Auvers‐sur‐Oise, inspiración de pintores

Todo cuanto puedes ver en la pintoresca localidad de Auvers‐sur‐Oise es bucólico, bonito y bello. Este pequeño pueblo en las proximidades de París se ha convertido en cuna de inspiración de grandes pintores a lo largo de la historia hasta nuestros días.

¿Qué es la inspiradora Auvers‐sur‐Oise?

Auvers‐sur‐Oise es una pequeña localidad de apenas 7.000 habitantes a pocos kilómetros de París. Pertenece a la prefectura de Cergy, que a su vez es dependiente del departamento del Valle del Oise y de la región de Isle de France.

Castillo de Auvert-sur-Oise
Castillo de Auvers-sur-Oise – Pack-Shot

No obstante, Auvers‐sur‐Oise no es famosa por su ubicación geográfica, sino por haber sido la inspiración de decenas de pintores de medio mundo de la talla de Cézanne, van Gogh, Daubigny o Corot, quienes conocieron la localidad y crearon algunas de sus más maravillosas obras en este singular lugar.

De hecho, hoy en día este increíble pueblo no ha perdido un solo ápice de su capacidad inspiradora. Es más, en el castillo de Auvers todavía se realizan programas y eventos especiales para que pintores del mundo acudan y reflejen la poderosa naturaleza del lugar, siendo los temas florales los protagonistas en cada momento.

Además, en Auvers‐sur‐Oise encontramos lugares que han sido inmortalizados por pintores cuya obra es hoy patrimonio de la humanidad. La famosa escalera de Auvers fue plasmada por van Gogh, la Casa del Ahorcado acabó interpretada por Cézanne…

Tumba de Van Gogh en Auvers-sur-Oise
Tumba de Van Gogh – Serge LAROCHE / Flickr.com

Hoy día podemos encontrar una maravillosa escultura dedicada a Vincent van Gogh obra del escultor Zadkine. El pintor holandés está enterrado en el cementerio del pueblo junto a su hermano Theo. E incluso se puede visitar la casa-taller de Daubigny.

“Sueño con pintar y luego pinto mis sueños.”

-Vincent Van Gogh-

¿Con qué te puedes inspirar en Auvers‐sur‐Oise?

¿Necesitas inspiración? Visita Auvers‐sur‐Oise y descubre algunos de sus rincones más increíbles. Puedes acercarte hasta la iglesia de Notre Dame, construida por orden de Luis VI en 1131. Es un ejemplo de arquitectura medieval, aunque ha recibido aportaciones renacentistas y de otros movimientos a lo largo de su larga historia.

Auvers-sur-Oise
Auvers-sur-Oise – Rick Payette / Flickr.com

Como hemos dicho, el cementerio de Auvers‐sur‐Oise, pese a las reminiscencias morbosas que pueda tener para muchos, sigue siendo un lugar de peregrinaje para los amantes de la pintura. Simplemente observar las tumbas de los hermanos van Gogh ya merece la pena.

Pero si quieres acercarte más a la figura del pintor holandés, no puedes dejar de conocer el hostal Ravoux. Esta fue la casa de van Gogh, quien se hospedó en la habitación número 5. Es más, allí se suicidó. Una habitación catalogada como Monumento Nacional de Francia que sigue manteniendo sus elementos originales. Así que no dejes de visitarla y aprovechar para tomar un vino y una buena comida en el restaurante del alojamiento, que sigue decorado con estilo siglo XIX.

Estatua de van Gogh en Auvers-sur-Oise
Estatua de van Gogh – Alexandre Duret-Lutz / Flickr.com

Otro de los excelentes monumentos que conserva el pueblo de Auvers‐sur‐Oise es la orgullosa estatua de van Gogh, realizada por Zadkine en 1961. Se halla ubicada en el parque que lleva el nombre del pintor y es un bucólico lugar cercano al ayuntamiento.

Tampoco debes perderte la casa del doctor Gachet. Un médico que se trasladó a la localidad y a cuyo hogar asistían los pintores que llegaban a Auvers‐sur‐Oise como van Gogh, Cézanne, Guillaumin, Pisarro, etc.

Ya hemos hablado de las exposiciones y eventos en el castillo de Auvers. Data del año 1635 y ha pasado por diferentes propietarios a lo largo de su historia hasta ser reformado en 1987 a nivel de arquitectura y jardines, por lo que se ha transformado en una atracción única del lugar.

Museo de la Absenta en Auviers-sur-Oise
Museo de la Absenta – Fabricio C. Boppré

Otro rincón singular de Auvers‐sur‐Oise es el Museo de la Absenta. Cerca del castillo encontramos un lugar que recrea el ambiente de los cafés de la conocida como Belle Époque francesa, donde la absenta se convertía en el brebaje favorito de los artistas punteros del momento.

Daubigny fue otro de los pintores que marcó una época en la zona. De su paso por Auvers‐sur‐Oise queda hoy la casa-taller, donde se observan cuadros y frescos del artista, así como el museo que lleva su nombre y que guarda una colección del pintor junto con otras obras impresionistas.

¿Qué te parece Auvers‐sur‐Oise? ¿Crees que serás capaz de encontrar la inspiración en este lugar? Grandes pintores y artistas lo lograron en sus días. ¿Por qué no tú? Anímate y conoce la cuna de la pintura de finales del siglo XIX.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar