¿Cómo hacer el Camino de Santiago? Consejos útiles

· 26 septiembre, 2017

Es un recorrido muy buscado, tanto por creyentes como por los que no lo son. No obstante, cuando es la primera vez que se va a hacer el Camino de Santiago, surgen muchas dudas que queremos contestarte. Por ello, vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre cómo hacer esta ruta tan especial que te llevará por lugares fantásticos.

Consejos para hacer el camino de Santiago

Dónde empezar, qué hacer, qué llevar o si lo aguantarás son muchas de las dudas que puedes tener. Pues bien, aquí te contestamos a algunas de ellas. Estos son los pasos a seguir para hacer el Camino de Santiago.

1. Ponte en forma

Peregrino a punto de hacer el Camino de Santiago
Camino de Santiago – Hans Wichmann

Deberás comenzar meses antes, o incluso un año, en prepararte físicamente. Lo primero que debes pensar es que es un camino que se hace a pie o en bicicleta, por lo que requerirá una buena salud y gran resistencia.

Si no estás acostumbrado a hacer deporte, no quieras entrenarte al máximo de un día para otro. Comienza dejando el coche en casa y yendo andado a todas partes, no uses el ascensor y pasea cargado con una mochila. Un mes antes, intensifica la actividad con buenas sesiones de gimnasio.

2. ¿Qué deberás meter en la mochila?

Es cierto que son muchas las cosas que se pueden necesitar para un camino de 800 kilómetros, pero caminar con un peso de más de diez kilos en la espalda, la verdad, será muy tedioso. Para que esto no te suceda te damos un consejo: el peso de la mochila no puede exceder del 10% o 12% de nuestro peso corporal.

Y por supuesto, nunca deberá pasar de 10 kilos, pues podrías causarte lesiones en la espalda. Esto no es una broma, y aunque creas que puedes llevar más peso, ten en cuenta la experiencia de otros. Han sido muchos los que han tenido que enviar parte de la mochila a sus casas porque no aguantaban más con ella.

3. Cómo colocar todo en la mochila

Peregrinos en el Camino de Santiago
Peregrinos – Gena Melendrez

Lo mejor es que vayas separando y empaquetando en bolsas de plástico todo el material que lleves. Intenta que estas bolsas no hagan ruido para no molestar a tus compañeros de viaje.

Coloca siempre lo más pesado en el inferior de la mochila y ve subiendo con lo menos pesado y más delicado hacia arriba. Intenta poner arriba del todo las cosas que más usarás como cantimplora o cámara de fotos.

4. Ten en cuenta la época del año

Un recorrido de tantos kilómetros no hay que tomarlo a la ligera y, por supuesto, no es lo mismo hacerlo a 40 grados o a 0 que con una temperatura agradable. Por ello, la época del año deberá ser algo a tomar en cuenta.

De abril a junio y septiembre y octubre son los mejores meses para hacerlo, no solo por el clima sino porque tendrás facilidad para encontrar albergues en los que dormir. El resto del año algunos permanecen cerrados.

5. La alimentación

Camino de Santiago
Camino de Santiago – Cortyn / Shutterstock.com

Ten en cuenta que este recorrido conlleva un gasto de energía enorme y que, por tanto, deberás alimentarte mejor de lo acostumbrado. Empieza el día con un buen desayuno que contenga vitaminas, proteínas e hidratos y durante el camino come alimentos que te aporten energía, como frutos secos o barras energéticas.

6. Vigila las carreteras

Habrán muchos tramos que tendrás que hacer por carretera. Vigila por dónde caminas y estate atento a los coches. Aunque los vehículos suelen respetar mucho a los peregrinos, no te confíes, tu seguridad solo depende de ti. Cuida de ti y de aquellos que caminen cerca de ti.

7. Ten siempre cargado el móvil

Que la batería esté a tope y llevar una o dos externas en las mochilas es esencial. En caso de que suceda un accidente, te pierdas o cualquier otro inconveniente, te será muy útil para llamar a emergencias.

“Conoces más un camino por haber viajado por él que por todas las conjeturas y descripciones en el mundo.”

-William Hazlitt-

Con estos consejos ya solo te falta planificar muy bien el recorrido, hacer la mochila y ¡a peregrinar! Hacer el Camino de Santiago, aunque no sea en toda su extensión, es una experiencia que no podrás olvidar jamás.