8 ciudades españolas para ir de tapas

· 28 diciembre, 2016

Ir de tapas es una de las más famosas tradiciones españolas. Se puede disfrutar a lo largo y ancho del país, auténticos festines en miniatura que hacen las delicias de foráneos y extranjeros. Hay lugares muy reconocidos por ello, como Bilbao o San Sebastián, con sus famosos pintxos. Pero esta vez queremos fijarnos en otras ciudades, perfectas también para practicar el apetitoso arte del tapeo ¿Vienes?

¿Dónde ir de tapas en España?

Esta pregunta es muy sencilla de responder: ¡en todos lados! Y en cada uno encontrarás ofertas diferentes pero siempre sabrosas, perfectas para disfrutar de la rica y variada gastronomía española. Comenzamos nuestro singular recorrido gastronómico.

1. Alcalá de Henares, Madrid

Alcalá de Henares
Alcalá de Henares – Jose Angel Astor Rocha

Después de pasear por el casco histórico y admirar la Universidad Cisneriana, la Calle Mayor, la Plaza de Cervantes o la catedral, seguramente estés cansado y necesites repone fuerzas. ¡Perfecto! El siguiente plan es ir de tapas. En esta ciudad hay muchos bares donde con la consumición te pondrán una rica tapa, podrás probar desde las típicas patatas bravas a los huevos estrellados o alguna que otra delicia cervantina.

2. León

Vamos a hacer hambre visitando la catedral, la basílica de San Isidoro, el convento de San Marcos y el Palacio de los Guzmanes. Y nos quedamos en el casco viejo, por supuesto, de tapas ¿Qué elegir? Hay mucho: desde la morcilla a la cecina, las patatas con ajo y pimentón, los calamares o un típico queso leonés.

3. Ávila

Ávila
Ávila – Jose Angel Astor Rocha

La ciudad de Santa Teresa tiene muchos atractivos turísticos, especialmente su su muralla medieval y sus iglesias. Pero, si te gusta la comida contundente, dedica un buen rato a ir de tapeo por la ciudad. Sugerencias, muchas: picadillo de chorizo, patatas revolconas, pinchos morunos, banderilla de riñones con patatas…

4. Almería

Del interior, a la costa andaluza. Nos vamos a Almería. Primero para conocer su  alcazaba, las murallas y algún que otro monumento más. Y luego, por supuesto, para disfrutar de las tapas, en Andalucía siempre deliciosas. La mayor oferta está en dos zonas: el centro de la ciudad y el paseo marítimo. Las migas, el pulpo a la plancha, los pinchos de pescado, el atún y el bacalao son algunas de las alternativas.

“Uno no puede pensar bien, amar bien, dormir bien, si no ha comido bien.”

– Virginia Woolf –

5. Badajoz

Una de las ciudades donde el tapeo es auténtica pasión. Pero antes de dedicarnos a ello, hay que visitar la alcazaba, la torre de Espantaperros, la catedral y la judería, entre otros atractivos. Después, lo mejor es dirigir los pasos a las zonas de San Roque o Santa María de la Cabeza. No sabrás qué elegir: migas extremeñas, ibéricos, picadillo o brochetas de carne son solo algunas sugerencias.

6. Granada

Granada
Granada – Anilah

Una de las ciudades con mayor historia mudéjar en el país también mantiene una tradición de tapeo interesante. La Alhambra es su principal atractivo, aunque no puedes perderte la posibilidad de visitar la catedral, el barrio del Albaicín o el Sacromonte. ¿Cansado? Entonces dirige tus pasos a las zonas del ayuntamiento, la plaza de toros o La Chana para disfrutar de un pescaíto frito, unas roscas o unos caracoles.

7. Jaén

Y seguimos en Andalucía. En Jaén debes visitar la catedral, el castillo, los baños árabes y la judería antes de dedicarte al arte del tapeo. Solo tienes que dar un paseo por el casco histórico para encontrar mil lugares donde ponerlo en práctica. Típica es la morcilla de Jaén, como lo es el picadillo o la pipirrana jaenera.

8. Madrid

Estar en la capital de España y no ir de tapas es imperdonable, aunque deberás buscar un poco antes de disfrutar unas patatas bravas, unos callos, unas tortillas, unas croquetas o unas pavías de bacalao. Una buena zona es el entorno de La Latina. ¿Planes para el día? La Plaza Mayor, la Plaza del Sol, el Parque del Retiro, la Catedral de la Almudena, el Palacio Real y la Gran Vía.

Otros lugares donde es imperdonable no ir de tapas: Salamanca, Málaga, Vitoria, Valladolid o Cuenca. Pero hay muchos, muchos más.