Arenas de San Pedro, un precioso pueblo de Ávila

Arenas de San Pedro está en pleno valle del Tiétar, rodeado de un entorno espectacular. Fundado en la Edad Media, este pueblo de Ávila es perfecto para una escapada. Hasta él nos vamos para descubrir sus mil y un encantos ¿Vienes? 

Los tesoros de Arenas de San Pedro

Se han encontrado vestigios de la época neolítica en la zona, sin embargo, el origen del emplazamiento actual dataría del siglo XI. Tras su fundación, este pueblo cobraría importancia gracias a las explotaciones mineras cerca del río Tiétar y también a la ganadería y la agricultura.

Ya en la Edad Media, fue un punto estratégico y entre los siglos XIV y XV se construyeron los edificios más antiguos que siguen en pie: el puente romano, la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y el Castillo de la Triste Condesa.

1. Castillo de la Triste Condesa

Castillo de Arenas de San Pedro
Castillo de la Triste Condesa – santiago lopez-pastor / Flickr.com

Fue el  Condestable Ruy López Dávalos quien ordenó construir este castillo. Se levantó entre 1393 y 1423 en estilo gótico y tiene una peculiaridad: no está en una zona elevada, como era habitual. Se cree que se debe a que tuvo que construirse con cierta “prisa” por la situación inestable de aquella época.

A partir del siglo XVI sufrió un abandono progresivo y ya en 1835 es cedido por el duque de Pastrana al municipio para ser usado como cementerio. Fue declarado monumento histórico en 1931 y su restaurada torre homenaje alberga un museo.

2. Palacio del Infante don Luis de Borbón

Palacio de Mosquera en Arenas de San Pedro
Palacio de Mosquera – santiago lopez-pastor / Flickr.com

Se erigió entre 1780 y 1783 en el alto de la Mosquera, en estilo neoclásico. Tiene una planta cerrada en torno a un patio interno con una fuente piramidal en el centro. Además, destaca la fachada, con un pórtico de granito y jardines.

El proyecto de construcción contó con la supervisión del arquitecto Ventura Rodríguez, aunque no llegó a terminarse tal y como se había diseñado. Por este palacio pasaron personajes de la talla de Francisco de Goya.

3. Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Iglesia de Nª Sª del Asunción en Arenas de San Pedro
Iglesia de Nª Sª del Asunción – santiago lopez-pastor / Flickr.com

Está en el centro de Arenas de San Pedro. Se construyó a finales del siglo XIV en un estilo gótico, aunque en su exterior llama la atención su torre renacentista de planta cuadrangular.

4. Santuario de San Pedro de Alcántara

Santuario de San Pedro de Alcántara en Arenas de San Pedro
Santuario de San Pedro de Alcántara – José Luis Filpo Cabana 7 commmons.wikimedia.org

Se edificó sobre una antigua ermita a 3 kilómetros del núcleo urbano de Arenas de San Pedro. El monasterio se fundó en el siglo XVIII con ayuda de Carlos III y siguiendo planos también de Ventura Rodríguez.

Destaca la su capilla real de planta octogonal, con sus pilastras de mármol y su preciosa cúpula. Además, alberga un museo en cuya Sala Alcantarina se guardan objetos y material relacionados con el santo.

5. Cuevas del Águila

Cuevas del Águila en Arenas de San Pedro
Cuevas del Águila – ERREACHE / Flickr.com

Están a 9 kilómetros del centro Arenas de San Pedro y son transitables en su totalidad. En el recorrido se pueden ver estalactitas, cortinas colgantes y estalagmitas en unas paredes de 12 millones de años.

6. Otros lugares de Arenas de San Pedro

Esta localidad tiene mucho más que ver, como la Cruz del Mentidero, con un fuste de base de 1,60 metros y un capitel renacentista con una cruz adornada con flores de lis. También hay que mencionar su puente romano, de origen medieval y en el que se cobraba derecho de portazgo.

“Una vez al año, ve a algún lugar en el que no has estado antes.”

-Dalai Lama-

Las piscinas naturales de Arenas de San Pedro

Pîscinas de Arenas de San Pedro
Piscinas naturales – Jesús Pérez Pacheco / Flickr.com

Son uno de los grandes atractivos de Arenas de San Pedro. Cuando el calor aprieta nada mejor que darse un refrescante chapuzón en ellas. Refrescante, sobre todo, por la temperatura del agua.

En realidad son dos pozas que forma el río Arenal, de aguas tan cristalinas como frías y cuya profundidad regula una presa. De esta manera, una de ellas es de escasa profundidad, ideal para los más pequeños. Además, junto a las piscinas hay praderas de hierba y servicios para disfrutar de una jornada perfecta.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar