Caleta de Famara y sus hermosos atardeceres

22 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
¿Buscas el aspecto más idílico, paradisíaco y romántico de la isla de Lanzarote? Entonces, tu destino es visitar Caleta de Famara, uno de sus rincones más cautivadores.

La Caleta de Famara es una visita absolutamente imprescindible para cualquier viajero que pase unos días en la isla canaria de Lanzarote. ¿Te interesa saber por qué? ¡No te pierdas todo lo que te contamos a continuación!

Este lugar lo tiene todo para maravillarnos: un pueblo donde el tiempo se ha detenido, restaurantes con fabuloso pescado fresco, buenas olas para hacer surf, una playa magnífica y estupendas vistas hacia Chinijo, el archipiélago vecino. ¿Quién se puede resistir a tantos atractivos?

El Parque Natural Chinijo

Sin dudas, dentro de Canarias las islas más conocidas son las siete mayores, pero en realidad hay más, especialmente al norte de Lanzarote. Allí está el archipiélago Chinijo, integrado por varias islas, entre las que destacan La Graciosa y Alegranza.

Todo ese conjunto marítimo y terrestre está declarado como parque natural, y se llama Parque Natural Chinijo. Su área de protección llega hasta la Caleta Famara, que se integra en el espacio protegido.

Playa de la isla La Graciosa, en Lanzarote, España.
Playa en la isla La Graciosa.

El municipio de Teguise

Si por sus valores naturales la Caleta de Famara forma parte del parque natural, desde un punto de vista administrativo, se integra en el municipio de Teguise. Este es un territorio en la parte más septentrional de la isla, y que desde luego tenéis que visitar para apreciar y maravillaros con la magia que se esconde en casi cada rincón de Lanzarote.

Esta región es mundialmente conocida por sus volcanes, pero tiene otros parajes y lugares extraordinarios para ofrecer. Por ejemplo, este es el caso de la Caleta de Famara.

Caleta de Famara

Esta pequeña localidad es una sorpresa desde el primer instante. Para empezar, porque os va a sorprender que casi todas sus calles todavía son de arena.

El asfalto es escaso, y sin duda eso que algunos consideran un atraso, en realidad es muestra de una vida diferente, ya que nos da una idea del carácter paradisíaco y tranquilo de este lugar, donde lo importante es disfrutar de las vistas, el tiempo o la playa.

Estas sensaciones placenteras luego se prolongan en los sitios donde se ofrece comidas a los visitantes. Los establecimientos de este sitio disponen de lo mejor de la gastronomía de las Canarias, es decir que aquí abundan los platos elaborados con los productos del mar. Podemos degustar pescados y mariscos exquisitos y superfrescos.

Caleta Famara se distingue todavía por sus calles de arena.

La playa de Famara

Otra razón para visitar Caleta de Famara es disfrutar de su playa, un sitio idílico. Evidentemente, es un lugar al que se puede acudir en familia, si se viaja con niños, para que los más pequeños de la casa tengan una idea muy distinta a las playas más masificadas.

Asimismo, posiblemente Caleta de Famara y su playa sea una visita ideal para parejas enamoradas. Más aún si se sientan aquí a disfrutar del ocaso del sol. ¡Más romántico, imposible!

Para cabalgar las olas

No todo es contemplación en esta playa. Una actividad muy habitual en Caleta de Famara es darse un paseo caminando hasta las inmediaciones del Risco de Famara para tener una visión de lo más hermosa de esta costa norte de Lanzarote.

No obstante, si lo tuyo más que el senderismo son los deportes náuticos, también debes apuntar Caleta de Famara entre tus próximos destinos. Más aún si eres una apasionado de las tablas de surf y las velas de kitesurf. Las condiciones del viento y de las olas hacen que este paraje lanzaroteño sea fantástico para sendos deportes acuáticos.

Descubre la zona norte de Lanzarote

Esperamos que haya quedado claro que Lanzarote es algo más que sus famosas Montañas de Fuego de Timanfaya. Hay mucho que disfrutar en esta isla, desde el legado del artista César Manrique, repartido por todo el territorio isleño, hasta lugares tan cautivadores como la Caleta de Famara.

Se trata de un paisaje sencillamente inolvidable para todo aquel que lo descubre, y sobre todo si se goza de allí de sus bellísimos atardeceres sobre el mar. ¡Un recuerdo imborrable de este viaje!