El castillo de La Iruela, un vigía eterno en Jaén

22 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la historiadora del arte Cristina Moreno
Encaramado en la roca, el castillo de La Iruela ha sido a lo largo de la historia un fiel vigía de esta población jiennense.

El castillo de La Iruela es una preciosa fortificación que se remonta a época islámica. Reformado y ampliado por ser uno de los puntos estratégicos en el avance de las tropas cristianas, este castillo te sorprenderá encaramado a una escarpada roca que domina todo el territorio. ¿Nos acompañas en su visita?

La Iruela, una pequeña población de Jaén

Este precioso castillo se encuentra en la población jiennense de La Iruela, a pocos kilómetros de Cazorla. Se trata de un pueblo serrano de calles empinadas que serpentean subiendo hacia el castillo. Sus casas blancas son ejemplo de la arquitectura tradicional de la zona y están orientadas al trabajo en el campo.

Vista de La Iruela

Este municipio, que se enclava dentro de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas y cuyos campos se riegan por los ríos Borosa, Cazorla y Cañamares, es un pueblo principalmente olivarero. Poblado desde la Edad del Cobre (III milenio a C.), su importancia real comenzará en época musulmana. Y serán sobre todo los almohades (siglo XII) quienes se fijen en él por sus posibilidades estratégicas.

En 1231 caerá en manos cristianas, en concreto, en manos de don Rodrigo Ximénez de Rada, arzobispo de Toledo. Este lo anexiona al Adelantamiento de Cazorla y lo vincula al arzobispado de Toledo. Será a partir de este momento cuando comience la rivalidad entre ambas localidades, pues La Iruela nunca quiso estar bajo el poder de Cazorla.

Un desencuentro que duró hasta 1378, momento en el que La Iruela consigue su autonomía definitiva. Quedaría solo sujeta desde el punto de vista administrativo al arzobispado de Toledo en el nombramiento de alcaldes, escribanos y el resto de personal de justicia.

El castillo de La Iruela, vigía eterno

Vista de la torre del homenaje del castillo de La Hiruela

El castillo de La Iruela se eleva por encima de la población. Encaramado en lo alto de un abrupto promontorio rocoso, es el emblema de la localidad y el testigo perfecto de toda su historia. Fue una fortificación casi inexpugnable, clave en la frontera con el reino de Granada.

Estructurado en tres niveles, la parte más importante es la torre del homenaje. Esta, aunque no muy grande, se sitúa en la parte más elevada del castillo y está compuesta por dos niveles interiores. Su construcción es cristiana, aunque se asentaría sobre los cimientos de una anterior de época musulmana.

En segundo lugar encontramos una plaza de armas con un gran aljibe que proveía de agua a la población y al destacamento del ejército allí apostado. Es un recinto amurallado que cuenta con cuatro torres y almenas y saeteras para una mejor defensa de la zona.

Mientras, la tercera zona de la que está compuesta el castillo de La Iruela es una alquería en la que se encontraría asentada la población. Se trata de un conjunto arqueológico que fue progresivamente abandonado para crecer el pueblo fuera de los límites de la muralla.

El acceso a todo el recinto se realizaba por medio de una torre defensiva que se adelantaba al recinto amurallado y que servía para regular el flujo de entradas y salidas al castillo de La Iruela.

Una construcción cristiana

Ruinas de la iglesia de Santo Domingo

Ya en época cristina se llevó a cabo la construcción de la iglesia de Santo Domingo. Es un templo en cuyas ruinas se encuentra hoy en día el cementerio de la población, pero que en otros tiempos tuvo mejor uso. Fue en el siglo XVI cuando don Francisco de los Cobos, secretario del emperador Carlos V y adelantado de Cazorla, encargó esta iglesia posiblemente a Andrés de Vandelvira.

Se trata de una preciosa iglesia con similitudes a la de Santa María de Cazorla que fue asaltada y quemada por las tropas napoleónicas durante la Guerra de la Independencia el 4 de junio de 1810.

La visita al castillo de La Iruela

Vista aérea del castillo de La Iruela

Recientemente, este castillo ha sido restaurado y puesto en valor para su visita pública. Además, en sus inmediaciones se ha construido un teatro al aire libre en el cual se representan obras de teatro de todas las épocas. Hoy es un lugar de encuentro para la población y el visitante en el que se realizan muchas actividades culturales.

Para acceder a él, hay que ascender por la cuesta de Santo Domingo y pagar su entrada, que tiene un precio simbólico. Te aseguramos que la visita merecerá la pena.

  • Castillo de La Iruela. Asociación Española de los Amigos de los Castillos. Recuperado de https://www.xn--castillosdeespaa-lub.es/es/content/la-iruela-castillo-de
  • Salvatierra Cuenca, V. La fortaleza de La Iruela (Jaén). Recuperado de https://revistaselectronicas.ujaen.es/index.php/ATM/article/view/1513/1294