5 curiosidades del Cristo Redentor de Río de Janeiro

Patricia 7 enero, 2018

El Cristo Redentor es uno de los máximos atractivos de Río de Janeiro, pero también de nuestro planeta. De hecho, está considerado como una de las siete maravillas del mundo moderno. Si quieres saber más sobre esta espectacular escultura, no dejes de leer. Te vamos a descubrir su historia y algunos datos muy curiosos.

1. Simboliza el espíritu religioso de Río 

Cristo Redentor
– Adam Reeder – Flickr.com

El proyecto comenzó a fraguarse a finales del siglo XIX. El presbítero católico Pedro María Boss y la princesa Isabel de Portugal tuvieron la idea de levantar un monumento que encarnara la religiosidad de la ciudad brasileña.

Sin embargo, pasaron años hasta que se retomó e hizo realidad. Más concretamente, en 1921, cuando el centenario de la Independencia de Brasil estaba a la vuelta de la esquina.

En un principio, la estatua iba a representar a Jesús sosteniendo una cruz en la mano izquierda y la Tierra en la mano derecha. Posteriormente, se decidió transformar al propio Cristo en la cruz. Su rostro, dirigido levemente hacia abajo y a la izquierda, también fue estratégicamente planeado. De esta forma parece que está resguardando la ciudad de Río de Janeiro.

“No se vive sin la fe. La fe es el conocimiento del significado de la vida humana. La fe es la fuerza de la vida. Si el hombre vive es porque cree en algo.”

-Leon Tolstoi-

2. El Cristo Redentor fue construido en Francia

Mano del Cristo Redentor
Detalle del Cristo Redentor – ostill

A pesar de que fue el proyecto de Héctor da Silva Costa el elegido, como en Brasil se carecía de personal suficientemente cualificado para llevarlo a cabo, el Cristo Redentor fue construido en Francia. De ello se encargó el equipo del escultor Paul Landowski, en el que también se encontraba Gheorge Leonida, creador del rostro de la famosa estatua.

Por tanto, el Cristo Redentor fue enviado a Brasil en cientos de partes. Ya con todo el material disponible, empezaron las obras para su construcción, aunque no de la forma que todos imaginamos. Y es que la estatua fue montada en sentido inverso, es decir, desde la cabeza a los pies. Con dicho fin se utilizaron más de mil toneladas de hormigón.

3. Se puede entrar dentro del Cristo Redentor

Cristo Redentor en Río
marchello74 / Shutterstock.com

Muchos pensarán que el Cristo Redentor está hecho totalmente de hormigón, pero nada más lejos de la verdad, puesto que es hueco. En su interior hay unas escaleras que conducen a la parte superior, desde donde las vistas son inigualables. Sin embargo, los turistas tienen prohibida la entrada, a no ser que obtengan el permiso de la Arquidiócesis de Río de Janeiro.

Mientras, en el pedestal del monumento, de unos ocho metros de altura, se encuentra una capilla dedicada a Nuestra Señora de Aparecida. Dentro hay dos pequeñas imágenes de la patrona de Brasil: una en una vitrina empotrada y cerrada con un cristal e iluminada sobre el Sagrario; y otra más pequeña sobre el altar de mármol.

4. Sus brazos no miden lo mismo

Cristo Redentor en Río de Janeiro
Will Clayton / Flickr.com

El brazo izquierdo del Cristo Redentor es cuarenta centímetros más pequeño que el brazo derecho. Esta diferencia de tamaño no es casualidad, ya que las extremidades superiores de la estatua fueron diseñadas como si se tratase de la vela de un barco. De esta forma, puede resistir vientos de hasta ciento cincuenta kilómetros por hora.

5. No es la estatua de Cristo más grande del mundo 

Cristo Redentor en el Corcovado
mariordo59 /Flickr.com

El Cristo Redentor de Río de Janeiro, ubicado a 710 metros sobre el nivel del mar, en lo alto del Cerro del Corcovado, tiene una altura de 38 metros, 30 si dejamos a un lado el pedestal en en el que asienta. Por tanto, no podemos obviar las grandes dimensiones que tiene y que lo han convertido en la que posiblemente sea la estatua de Jesús más conocida del mundo.

Sin embargo, no es la más grande de todas las que existen, ya que es superada por la estatua de Cristo Rey de Świebodzin, en Polonia, que alcanza los 36 metros;​ o por la imagen del Cristo de la Concordia, situado en el cerro San Pedro en la ciudad de Cochabamba (Bolivia). Este mide 34.20 metros de altura y está sobre un pedestal circular de 6.24 metros.

Te puede gustar