Curiosidades de la Fontana di Trevi que no conocías

· 4 noviembre, 2018
No hay turista que visite Roma y no haga parada en esta fuente, entre otras cosas, para lanzar alguna moneda. Una fuente que esconde muchos aspectos singulares.

Es uno de los monumentos más atrayentes de Roma. Visita obligada para todos aquellos que viajan a la Ciudad Eterna, aunque no sea por primera vez. Su imagen es inconfundible, pero esconde pequeños secretos que tal vez no conoces. Por ello, queremos contarte algunas curiosidades de la Fontana di Trevi. ¿Te interesa?

Curiosidades de la Fontana di Trevi en Roma

Es imposible visitar Roma y resistirse a pasar por delante de esta espectacular fuente, aunque a veces acercarse sea casi tarea imposible. Un monumento maravilloso del que te vamos a contar algunas cosas que quizá no conocías.

La leyenda de las tres monedas

Fontana di Trevi por la noche
Fontana por la noche

Empezamos nuestro recorrido por las curiosidades de la Fontana di Trevi con una pequeña leyenda que seguramente sí conoces: la de lanzar las tres monedas. Lo primero: se lanzan con la mano derecha por encima del hombro izquierdo.

¿Qué es lo que deseas? Aquí tienes la explicación: si lanzas una moneda volverás a Roma, si son dos vivirás un romance con un italiano (o italiana) y si son tres, además, sonarán campanas de boda. Pero cuidado con esto último, si lo haces y estás casado lo que habrá será un divorcio.

Y otro dato curioso. Parece que la costumbre de lanzar monedas al agua proviene de la Antigua Roma. Los ciudadanos lo hacían en lagos, ríos y fuentes para que los dioses los cuidaran en sus viajes y volvieran sanos y salvos a casa.

Recaudación

Los sueños de los visitantes se convierten en una ayuda inestimable para los más desafortunados. Cada día se recogen las monedas que los turistas lanzan a la fuente, y son nada menos que cuatro mil euros.

Un millón y medio de euros al año que tienen un fin solidario: lo recaudado se entrega a Cáritas para sus proyectos de ayuda a colectivos desfavorecidos.

La cambiaron de lugar

Detalle de la Fontana di Trevi
Detalle de la fuente

Era costumbre colocar una fuente al final de los acueductos. Pues bien, aquí había una que marcaba el final del llamado Aqua Virgo, un acueducto de 19 kilómetros que abastecía la ciudad. Sin embargo, aquella fuente al papa Urbano VIII le parecía poca cosa, así que ordenó la construcción de otra monumental.

En principio, la fuente iba a estar justo enfrente de donde se encuentra hoy. Pero se cambió la que iba a ser su ubicación. ¿La razón? Que quedara enfrente del palacio del Quirinal y el Papa pudiera verla desde allí.

Es la más grande de Roma

Detalle de la Fontana di Trevi
Detalle de la fuente

Hay dos aspectos que caracterizan a Roma: sus plazas y sus fuentes. Y de todas las fuentes que tiene la ciudad, la Fontana di Trevi es la más grande. Mide unos 20 metros de ancho y 26 metros de alto.

No obstante, a pesar de ser la más grande de la ciudad, está en una pequeña plaza. Esto hace que parezca aún mayor, aunque también provoca una cierta “decepción” entre quienes la visitan por primera vez y esperan encontrarla en un espacio mucho más espectacular.

Y otra de las curiosidades de la Fontana di Trevi que tal vez no conoces: es capaz de verter unos cien mil metros cúbicos al día de agua. ¡Casi nada! Eso sí, hoy la cantidad de agua que lanza en mucho menor.

Multas legales

Fontana di Trevi
Fontana di Trevi

Si tu intención es imitar a Anita Ekherg en la Dolce Vita, olvídalo. Te arriesgas a recibir una cuantiosa sanción. Las multas ascienden a 500 euros por bañarse vestido, de 1000 euros por bañarse desnudo y de hasta 30.000 euros y un año de cárcel si dañas la fuente.

En cualquier caso, no se trata de evitar la sanción, sino de ser respetuoso con un patrimonio histórico de enorme valor. Si se te ha pasado por la mente darte un baño, piensa bien todo lo que implica antes de hacerlo.

Su ventana

Otra de las curiosidades de la Fontana di Trevi la encontramos justo encima. Una de las ventanas de la parte superior derecha es falsa. Es una ventana pintada para que entonara con el resto de la fachada, en la que hay 24 ventanas. Hacer esta llevó tres años de trabajo.

¿Qué te han parecido estas curiosidades de la Fontana di Trevi? Seguro que la próxima vez que la visites, la mirarás con otros ojos. Y recuerda, cuidado con tirar la tercera moneda y nada de acercarse al agua.