Visitamos el castillo de Hrastovec en Eslovenia

· 10 febrero, 2019
Hunde sus orígenes en la Edad Media. Un castillo que durante años albergó una institución psiquiátrica.

El castillo de Hrastovec es una de las construcciones más grandes e importantes de Eslovenia. Y aunque no está abierto al público, basta con admirar su belleza desde el exterior. En este artículo te descubrimos más sobre él, y te mostramos otros castillos destacados de este país. ¿Nos acompañas?

Historia del castillo de Hrastovec

Vista del castillo de Hrastovec
Castillo de Hratovec – Sl-Ziga / Flickr.com

Esta construcción data del siglo XIII. Sin embargo, en su origen no era como la conocemos ahora, sino una fortaleza de dimensiones menores. Fue propiedad Friedrich de Landsberg y, posteriormente, de los condes de Herberstein hasta la Segunda Guerra Mundial, con la excepción de 100 años a partir de 1802.

Tras la contienda, en 1948, en el castillo de Hrastovec se fundó una institución para tratar a personas con diversos problemas psicológicos. Llegó a albergar a 630 pacientes. No obstante, las condiciones no eran las idóneas, pues, por ejemplo, en algunos lugares 40 internos compartían tan solo cuatro baños.

Otros castillos del país sufrieron la misma suerte, mientras que algunos fueron convertidos en cárceles o en refugios para personas sin hogar. Y es que muchos de ellos fueron nacionalizados por el gobierno socialista de Tito, el que fuera presidente de la antigua Yugoslavia hasta su muerte, en 1980.

Características del castillo de Hrastovec

Vista del castillo de Hrastovec
Castillo de Hrastovec – János Korom Dr. / Wikimedia Commons

El castillo de Hrastovec está situado a unos 15 kilómetros de la ciudad de Maribor. Es un complejo enorme, con un patio interior compuesto por un antiguo edificio central de estilo renacentista al sur y fortificado por torres redondas. Mientras, al norte hay una parte de estilo barroco.

Los impresionantes estanques ubicados junto al edificio también forman parte de dicho complejo, lo que le confiere al lugar un aspecto aún más bello y mágico.

Respecto a los elementos interiores de la construcción, estos se han conservado parcialmente en el Museo Regional de Ptuj. En él se exponen pinturas murales, tapices, retratos de dignatarios turcos, instrumentos de música, armas y armaduras y una colección de máscaras y trajes de carnaval del noroeste del país.

Asimismo, en la parte norte hay un lujoso recibidor barroco. También una sala principal que cuenta con pinturas murales de escenas mitológicas y clásicas, así como con trabajos de estuco de alta calidad de la primera mitad del siglo XVIII. También son visibles en los techos del pasillo, en la capilla de la Santa Cruz o en la escalera.

Otros castillos destacados en Eslovenia

Castillo de Predjama en Eslovenia
Castillo de Predjama

Además del castillo de Hrastovec, en Eslovenia se pueden visitar otras construcciones igual de recomendables. Una de ellas es el castillo de Liubliana, erigido en el siglo XII. Desde su torre se puede disfrutar de unas magníficas vistas de la capital del país. Y en su interior se exponen varias colecciones de gran interés.

Pasamos al de Predjama, ubicado en la boca de una cueva, ante un precipicio de 123 metros. Espectacular, ¿verdad? Pues por dentro también lo es. Y es que se puede recorrer al completo. Se visitan desde las salas comunes a la habitación donde torturaban a los prisioneros, pasando por la cocina, con su chimenea natural.

Hay muchos más. Otro castillo destacado es el de Bled, sobre la cima de un acantilado en el lago del mismo nombre. Y también hay que mencionar el castillo de Celje, que ocupaba una superficie de nada menos que de 5500 m². O el castillo de Škofja Loka, que alberga obras de gran importancia en la parte destinada a un museo.

Acabamos mencionando otras joyas: el castillo de Negovia, plagado de historias; el castillo Mokrice, que cuenta en sus alrededores con termas, bosques centenarios y con un parque de 200 años; el castillo de Podsreda, de estilo románico; o del castillo Otočec, hoy convertido en un hotel.

Como ves, también Eslovenia es tierra de castillos. Y los hay para todos los gustos. Eso sí, el que no debes dejar de visitar es el de Hrastovec, uno de los más grandes del país. ¿Te animas?