Conoce la increíble cascada blanca de Pamukkale en Turquía

Cristina Blanco 7 julio, 2018
Es uno de los paisajes más bellos del planeta, una cascasa que va cayendo en diferentes terrazas de un increíble color blanco.

Viajar a Turquía es pensar en ciudades como Estambul y en sus monumentos. Sin embargo, en este país hay paisajes naturales que merece la pena admirar. Planifica tu viaje a Turquía e incluye en tu lista una visita a la increíble cascada blanca de Pamukkale. ¿Quieres saberlo todo sobre este lugar? ¡Te lo mostramos a continuación!

¿Qué es Pamukkale?

Pamukkale
Free-Photos / Pixabay.com

Pamukkale, cuyo significado en castellano es “castillo de algodón”, es una zona natural situada en la zona suroeste de Turquía, a orillas de la depresión del río Menderes.

Debido al clima, a algunos despliegues de tierra y a la composición química del lugar, la región de Pamukkale tiene aguas con alta cantidad de bicarbonatos y calcio y minerales como creta. Como resultado, el agua es de color azul claro blanquecino muy especial.

Debido a la acción de todos estos elementos, el resultado es que a lo largo de esta depresión del río se presencian caídas de agua. La sensación que transmite es la de estar viendo una especie de cascada helada. Lo que más llama la atención es, sin duda, su color debido a las rocas y a la composición del agua.

Durante años esta región fue aprovechada por el turismo y también por sus aguas termales. Toda esta actividad provocó que algunas de las cascadas de Pamukkale se deterioraran. Fue entonces cuando la Unesco intervino  concediendo a este lugar el título de Patrimonio de la Humanidad en 1988.

La cascada blanca de Pamukkale, Patrimonio de la Humanidad

Cascada Blanca de Pamukkale
LoggaWiggler /Pixabay.com

A día de hoy, la cascada blanca de Pamukkale es una de las principales atracciones turísticas del país, junto a su capital y la famosa ciudad de Estambul. Pamukkale se formó bajo los cimientos de una ciudad romana llamada Hierápolis. Con esto, ya son dos motivos para querer visitar esta región increíble.

La cascada tiene una extensión de dos kilómetros y una altura de 600 metros. Y se encuentra dividida en diferentes estamentos por donde va precipitándose el agua, que está a una temperatura de 30º C.

Por su composición química, estas aguas son beneficiosas para la salud ocular y de la piel. También, ayuda a tratar problemas de salud como asma o reuma. Aunque sea un lugar protegido, sí se permite meter un poco los pies en las aguas y disfrutar de su temperatura.

“La naturaleza nunca se apresura. Átomo por átomo, poco a poco logra su trabajo.”

-Ralph Waldo Emerson-

¿Por qué es tan especial este lugar?

Pamukkale al aterdecer
muratart

Es evidente que la cascada blanca de Pamukkale se formó en unas circunstancias excepcionales. A día de hoy, es un destino mágico que no puede verse en cualquier parte del mundo. De hecho, este es un lugar ideal para los amantes de la fotografía.

Precisamente, el mejor momento para ver la cascada es el atardecer, ya que la incidencia del sol hace que las rocas se tiñan de color de rosa. Si ya de por sí el tono azulado era especial, este rosa claro hace que parezca que estamos en un castillo de algodón de azúcar. Como para no querer inmortalizarlo con nuestra cámara de fotos, ¿verdad?

Aprovecha la oportunidad y organiza tu visita a la cascada blanca de Pamukkale justo al atardecer. Las aguas seguirán estando calientes para ti y tendrás la suerte de presenciar uno de los atardeceres más bonitos del mundo. ¡No te lo pierdas! Seguro que es algo que luego recordarás durante toda tu vida.

Cómo llegar a la cascada de Pamukkale

Pmukkale en Turquía
LoggaWiggler / Pixabay.com

Para llegar a Pamukkale hay que desplazarse hasta la provincia de Denizli, al suroeste de Turquía. Muchos turistas llegan desde los municipios de Bodrum, Kusadasi o Marmamis.

Cuando ya estés allí, te recomendamos quitarte los zapatos y meter los pies dentro de sus aguas. Pero sobre todo, no olvides que se trata de un lugar único y que por tanto hay que cuidarlo. Trata de no arrojar basura ni de deteriorar ningún lugar del paisaje.

Seguro que con esta información estás deseando visitar la cascada blanca de Pamukkale. No todos los encantos de Turquía están en las ciudades y esta es una clara demostración de todo lo que este país tiene que ofrecerte. Anímate a vivir una aventura inolvidable en un lugar mágico. ¡Seguro que jamás lo olvidarás!

Te puede gustar