Ciudades otoñales, ¿te animas a visitarlas?

· 17 octubre, 2018
Hay ciudades a las que el otoño les sienta especialmente bien. Ciudades que se envuelven en un ambiente especial y visten un colorido tan bello como llamativo.

Viajar es un placer en cualquier época del año. Sin embargo, algunas ciudades se engalanan especialmente en determinadas estaciones. Vamos a hablar de ciudades otoñales, aquellas en las que esta estación realza su belleza.

Ciudades otoñales

Los colores marrones de las hojas, la sensación de regresar a la niñez al pisar las hojas secas, los paisajes de cuento, esa brisa característica y la melancolía del verano que ya se fue… Son características que comparten las ciudades otoñales que os vamos a enseñar. Porque cualquier época es buena para viajar, ¿por qué no el otoño?

El sol calienta de forma tenue dejando un ambiente cada vez más frío, la lluvia otoñal limpia el aire de la ciudad, los parques se visten de amarillos y ocres y aún podemos ver a las ardillas corretear por los árboles. No hay nada más romántico que un paseo otoñal por los parques de una bella ciudad.

“El otoño es una segunda primavera, cuando cada hoja es una flor.”

-Albert Camus-

Edimburgo

Edimburgo en Escocia
Edimburgo desde Calton Hill

Muchos se ponen de acuerdo en elegir a Edimburgo como ciudad otoñal por excelencia. Y no lo ponemos en duda. Es en esta época cuando la ciudad se llena de un manto dorado que la envuelve en una magia especial.

Edimburgo es todo naturaleza. Nada como pasear por Princes Street Gardens o subir a Canton Hill para admirar sus inmejorables vistas. También hay que dejarse cautivar por el imponente castillo de Edimburgo, y por supuesto, visitar el famoso parque de Holyrood.

Nueva York

Central Park en Nueva York
Central Park

La ciudad que nunca duerme saca sus mejores galas en otoño. Central Park se convierte en un plan más que perfecto para esta época. Momento ideal para disfrutar de algunas de las imágenes más idílicas de este lugar.

Recorrer los senderos llenos de hojas secas, observar el colorido de los árboles y notar la dulce brisa en nuestra cara nos harán recordar con nostalgia nuestra niñez. Los anocheceres tempranos son perfectos para un grato y tranquilo paseo bajo la luz de las farolas o tomar un café caliente para calentarnos.

Berna

Vista de Berna en otoño
Vista de Berna

La capital suiza no puede faltar en esta lista. Rodeada de frondosos bosques, Berna se acicala en esta época del año. El colorido de las hojas, sus bosques inmensos y sus paisajes mágicos nos muestran una imagen de fantasía, llena de magia y belleza.

Si queréis disfrutar de una de las vistas más hermosas de la parte vieja de la ciudad, subid a la Rosaleda (Rosengarten). Ante vosotros se abrirá una imagen que os dejará sin palabras.

Montreal

Vista de Montreal, una de las ciudades otoñales
Vista de Montreal

Un país rico en paisajes como Cánada, no podría faltar en esta lista de ciudades otoñales. Amarillos, naranjas y rojos visten sus parques. Una estación perfecta para disfrutar del Jardín Botánico o el parque Mont-Royal.

A pesar de las muchas horas de vuelo y del frío, esta ciudad de la provincia de Quebec, posee un encanto fabuloso digno de admirar. También en sus alrededores. Ver los bosques de las Laurentian Mountains cuando cambian de color es todo un espectáculo.

Ámsterdam

Canal de Ámsterdam en otoño
Canal de Ámsterdam

Con la llegada del otoño, Ámsterdam se envuelve aún más de romanticismo. Sus canales son la principal atracción y en esta época no iban a ser menos.

Las aguas reflejan el brillo dorado de la tenue luz del atardecer, mientras que las hojas ya rojizas de los árboles van cayendo poco a poco. Y si no fuera suficiente para enamorarnos de esta ciudad, Vondelpark es uno de los rincones ideales para disfrutar del otoño en la capital holandesa.

Kioto

Parque de Kioto en otoño
Parque en Kioto

La ciudad nipona ya de por sí posee un paisaje encantador, pero el otoño, la vuelve mágica. Rodeada de montañas e inmensos parques, Kioto celebra el cambio de color de las hojas con festivales para que los visitantes puedan disfrutar el cambio de estación en todo su esplendor.

La tradición más típica es el “Momji-gari”, hace referencia al hecho de ir al tempo, santuario o montaña para disfrutar del espectáculo que ofrecen las hojas rosas características del otoño.

Además, los bosques de bambú, tan característicos de Japón, se tiñen de ocre para hacer aún más mágico este cambio de estación. Así que, si quieres conocer la cultura japonesa, ¿qué mejor momento que los meses de otoño?

Estas ciudades otoñales te envolverán en un ambiente lleno de magia. Solo tienes que abrigarte un poco y dejarte llevar. ¿No te apetece?