Betania, lugar del bautismo de Cristo en el río Jordán

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
· 29 marzo, 2019
El lugar donde Jesús fue bautizado se ha convertido en lugar de peregrinación. Hoy el río Jordán es frontera natural entre Jordania e Israel.

Betania es uno de esos lugares de visita imprescindible para aquellos que emprendan una ruta de turismo religioso por Oriente Próximo. No en vano, se considera que fue el lugar preciso donde Jesucristo fue bautizado en las aguas del río Jordán por Juan el Bautista.

De esta manera, para los creyentes ya es atractivo de por sí. Pero, para aquellos que lo son menos, la verdad es que culturalmente es un sitio interesante, como vamos a ver a continuación.

El río Jordán a su paso por Betania

Bautismos en el río Jordán
Bautismos en el río Jordán

El río Jordán se convierte en la frontera natural entre los estados de Israel y de Jordania. Sus aguas separan ambos territorios. Es lo mismo que ocurre, por ejemplo, en otro de los lugares más visitados de la zona: el mar Muerto.

Si estamos en la orilla jordana del río pisaremos la región conocida como Transjordania. Mientras, si nos hallamos en la otra ribera, hablaríamos del territorio de Cisjordania. Una región ocupada por Israel y que es motivo de permanente conflicto, de ahí la fuerte militarización de ese lado.

Ese carácter de frontera no lo tendría en tiempos de Jesucristo. Y, de la misma manera, su cauce era bien diferente al que se ve en la actualidad en Betania. En tiempos bíblicos sería un río ancho y profundo, capaz de que los fieles fueran bautizados con inmersiones completas de su cuerpo.

Hoy en día solo hay un estrecho ramal de agua, con mucho menos caudal que el natural, sobre todo por la presencia de una presa israelí en el tramo superior del río.

Visita a Betania en la orilla jordana

Os proponemos acercaros a Betania durante un viaje a Jordania, ya que es sencillo contratar excursiones desde la capital, Amman. E incluso se puede combinar con una excursión a Jerash. De hecho, no es un lugar que se pueda visitar de forma libre, ya que es necesario acercarse en recorridos guiados y pagar entrada.

Los bautismos en el río Jordán

Piscina bautismal en Betania
Piscina bautismal

Al hacer el recorrido por el lado jordano, se puede ver cómo todavía se realizan bautismos en el cauce del río. Y especialmente llamativos son los que hacen los grupos de judíos en la otra orilla. Allí llegan ataviados para la ocasión con túnicas blancas, con las que se sumergen tres veces en el cauce.

No es lo único que llama la atención en la orilla hebrea del Jordán. Todo es muy suntuoso, con edificios de gran presencia y palmeras. Mientras, en la ribera jordana solo hay un muelle de madera y unas sencillas escaleras que descienden hasta el río, así como alguna pila bautismal para que no sea necesario sumergirse.

Si bien, el lugar más significativo es una gran piscina en forma de cruz en la que se supone que se sumergió Jesús. En el siglo VI aquí se construyó una escalinata de mármol para llegar al río, así como una iglesia bizantina en el lugar donde vivía el Bautista. Un monumento del que solo nos han llegado unos mosaicos y los cimientos.

Los restos arqueológicos de Betania

Río Jordán
Río Jordán

En realidad, son muchos los restos de edificios en este tramo del río. Diversas creencias dentro del cristianismo construyeron aquí sus templos. De esta manera, se puede ver lo que fueron iglesias coptas, asirias, anglicanas, baptistas, católicas o armenias.

En fin, que como en tantos otros lugares de Jordania, y en general del Próximo Oriente, historia, arte y religión están estrechamente unidos, y dominan las sensaciones de cualquier viaje por la zona.

No confundir con la aldea de Betania

Debéis saber que en los textos evangélicos el topónimo de Betania aparece en otra ocasión, además del lugar de bautismo de Cristo. Hay otra Betania, una aldea muy cerca de la ciudad de Jerusalén, más en concreto próxima al Monte de los Olivos.

Pues bien, este caso se trata del sitio donde vivía Lázaro con sus hermanas María y Marta. Otro de esos sitios que componen las rutas del turismo religioso por Tierra Santa.