Conoce el Castillo Real de Cracovia en la colina de Wawel

· 24 noviembre, 2018
Más que un castillo, es un magnífico conjunto palaciego y uno de los símbolos de Polonia. Desde una colina destaca sobre la ciudad de Cracovia.

El Castillo Real de Cracovia y la vecina catedral están situados en la colina de Wawel. Y son mucho más que dos símbolos de la ciudad más turística de Polonia. En realidad, son dos de los emblemas de la identidad polaca. No en vano, el Castillo Real nos habla de los orígenes de esta nación, cuando esta ciudad era su capital.

Un poco de historia del Castillo Real de Cracovia

Colina de Wawel en Cracovia
Colina de Wawel

Los comienzos del Castillo Real de Cracovia, durante la Edad Media, fueron mucho más humildes que el edificio que visitan hoy los turistas. Pero aquella primera edificación se amplió durante el reinado de Casimiro III en siglo XIV. Fue entonces cuando se levantó una hermosa edificación gótica.

Sin embargo, sufrió un incendio a finales del siglo XV. Tras ello, el rey Segismundo I hizo llamar a la ciudad a importantes artistas italianos para que levantaran un fastuoso castillo-palacio. Y aquella obra renacentista es la que hoy podemos ver, sobre todo, un magnífico patio porticado.

Se han hecho cambios en el transcurso de los siglos, pero el palacio renacentista es el que perdura en el Castillo Real de Cracovia.

La visita al Castillo Real de Cracovia

El conjunto artístico del Castillo Real es una de las mayores atracciones turísticas de Cracovia, y es una visita de pago. Y no solo eso, ya que acumula tanto que ver, que hay diferentes tipos de entradas para visitar unas zonas u otras. Así que aquí os vamos a contar qué os espera dentro, para saber qué entrada debéis adquirir.

Los Salones de Estado

Techo del Salón de Estado del Castillo Real de Cracovia
Techo del Salón de Estado – Kyle Norman Horner / Flickr.com

Los Salones de Estado o Cámaras Reales es la parte más ostentosa y espectacular de todo el conjunto. Son en total hasta 12 salas distintas a las que se accede desde el patio del Castillo Real. Y en ellas nos espera un fastuoso conjunto de mobiliario histórico, de tapices, pinturas y todo tipo de artes decorativas.

Si hubiera que elegir lo mejor de lo mejor dentro de estos Salones de Estado, posiblemente habría que destacar el Salón de los Diputados, con su increíble techo de madera poblado por cientos de cabezas policromadas.

Y también hay que citar el Salón de los Senadores. Este es el espacio donde antaño lo mismo se reunía el Senado que se celebraban elegantes bailes.

Los aposentos privados reales

Otra zona de visita en el Castillo Real de Cracovia es la que concierne a las habitaciones privadas de los monarcas. La visita a estas estancias se hace con guía. Como ya os podéis imaginar, os esperan los dormitorios y salas más íntimas de la realeza.

Una zona privada, pero eso no impide que el lujo y la ostentación sigan predominando. Eso sí, con menos boato que en los salones más protocolarios.

El Tesoro de la Corona

Joyas de la Corona en el Castillo Real de Wawel
Joyas de la Corona – Kristo / Flickr.com

La tercera de las entradas al Castillo Real de Cracovia permite la visita al Tesoro y la armería de la Corona. Esta zona se halla en una de las partes más antiguas del castillo. Ocupa las viejas salas góticas de la construcción del siglo XIV.

Lo cierto es que esta parte de la visita ya es para auténticos fanáticos. La razón es que aquí veremos muchas armas de todo tipo y épocas. También se exhiben joyas exquisitas que en otro tiempo lucieron los reyes de Polonia.

La Wawel Perdida

PAtio del Castillo Real de Cracovia
Patio renacentista – Vladimir Varfolomeev / Flickr.com

Y acabamos el recorrido por el Castillo Real de Cracovia mencionando un área muy interesante y que se ha abierto al público en los últimos años. Se trata de la exposición La Wawel Perdida. Es una muestra situada en las antiguas cocinas del complejo palaciego.

El interés radica en que en ella se pueden ver muchos de los vestigios que han aparecido en diferentes trabajos arqueológicos que se han hecho en esta colina monumental de Cracovia.

En definitiva, que cuando visites esta ciudad de Polonia estás obligado a subir a la Colina de Wawel. Quedarás impresionado por el conjunto artístico que aquí se guarda. La catedral te impactará, pero en el Castillo Real puedes pasar horas.