Cosas increíbles que hacer en Tonsai Bay

05 Febrero, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
Situada en la provincia de Krabi, esta zona es una de las más bonitas de Tailandia. Un lugar donde se pueden realizar infinidad de actividades.

Tonsai Bay es una de las joyas que todavía se mantiene en Tailandia con cierto espíritu salvaje, y que recuerda las esencias del turismo mochilero. Sin embargo, es evidente que eso se va perdiendo y la occidentalización del lugar cada vez es mayor. Así que, si deseas conocer su autenticidad, date prisa.

Dónde está Tonsai Bay

Tonsai Bay se encuentra en la península de Railay, en la provincia tailandesa de Krabi. Es un sitio al que se puede ir en autobús desde las ciudades del entorno. Pero te recomendamos llegar allí de la forma más rápida, que es por medio del alquiler de una barca. No te será nada difícil desde la ciudad de Ao Nang, además de económico.

Y una vez allí, estarás en un lugar que recuerda a los viajes más míticos que has leído sobre Tailandia. En fin, que te va encantar. Pero te estarás preguntando: ¿qué puedo hacer en Tonsai Bay? Ahora te respondemos.

Escalar en Tonsai Bay

Vista de la costa de Tonsai Bay
Costa de Tonsai Bay – Ryan Kartze / Flickr.com

Uno de los más fantásticos centros de escalada del país es Tonsai Bay. Aquí los aficionados de este deporte cuentan con centenares de vías para todos los niveles. Es un territorio calizo idóneo para el deporte de las cuerdas y los pies de gato.

Pero también se puede practicar en muchos de los islotes próximos. En ellos es habitual divertirse con el llamado “psicobloc“, que consiste en escalar sus perfiles kársticos para luego bajar lanzándose al mar.

Disfrutar de la playa

Vista aérea de Tonsai Bay
Vista de Tonsai Bay

Tonsai Bay cuenta con su propia playa, donde puedes relajarse o ver fantásticos atardeceres. Pero desde aquí se pueden hacer excursiones en taxis acuáticos a otras playas cercanas fantásticas.

Una de las playas más afamadas es lade Phra Nang. Está en el extremo de la península, y a ella también se puede llegar dando un paseo inolvidable, caminando durante una media hora.

Y se pueden hacer otras excursiones a playas maravillosas. Se puede ir a la de Chicken Island o la de Tup Island. Sin olvidar que Tonsai Bay es uno de los lugares clásicos para acercarse a las famosas islas Phi Phi, las mismas donde se encuentra el congestionado escenario natural donde Leonardo di Caprio rodó La playa.

Hacer esnórquel

En todas las playas antes mencionadas y, por supuesto, también en Tonsai Beach hay que llevar traje de baño, toalla. Pero también hay que echar unas gafas de buceo y un tubo para respirar.

No os perdáis la sensación de hacer esnórquel en este mar absolutamente cristalino. Y, si deseáis combinar el esnórquel con algún otro deporte acuático, entonces podéis alquilar un canoa y remar un poquito en kayak.

Ir a la laguna Esmeralda

Otra excursión que no os podéis perder durante la estancia en Tonsai Bay es la de la laguna Esmeralda. El sendero que os llevará hasta la misma ya es digno de recordar.

Al llegar se descubre esa magia de la naturaleza que supone visualizar con tus propios ojos los fenómenos bioluminiscentes de una laguna. Solo así se termina de comprender lo acertado del topónimo de este lugar.

Ir al templo de Phra Nang

Templo de Phra Nang
Templo de Phra Nang

Antes os hemos hablado de acercaros hasta la playa de Phra Nang. Pues bien, allí, además de gozar de su paradisíaca playa, tenéis que visitar este santuario del mismo nombre. Especialmente si deseas tener un hijo.

Veréis que este pequeño santuario popular está repleto de infinidad de falos de madera. Y es que se trata de un lugar tradicional donde se viene a pedir fertilidad a las divinidades locales.

Tomar algo y escuchar música

Todas las actividades que os hemos propuesto hacer en Tonsai Bay tienen un carácter diurno. Pero al caer la tarde hay otra actividad predilecta en este rincón de Tailandia. Se trata de buscar silla en alguno de los chiringuitos playeros que hay cerca del mar.

Sentaros allí, pedid algo fresco para beber, escuchar la incesante música reggae del local y disfrutar de un ritmo viajero tranquilo y aventurero que en muchas ocasiones ya hemos perdido los acelerados turistas.