Alaior, la ciudad universitaria de Menorca

29 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador David Díaz
La isla de Menorca es uno de los destinos predilectos del archipiélago balear. Muchos la eligen como lugar para pasar las vacaciones de verano, pero ¿te imaginas emprender una carrera universitaria en ese maravilloso entorno natural y cultural?

La Universidad de las Islas Baleares tiene su cede central en la isla de Mallorca, pero a lo largo de los años se han ido estableciendo sedes en las otras islas. En Menorca, la ciudad elegida para establecer esta sede no fue su capital, Mahón, ni Ciutadella, otra de las ciudades más conocidas. El lugar escogido fue Alaior. ¿Por qué se optó por esta pequeña ciudad del interior de la isla?

Alaior, ¿ciudad universitaria en la Edad Media?

Desde el año 1398, existe en esta localidad menorquina documentación de una institución denominada Universidad de Alaior. Este dato lleva a pensar que, efectivamente, Alaior ya era una población universitaria y, por ello, se decidió establecer una sede de la UIB en ella.

La existencia de esta universidad supondría que la de Alaior fue la tercera más antigua de la Corona de Aragón —más que la de Barcelona, Valencia o Zaragoza— y una de las más antiguas del conjunto de los antiguos reinos que hoy en día forman España.

No obstante, los registros sobre la Universidad de Alaior no hacían referencia a lo que conocemos actualmente como universidad. Más bien, se trataba de una forma de organización para los núcleos de población que carecían de privilegios u organismos constituidos para su gobierno.

Así, desde el siglo XIII, en la Corona de Aragón existían las «universidades», que no eran más que una especie de asamblea en la que se reunían los cabeza de familia de la localidad en cuestión para tomar decisiones importantes.

Descartada la teoría de que haya surgido en el medioevo, ¿cuál es el motivo por el que se eligió esta localidad como sede de la Universidad de las Islas Baleares?

Alaior, mezcla de patrimonio cultural y natural

Desde la ocupación humana de la isla de Menorca entre los años 2200 y 1000 a.C., Alaior siempre ha estado poblado. A pesar de ello, no fue hasta la conquista catalano-aragonesa del año 1287 que la población de la isla se fue concentrando en pueblos.

La ciudad de Alaior posee una gran historia.

En este momento fue cuando se creó el pueblo de Alaior. Documentación del año 1301 atestigua la existencia de la Parroquia de Santa Eulàlia, figura a la que se dedicó la iglesia construida encima de una colina. Esta es la iglesia que hoy podemos admirar, la de Santa Eulàlia y, alrededor de la cual se construyó el pueblo de Alaior.

Algunos de los edificios imperdibles de Alaior

En Alaior, los amantes de la arqueología van a poder gozar de distintos yacimientos. Tendrán la oportunidad de visitar poblados prehistóricos como Torralba d’en Salort o la Torre d’en Galmés, también la basílica paleocristiana de San Bou o la necrópolis de Calascoves, un espacio que estuvo operativo desde el siglo IX hasta el II a.C.

Parroquia de Santa Eulàlia

Como apuntamos, a principios del siglo XIV ya había registros documentales de la parroquia de Santa Eulàlia. A pesar de ello, el edificio que hoy en día podemos contemplar fue construido entre los años 1630 y 1690. Parece ser que se mantuvieron algunos elementos de la edificación anterior como, por ejemplo, las arquivoltas de la fachada lateral o el muro principal.

Se trata de una sencilla pero bella construcción de estilo renacentista con ciertos elementos barrocos. Tiene una planta de nave única con bóveda de cañón sostenida por arcos fajones; en ella nos encontramos seis capillas laterales. Cabe hacer mención al tamaño de la iglesia, pues es la más espaciosa de la isla. 

Fachada de la iglesia de Santa Eulália en Alaior.

Se destaca su fachada principal, formada por dos cuerpos rectangulares sobrepuestos. Otro elemento de interés es el retablo barroco del altar mayor construido por el escultor mallorquín Joan Ribot.

Es un edificio que se caracteriza por su gran robustez y no es de extrañar, pues a causa de los continuados ataques de piratas berberiscos sobre la isla, sus habitantes necesitaban de estructuras grandes y macizas para refugiarse.

Convento de San Diego y el Patio de Sa Lluna

El convento de San Diego fue fundado por monjes franciscanos en el año 1623. Este es un conjunto religioso formado por una iglesia y el propio convento. El estilo arquitectónico utilizado para construir el conjunto fue el barroco.

Los claustros eran una de las partes fundamentales de los conventos y, en el de San Diego se lo conoce como el Patio de Sa Lluna. Este espacio, catalogado como bien de interés cultural, es un patio rodeado por una estructura de arcadas en cuyo centro nos encontramos con un pozo.

El Patio de sa Lluna en Alaior, Menorca.
El Patio de sa Lluna. Imagen: Menorca.info

Cabe comentar que, tras la desamortización de Mendizábal en el siglo XIX, el convento pasó a manos del Estado. Fue utilizado como cuartel militar y como viviendas particulares. Actualmente, se ha convertido en espacio cultural del Ayuntamiento de Alaior.

Ermita de Sant Pere Nou y capilla de Gràcia

La ermita de Sant Pere Nou es una pequeña construcción situada en el inicio del llamado Camí Nou. La planta es de una sola nave, con tres capillas en cada lado. En la actualidad no ofrece servicios litúrgicos, pero está disponible para aquellos que quieran casarse en ella. 

Por otro lado, la capilla de Gràcia es una pequeña iglesia levantada cerca de sa Plaça. Se construyó a mediados del siglo XVI, pero fue reconstruida en el año 1734.

Hoy en día, es el edificio donde se alberga la oficina de información turística. Por lo tanto, allí se puede «matar dos pájaros de un tiro»: visitar esta capilla e informarse de las actividades que podrán hacer en Alaior.

Un poco de naturaleza

En Alaior no solo podremos admirar su patrimonio arquitectónico, sino que los amantes de la naturaleza tendrán la oportunidad de combinar ambas cosas. Gracias a las dos vías cicloturísticas de más de 30 kilómetros que existen en el municipio, los aficionados a esta actividad podrán sentir el aire del mediterráneo en sus rostros.

El barranco des Rellotge o de la Cala en Porter es uno de los seis barrancos más extensos del sur del municipio. Quienes adoren caminar envueltos de naturaleza descubrirán desde antiguos puentes con gran valor etnológico, huertos diversos y, finalmente, uno de los mayores atractivos de la isla, la playa.

Las playas de Alaior son otra atracción de la isla.

En esta ocasión, el barranco desemboca en la Cala en Porter. ¡Seguro que después de la caminata te apetece un baño!

La Platja de son Bou es una de las más grandes de la isla y pertenece al término municipal de Alaior. Se trata de una zona de gran valor ecológico, rica en especies animales y vegetales.

¿Quién no se iría a estudiar a Alaior?

Son muchos los estudiantes que se ven obligados a abandonar sus localidades natales y desplazarse a estudiar a otros lugares. Aunque para muchos resulte una situación incómoda, también se la puede interpretar como una oportunidad de conocer nuevas ciudades y culturas.

Si este es tu caso, después de hacer este breve recorrido por la ciudad universitaria de Alaior, bien podrías considerarla como el lugar perfecto para emprender tus estudios universitarios.

  • Iglesia de Santa Eulàlia (s.f.). En: Menorca Cultural. Recuperado el 26 de agosto de 2020 de: http://www.menorca.es/contingut.aspx?idpub=9951
  • Recorregut per la història d'Alaior (s.f.). En: Ajuntament d'Alaior. Recuperado el 26 de agosto de 2020 de: http://www.alaior.org/Contingut.aspx?IdPub=8557