La bella Menorca, entre calas y aguas cristalinas

· 1 agosto, 2017

En las islas Baleares, entre calas y aguas cristalinas, se encuentra la bella Menorca, la más oriental del archipiélago mediterráneo. Su nombre se debe al tamaño menor en relación con Mallorca y su capital es Mahón. Sin duda, un lugar ideal para pasar tus próximas vacaciones de verano. ¿Nos acompañas a recorrerla?

Breve historia de la bella Menorca

Según los restos arqueológicos hallados en la isla, los primeros habitantes vivieron en la Edad de Bronce y procedían de Cerdeña y la península ibérica. La cultura en Menorca se desarrolló de forma similar que en Mallorca.

Uno de los principales atractivos de la isla son los monumentos megalíticos de la cultura talayótica. Los talayots son una especie de vivienda de piedra usada para vigilar, las navetas son construcciones funerarias y las taulas se componen de dos piedras que forman una “T”.

Megalitos en la bella Menorca
Megalitos en Menorca – Karol Kozlowski

Posteriormente llegaron los fenicios, los griegos, los cartaginenses y los romanos. En esa época Menorca ya era un importante puerto estratégico. Luego fue conquistada por los musulmanes, que permanecieron allí cuatro siglos. Todavía se puede ver la influencia árabe aún después de la derrota por parte de Jaime I y de Alfonso II.

Tras ello pasa a formar parte del Reino de Mallorca y luego al de España. El siglo XVIII fue bastante revolucionado para Menorca debido a que llegó a estar en manos de ingleses y franceses.

Qué ver y qué hacer en la bella Menorca

Cuando pensamos en las islas Baleares, automáticamente se nos vienen a la mente las playas, las calas y las aguas cristalinas. Sin embargo, en Menorca hay mucho por disfrutar:

1. Ciudadela

Ciudadela en la bella Menorca
Ciudadela – holbox

Con un aire señorial característico, recorrerás calles históricas en torno al castillo de San Nicolás. Tu paseo debe incluir la zona del puerto, donde disfrutarás de un fenómeno natural veraniego llamado “sa rissaga”: el mar oscila arriba abajo hasta que se “desborda”.

Además, alberga una bonita catedral del siglo XIII y estilo gótico. Y no hay que perderse la plaza del Borne (con un obelisco en honor a la defensa del ataque turco de 1558), la Plaza de la Esplanada (donde se celebran actos multitudinarios) y el Museo Municipal (en un edificio del siglo XVI).

2. Mahón

Mahón en Menorca
Mahón – Karol Kozlowski

La capital de Menorca tiene uno de los puertos naturales más bonitos del mundo. Sin duda, hay que pasear por esta zona en cualquier momento del día.

Además, te recomendamos que conozcas la fortaleza, el Museo (en un viejo convento) y el Ayuntamiento (con su característico reloj). También merecen la pena el Bastión de Sant Roc (que contiene los restos de la puerta principal de la muralla) y la Iglesia de Santa María (con un órgano de más de 3000 tubos).

3. Fornells

Es un pintoresco pueblo de pescadores al norte de la isla localizado en una bahía de 3 kilómetros de longitud. En Fornells lo más famoso es su plato típico, la caldereta de langosta. La visita turística por excelencia es una torre construida por los ingleses, desde ella se obtienen vistas increíbles de toda la costa.

4. Binibeca

Binibeca en la bella Menorca
Binibeca – Gill Griffin / Flickr.com

Otro pequeño pueblo pesquero, localizado a 8 kilómetros al sur de Mahón. Fue construido en 1972 y, a pesar de su corta edad, es uno de los más visitados de Menorca. Las casas encaladas en calles estrechas de Bibineca parecen sacadas de una postal. A poca distancia del centro del pueblo hay playas con arenas finas y un bosque de pinos.

5. Cova d’en Xoroi

Cova d'en Xoroi en la bella Menorca
Cova d’en Xoroi – albir / Flcikr.com

Es uno de los sitios más visitados de la isla en cualquier momento del día. Esta cueva se sitúa en un acantilado al sur de Menorca y tiene diferentes terrazas desde donde disfrutar de vistas alucinantes. Los atardeceres aquí son mágicos y el ambiente divertido llama la atención de los turistas (hay bar y discoteca).

“Está bien tener un final para un viaje, pero al final, es el viaje lo que importa.

-Ernest Hemingway-

¿Más lugares para conocer en la bella Menorca? Por supuesto: el monte Toro (358 metros de altura), la fortaleza de la Mola (construida en 1848), el fuerte de Marlborough, las canteras de S’Hostal, la s’Albufera des Grau (el parque natural más importante) y el faro de Faváritx.