Curiosidades de la basílica de San Marcos de Venecia

La basílica de San Marcos es uno de los tesoros de Venecia. Encierra algunas curiosidades y secretos que vamos a conocer.

Es imposible viajar a Venecia y no quedarse maravillado con la basílica de San Marcos. Para empezar, porque se encuentra en el lugar más frecuentado la ciudad de los canales. Pero además, porque el edificio es de una belleza cautivadora. Bello y con aspectos sorprendentes. Ahora te contamos algunas curiosidades de la basílica de San Marcos.

Oriente y Occidente en la basílica de San Marcos

Interior de la basílica de San Marcos
Interior dela basílica – Valery Toth / Flickr.com

Aunque en este solar hubo una iglesia anterior donde se veneraban los restos de San Marcos, aquel templo se quemó en un incendio. Y fue entonces, en el siglo XI, cuando llegaron arquitectos venidos de Estambul (entonces Constantinopla) para diseñar la nueva basílica de San Marcos. De ahí esa singular atmósfera oriental que se respira en el templo.

En definitiva, que la basílica de San Marcos es una de las grandes creaciones del arte bizantino, tanto por la calidad de su arquitectura como por sus mosaicos. Y a eso hay que sumarle el arte cristiano y europeo posterior con el que a lo largo de los siglos se ha ido adornando. Por ello, no extraña que sea una de las máximas atracciones de la turística Venecia.

Curiosidades de la basílica de San Marcos: su extraordinaria riqueza

Mosaico en la basílica de San Marcos
Mosaico – Federico Moroni / Flickr.com

Hoy en día la basílica de San Marcos también es la catedral de Venecia, pero no siempre fue así. Durante siglos todo este templo casi fue una capilla particular del Dux, el gran gobernador de Venecia.

La familia ducal disfrutaba de la iglesia pasando sin tocar el suelo desde el cercano palacio del Dux. Y además, obligaba a los mercaderes a que hicieran un regalo para embellecerla siempre que salían ganando con sus negocios. De ahí su extraordinaria riqueza artística.

Los caballos de San Marcos

Caballos de la basílica de San Marcos
Caballos – Dimitris Kamaras / Flickr.com

Una de las joyas de la basílica son el grupo de cuatro caballos que se pueden ver en la fachada central. Durante la visitas se puede acceder a una balconada que hay junto a ellos. Pero esos son réplicas. Los originales están en el interior del museo de la basílica.

Y, ¿qué los hace tan especiales? Pues que son esculturas anteriores a la propia iglesia. Se trata de obras clásicas, seguramente griegas, que adornaron siglos atrás el Hipódromo de Constantinopla. Pero que llegaron a Venecia como botín de una Cruzada.

Aunque no acaba aquí su historia, ya que mucho después, en el siglo XIX, Napoleón se los llevó a Francia. Pero por fortuna regresaron  a Venecia. Otra de las curiosidades de la basílica de San Marcos que debes conocer.

Los tetrarcas

Curiosidades de la basílica de San Marcos: tetrarcas
Tetrarcas – Jacqueline Poggi / Flickr.com

Hay más otras joyas de la Antigüedad llegadas de Oriente para embellecer la basílica de San Marcos. Un ejemplo es el grupo escultórico de los tetrárcas que hay en la fachada lateral que da a la llamada Piazetta. Son cuatro figuras de tono muy oscuro que las hace destacar.

“Así era Venecia, la bella insinuante y sospechosa; ciudad encantada de un lado, y trampa para los extranjeros de otro, en cuyo aire pestilente brilló un día, como pompa y molicie, el arte, y que a los músicos prestaba sones que adormecían y enervaban.”

-Thomas Mann-

Los mosaicos de la Basílica de San Marcos

Mosaico en la basílica de San Marcos
Mosaico – Albert / Flickr.com

Una vez que se entra al interior de San Marcos, la primera sensación es la de que nos sumergimos en una atmósfera dorada. Eso se debe a los increíbles mosaicos que decoran sus cúpulas y a la luz que los ilumina. Y tras esa primera sensación, ya nos podemos parar a admirar algunas de esas estupendas obras de arte.

Es difícil elegir el mejor mosaico de la basílica de San Marcos. Casi todos ellos son verdaderas obras maestras de la musivaria bizantina, a la altura de las mejores obras de Estambul. Pero si solo hubiera que elegir uno, habría que decantarse por el de la cúpula central, donde se muestra la imagen de Cristo en la Gloria.

La Pala d’Oro

Pala d'Oro en la catedral de San Marcos
Pala d’Oro – Ptyx / commons.wikimedia.org

Todo en la basílica de San Marcos son obras de arte únicas. Y como muestra podríamos citar la Pala d’Oro. Un retablo que es mucho más que un retablo. Es un gran obra de orfebrería del siglo X, pero a la que se le fueron incorporando paneles en los siglos sucesivos, hasta el XIV. El resultado: una obra fastuosa.

Su nombre ya nos lo dice. Pala d’Oro, se puede traducir como “retablo de oro”. Y es que se trata de todo un conjunto de paneles de oro esmaltados a los que se añaden perlas, esmeraldas, rubíes o zafiros. En fin, un obra única y especial, como corresponde a un templo tan especial como este, ubicado en la no menos especial ciudad de Venecia.

Son algunas de las curiosidades de la basílica de San Marcos que te harán mirarla con otros ojos cuando viajes a Venecia. Un templo que merece la pena visitar sin prisas.

Fotografía de portada: Laura Bang! / Flickr.com

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar