7 consejos para viajar con una mascota

· 29 enero, 2019
Lo más importante es que viajar con tu mascota no se convierta en un problema, ni para ti, ni para ella. Esto se puede evitar con un poco de sentido común y unas medidas básicas de prevención.

Viajar con una mascota es una alegría de la que no puedes privarte, especialmente si los dos estáis muy apegados. Sin embargo, esto también implica una serie de ajustes para que ni tú ni el animal tengáis mayores inconvenientes. Si lo planeas con cuidado y haces los arreglos necesarios, no tiene por qué haber problema.

Tu perro, tu gato o tus inquietos pajaritos, entre otras mascotas, deben estar cómodos en todo momento y es obligación del dueño garantizarles un buen viaje. Por esto, para viajar con una mascota, debes tener en cuenta aspectos importantes, como el medio de transporte más adecuado y los elementos que vas a necesitar.

Si estás planeando viajar con una mascota y tienes dudas sobre cómo hacerlo, te sugerimos que tengas presentes ciertas recomendaciones. Estas son algunas de ellas.

1. Sacarlo al parque antes es indispensable

Perro corriendo

Es una de las primeras cosas que debes hacer antes de viajar. Debes sacar a tu mascota para que haga sus necesidades fisiológicas antes de iniciar el viaje. Esto es particularmente importante cuando el animal no tiene mucha experiencia viajando.

Lo mejor es hacerlo una media hora antes de partir. Aprovecha para que se relaje durante el paseo y libere tensiones si está un poco nervioso. Los perros, en especial, notan fácilmente que “algo diferente está sucediendo” y puede que se pongan algo tensos antes de viajar.

2. Los elementos que debes llevar

No olvides llevar algunas bolsas, pañitos y recogedor de heces, pues son elementos que nunca sobran. Sus juguetes, el agua y la comida facilitarán su viaje y lo harán más divertido.

No sobra que lleves algunos medicamentos básicos, especialmente alguna pastilla contra el mareo. Las mascotas que no están acostumbradas a viajar pueden marearse fácilmente.

3. Cambios significativos en sus horarios pueden enfermarlo

Perro en un coche

Debes asegurarte que antes o durante el viaje, tu mascota no haya modificado sus horarios de alimentación y salidas bruscamente. Esto evita que tenga problemas gastrointestinales.

Si vas a un destino que implica cambio de horario, ayúdale a que se adapte paulatinamente. Los perros y los gatos son muy sensibles a estas modificaciones y, si enferman, tu viaje podría tomar un rumbo indeseado.

4. Viajar con tu mascota y saber cómo transportarla

Recuerda que no es lo mismo viajar en coche, avión o en un medio acuático. No debes olvidar el collar, la correa, el bozal y el transportín de tu mascota, que deben estar en buen estado.

Tampoco descuides revisar si el espacio en el que se transportará es grande, pequeño, oscuro y cómodo para él. Asegúrate de que el medio de transporte cuente con buena ventilación y con todas las medidas de seguridad que lo protejan de un eventual accidente.

Si viajas en avión o barco, recuerda que, al pagar un poco más, podrás llevar a tu mascota en cabina o bodega, previo el cumplimiento de los requisitos sanitarios y los permisos exigidos para ello.

Si tu mascota es un perro lazarillo, de asistencia o soporte emocional, el servicio puede ser gratuito. Por eso te recomendamos preguntar al prestador del servicio en el momento de tu compra.

5. Protege a tu mascota del entorno ambiental

Gato en una maleta

Es importante mantener protegida a tu mascota de pulgas, garrapatas y otros parásitos. También debes mirar el suelo por el que caminará “tu mejor amigo”. Ten presente que la arena, pasto o cemento tal vez le dificulten hacer caminatas largas y pueden lesionar sus patitas, si no se tienen los cuidados necesarios.

6. Procesos lentos, pero que aseguran un buen resultado

Ten en cuenta que cuando hayáis llegado al destino elegido iniciaréis un proceso de adaptación. Por este motivo, no debes subestimar factores como el cambio de alimentación, la calidad del agua de tubería, los insectos y cambios de horarios, que posiblemente en un inicio requerirán atención y precaución de tu parte.

Tu mascota se irá acostumbrando progresivamente a viajar, y cada vez le será más fácil hacerlo. No debes exigirle mucho en un primer viaje, pues, como cualquier ser vivo, necesita adaptarse poco a poco al cambio de ambiente.

7. Estar pendiente de los cambios de temperatura

Al viajar con tu mascota no debes descuidar temas como son el cambio de clima de un lugar a otro, ya que puede ser necesario que lo abrigues si hace mucho frío, o evites que se insole si hace mucho sol.

Si en tu destino hace más sol que en tu lugar de origen, hidrata a tu mascota frecuentemente. Si hace más frío, no lo expongas por mucho tiempo a la intemperie. Viajar con tu mascota será una experiencia maravillosa si tomas todas estas precauciones.