Chadar Trek en la India: una experiencia única

María Belén Acosta · 25 abril, 2019
El 'trekking' del Chadar es una de las rutas más singulares del mundo. Todo un reto para los amantes del turismo de aventura.

Muchos aventureros y aficionados al trekking describen el Chadar Trek como una experiencia única, muy especial. El camino y las condiciones climatológicas son duras, sin embargo, la afluencia del turismo ha provocado una mejora en su acondicionamiento.

A una altura de alrededor de 4000 metros, se camina sobre el río helado de Zanskar. Así, se recorre una ruta que los lugareños llevan utilizando desde hace más de 1000 años.

El origen del Chadar Trek

Río Zanskar helado
Río Zanskar

Para descubrirlo, tenemos que viajar al río Zanskar. Se encuentra al suroeste de la ciudad de Leh y rodeado de las cordilleras del Ladakh y del Zanskar, de unos 6000 metros de altitud. Este río, que toma su nombre de la capital homónima, ocupa una superficie de 5000 km².

Durante el invierno, la única carretera que une los pueblos de Zargil y Padun con la capital de Zanskar queda cubierta por las fuertes nevadas. La principal vía de comunicación permanece cerrada durante seis meses al año, aproximadamente.

Cuando la carretera queda inutilizada, los lugareños que quedan aislados en sus pequeños pueblos y aldeas recurren a esta ruta sobre el río helado.

Gracias a la fuerte bajada de temperaturas, que alcanzan los -25º C, el río queda completamente congelado y el tránsito sobre la gruesa capa de hielo es seguro. Serían los zanskaris, los residentes autóctonos, quienes empezaran a utilizar esta ruta para llegar a la ciudad y así cubrir sus necesidades básicas.

Con los años, esta ruta estacional empezó a adquirir fama entre los amantes del turismo de montaña. Así, se la bautizó como Chadar Trek, que en el idioma de la región significa ‘alfombra de hielo’.

Descubriendo el itinerario del Chadar Trek

La llegada de un mayor número de viajeros interesados en realizar el camino sobre el río Zanskar helado ha dado como resultado una mejora de las condiciones para los turistas. Sin embargo, nada impide notar una sensación sobrecogedora e irrepetible al caminar en la más cruda y salvaje naturaleza.

Cascada helada en el Chadar Trek
Cascada helada en la ruta

La duración del recorrido es de aproximadamente una semana. Durante la ruta a través del Zanskar hasta la llegada a Lingshed, podremos experimentar el contacto directo con la naturaleza y el folclore tibetano. Y visitaremos poblados como Zangla, Pishu y Karsha, una aldea situada muy cerca de la capital, Padum.

Los zanskaris son un pueblo muy hospitalario y ofrecen sus campamentos con hogueras para descansar, así como platos de su cocina regional. En la ciudad de Leh también se pueden visitar varios monasterios budistas para conocer la influencia de esta religión en la cultura popular.

Sobre camino helado, atravesaremos las impresionantes gargantas del Himalaya que conforman este estrecho valle y única ruta de acceso. La travesía ofrece un paisaje a estas alturas ya mítico, de montañas blancas, caudalosas cascadas congeladas, cañones escarpados y naturaleza prácticamente virgen.

La ruta Chadar Trek nos brinda la oportunidad de caminar sobre un río por momentos mágico. Los hielos de colores que van desde el blanco más puro hasta el azul más profundo nos acompañarán durante esta travesía inolvidable.

Consejos previos antes de iniciar la ruta

Quizá te hayas animado a experimentar de primera mano las sensaciones que ofrece esta ruta de trekking. En ese caso, debes tener en cuenta una serie de pautas a seguir para disfrutar al completo del recorrido.

Excursionistas haciendo el Chadar Trek
Ruta Chadar Trek – Partha Chowdhury / Flickr.com

Lo primero será contar con la ayuda de un guía. Los nativos de la región te acercarán más a la cultura autóctona y te brindarán todo el conocimiento necesario para encontrar las mejores alternativas durante el recorrido.

Además de realizar el camino a través del río helado, conviene hacer paradas para visitar esos pueblos y monasterios que mencionábamos. Dejarse aconsejar por el guía ayudará a disfrutar mucho más del itinerario.

Por otra parte, aunque no existen grandes desniveles y la altura no llegue a ser extrema, debes estar preparado para tomar rutas alternativas si surgen imprevistos. No se requiere de una gran preparación física. Sin embargo, parte del encanto de vivir esta experiencia es poner a prueba nuestra resistencia.

Se necesita, además, contar con transportador para cargar los enseres. También es recomendable llevar cuerda y dos sacos de dormir para asegurarse de no quedar descubierto ante las bajas temperaturas durante la noche. Así, ya solo queda disfrutar de la aventura.