cambios. Tanto es así, que en una de esas mejoras se llegó a crear un cruce de la Ruta 66 con la Ruta 66. Existe en Alburquerque, en el estado de Nuevo México.

Desaparición de la Ruta 66

La paulatina actualización de las autopistas norteamericanas hizo que poco a poco la Ruta 66 quedara engullida por la modernidad. El resultado fue que en 1985 se eliminó del listado oficial de carreteras interestatales. Pero pese a lo que pueda parecer, eso no ha supuesto su desaparición.

Los viajeros más románticos se han esforzado en recuperarla como actividad turística y experiencia vital. Se han recuperado negocios, moteles, gasolineras, elementos históricos y hasta ciertos tramos de asfalto. El resultado es increíble y hoy la Ruta 66, sin duda, nos propone un recorrido por una de las carreteras más espectaculares del mundo.