Subimos a la Baiyoke Tower II en Bangkok, Tailandia

· 22 agosto, 2018
Una de las panorámicas más espectaculares de Bangkok es la que se puede contemplar desde lo alto de la Baiyoke Tower II. Una torre con más de 300 metros de altura.

La Baiyoke Tower II es uno de los rascacielos más destacados de Bangkok. Subir a ella es una de las mejores experiencias que se pueden vivir en la ciudad tailandesa, por lo que a continuación te descubrimos todo lo que necesitas saber para conocerla de primera mano. ¿Nos acompañas en este viaje a las alturas? Te prometemos que no te decepcionará.

Historia y características de la Baiyoke Tower II

La Baiyoke Tower II comenzó a construirse en 1990 y hubo que esperar hasta 1997 para verla finalizada. Dos años más tarde se inauguraba el hotel que alberga. Para dicha construcción se utilizaron nada menos que sesenta mil metros cúbicos de cemento, por lo que el edificio es de hormigón armado.

Baiyoke Tower II
Baiyoke Tower II

Respecto a sus características, la Baiyoke Tower II tiene una altura de nada menos que de 304 metros. Pero no es el rascacielos más alto del país, es el segundo, tras ser superado en 2015 por el MahaNakhon, de 314 metros de altura. Este tiene la apariencia de una torre cuadrada con una espiral de superficies cuboidales que rodea el edificio.

Volviendo a la construcción que nos ocupa, esta consta de un total de ochenta y cinco pisos y alberga 673 habitaciones, pues la mayor parte de la Baiyoke Tower II está destinada al gran Hotel Baiyoke Sky.

Además de con varios miradores, la Baiyoke Tower II cuenta con el Roof top bar & music loungue, ubicado en el piso 83, un lugar donde reponer fuerzas tras la visita turística y en el que disfrutar de una bebida de cortesía al mismo tiempo que se observa la ciudad.

La experiencia de la visita a la torre se puede completar con una comida o cena en uno de los restaurantes que se encuentran en las últimas plantas.

Información práctica para subir a la Baiyoke Tower II

Vista desde la Baiyoke Tower II
Vista desde la Baiyoke Tower II – Transformer18 / Flickr.com

Llegar a la Baiyoke Tower es muy sencillo. Se encuentra en Ratchaprarop Road, en el área de Pratunam, donde también se sitúa el centro de comercio mundial.

Hay diversas formas de acceder al rascacielos. Sin embargo, lo más recomendable es utilizar el transporte público, como alguno de los autobuses que salen desde el Northern Bus Terminal.

Una vez en la torre, las plantas que nos interesan son la 75, 76 y 77, que es donde se encuentra ubicado el mirador público desde el que se puede disfrutar de unas vistas magníficas de la ciudad de Bangkok.

También se puede subir al piso 84, en el que situarse en el Sky Walk, un mirador con una plataforma que gira 360 grados en cinco minutos: la primera a gran altura que se construyó en el mundo.

Para acceder a las mismas se utiliza un ascensor y se puede subir a él durante todos los días del año a partir de las diez de la mañana -nueve y media durante el fin de semana-. Para ello hay que pagar una entrada de unos 10 € aproximadamente que incluye una bebida de cortesía.

Posibilidades tras acceder a la Baiyoke Tower II

MahaNakhon en Bangkok
MahaNakhon

Después de subir a la Baiyoke Tower II se puede aprovechar para conocer otros lugares turísticos de Bangkok, como el mercado Mae Klong, situado sobre las vías de un tren; o el Palacio Real, un gran conjunto arquitectónico en el que destaca especialmente el templo Wat Phra Kaew, donde se encuentra el Buda de Esmeralda, tallado en jade.

Otra opción es subir a otro de los miradores que alberga la ciudad tailandesa y que también ofrecen unas vistas magníficas de la misma. Algunos de los más populares son el del Sirocco Sky Bar, en el Hotel Lebua; el del Sathorn Hotel Rooftop; The Millenium Hilton Bangkok Rooftop; o River View Guest House Rooftop.

Además, se puede acceder al que es el edificio más alto de Tailandia: el MahaNakhon. En su interior se puede disfrutar de tiendas y restaurantes de lujo. Pero verlo desde el exterior, con su aspecto pixelado ya es todo un espectáculo, sobre todo cuando se ilumina por la noche con un cuidado juego de luces.