¿Cuáles son los atractivos turísticos de Micronesia?

Edith Sánchez·
09 Octubre, 2020
Los Estados Federados de Micronesia tienen un atractivo muy particular para cualquier viajero, dado que ofrecen una multiplicidad geográfica, biológica y cultural como pocos lugares en el planeta.

Los Estados Federados de Micronesia son un destino ideal para quienes buscan entrar en contacto con una cultura extraordinaria. A pesar de no contar con una gran infraestructura, posee playas idílicas, naufragios, peces de todos los colores y lugares arqueológicos únicos, entre otros atractivos.

Los Estados Federados de Micronesia se ubican en las Islas Carolinas del océano Pacífico, aproximadamente a 500 kilómetros de Filipinas e Indonesia. Están conformados por cuatro estados: Yap, Chuuk, Pohnpei y Kosrae. Estos ocupan una superficie de 702 kilómetros cuadrados y abarcan 607 islas.

A los Estados Federados de Micronesia se los suele llamar Micronesia solamente. Esto genera confusiones, ya que estos se encuentran en la región geográfica de Micronesia, junto con otros países como Nueva Guinea, Guam, Islas Marianas, Nauru, Islas Marshall, Palaos y Filipinas.

Dentro de los rasgos culturales, sobresalen los sistemas de clanes expresamente matriarcales. Se caracterizan por familias numerosas que incluso geográficamente abarcan varias islas, y en donde se vive el profundo valor de las tradiciones.

Los Estados Federados de Micronesia

Cada uno de los estados que conforman los Estados Federados de Micronesia tiene sus propias tradiciones y cultura. Es precisamente esta cultura y su historia compartida lo que sirve de pegamento para mantener a los cuatro estados unidos en un solo país.

El Estado de Yap, ubicado al oeste del país, es el que más conserva sus tradiciones ancestrales vigentes. Por eso resulta fascinante recorrer sus poblaciones para entrar en contacto con una cultura asombrosa y única.

Por su parte, el Estado de Chuuk es un paraíso para los submarinistas debido a la multitud de naufragios de la Segunda Guerra Mundial que se alojan allí. Además, tiene unas aguas cristalinas en las que proliferan gran cantidad de corales y peces multicolores de muchas especies.

Costa del Estado de Chuuk, en Micronesia.
Costa del Estado de Chuuk, en Micronesia.

En tanto, el Estado de Pohnpei alberga la isla de mayor tamaño del país y es donde se encuentra su capital, Palikir. Aquí destacan las montañas, los ríos, las cascadas y una zona selvática en la que abundan las lluvias que nutren la fauna y flora del lugar.

Finalmente, en el Estado de Kosrae abundan las playas paradisiacas; en varias de ellas se practican todo tipo de deportes acuáticos. Cuenta con un área extensa de manglares y unas ruinas arqueológicas sin paralelo en el mundo.

¡De quién son Estados!

Los Estados de Micronesia fueron habitados inicialmente por polinesios, hace más de 4000 años. Estos florecieron y vivieron en paz hasta el arribo de exploradores europeos. Primero fueron los portugueses, quienes en realidad buscaban las islas de Indonesia por sus especias.

Posteriormente, los españoles se apropiaron de las islas, hacia 1526, y luego las bautizarían como Islas Carolinas. Después, Alemania invadió las islas en 1899, lo que generó momentos de tensión, hasta que España accedió a venderle el lugar al país germano.

A continuación, serían los japoneses quienes les quitarían las islas a los alemanes en 1914, a comienzos de la Primera Guerra Mundial. Finalmente, Estados Unidos le arrebató las islas a Japón en 1947, durante la Segunda Guerra Mundial, y aún hoy mantiene su dominio sobre ellas.

Mapa de las islas de los Estados Federados de Micronesia.

Fue solo hasta 1990 que los Estados de Micronesia obtuvieron reconocimiento por parte de las Naciones Unidas y, por tanto, una aparente independencia. Su soberanía quedó amarrada a una serie de tratados que debieron firmar con los estadounidenses.

Un ejemplo de ello es que en los cuatro estados de Micronesia no existen partidos políticos y más del 65 % de su economía proviene de la «asistencia económica» de los norteamericanos.

Algo de geografía y sociedad

Prácticamente la totalidad de los Estados Federados de Micronesia son atolones conformados por arrecifes coralinos. En conjunto, se asientan sobre cordilleras submarinas y en innumerables casos lo hacen sobre formaciones volcánicas.

La principal actividad económica de estos estados proviene de la agricultura y la pesca de subsistencia. A pesar del enorme potencial turístico que posee, cuenta con poca infraestructura.

En términos demográficos, la población permanece estable. Aunque el 3 % emigra para tener mejores oportunidades, un porcentaje equivalente de nuevos residentes llega al país. Esta porción está representada básicamente por estadounidenses, australianos y europeos.

El idioma «oficial» es el inglés dentro de las principales ciudades, mientras que en las poblaciones se hablan dialectos locales como ulithiano, woleaiano y yapés, entre otros.

Un hecho curioso sobre Micronesia

Un aspecto que llama particularmente la atención y que ha hecho muy popular a la isla de Yap es su dinero de piedra. Se trata de enormes discos de piedra caliza que tienen un agujero central y pueden alcanzar diámetros de hasta cuatro metros y pesar varias toneladas.

El dinero de piedra de Micronesia es uno de sus atractivos turísticos.

Las piezas más pequeñas tienen un diámetro de 30 centímetros, por lo que su valor radica en el tamaño, así como en la historia que tengan. En las de mayor tamaño, lo que se traspasa es la propiedad, así que la piedra continúa en el mismo sitio.

La mayoría de estas piedras provienen de tierras lejanas como Nueva guinea y otras de Palaos. Se estima que existen alrededor de 6500, distribuidas por toda la isla de Yap.

La cultura como fundamento

Un aspecto fundamental en las culturas de los Estados Federados de Micronesia lo constituyen la música y la danza. Dentro de los bailes más tradicionales del país se encuentra el baile del palo, en el que participan mujeres, hombres y niños. Se trata de una danza ritual en la que confrontan las amenazas a la comunidad, de este mundo y del más allá, con un palo.

En otra danza, solo bailan las mujeres estando sentadas, lo que se asocia con la fertilidad, mientras que otros bailes solo son practicados por hombres o niños. Por otro lado, la música nace de la naturaleza y sirve de instrumento para entrar en contacto con sus ancestros, al tiempo que permite expresar su universo emocional.

Habitantes de Micronesia realizando una de sus danzas ancestrales.

Una tradición ancestral muy arraigada es la talla en madera, que originalmente tenía una función religiosa o utilitaria. Desafortunadamente, ha sido contaminada por la influencia de la cultura occidental y su uso se limita en muchos casos a objetos decorativos y suvenires.

También es común la cestería, técnica artesanal con la que realizan objetos de todo tipo. Estas artesanías reflejan la laboriosidad y la creatividad de sus autores.

Micronesia y su naturaleza exuberante

Los Estados Federados de Micronesia presentan una naturaleza impresionante debido especialmente a su posición geográfica, de carácter tropical. Esto configura un escenario ideal de lluvias y temperatura constante a lo largo de todo el año.

Elevaciones tales como montañas y volcanes, que surgen de las profundidades del mar, contribuyen con las características particulares de esta región. Asimismo, estas favorecen la proliferación de bancos de corales, junto con una fauna y flora numerosa y variada. Ejemplo de ello son las más de 1300 especies diferentes de peces que se pueden encontrar en el lugar.