6 cruceros para hacer una vez en la vida

6 cruceros para hacer una vez en la vida

Os vamos a proponer seis cruceros elegidos entre los muchos que se pueden realizar por los mares del mundo. Todos ellos son experiencias únicas. Si alguna vez tenéis oportunidad, os recomendamos que embarquéis en cualquiera de estos trayectos y disfrutéis de un viaje inolvidable a bordo de barcos que llegan a ser ciudades flotantes. Barcos donde no falta de nada para que la navegación sea lo más confortable y divertida posible.

6 cruceros inolvidables

1. Un crucero por Alaska

Cruceros por Alaska

Alaska – Russ Heinl

Obviamente, este crucero por Alaska solo es viable en verano. Y ese es el momento para descubrir algunos de los paisajes más estremecedores de la Tierra. Unas travesías que, desde ciudades como Vancouver o Anchorage, llegan hasta parajes tan remotos como el fiordo Tracy Arm o el glaciar Hubbard.

Y además de ello, hacen escala en recónditos puertos como Skagway, Sitka o Ketchikan. Toda una aventura, pero eso sí, de lo más cómoda, exquisita ¡e inolvidable!

2. Un crucero por la Polinesia Francesa

Islas Cook, lugar de cruceros

Islas Cook – side78 / Flickr.com

Seguimos en el océano Pacífico, pero ahora en otras latitudes mucho más cálidas. La Polinesia Francesa. En este caso, cualquier fecha del año es buena para viajar hasta estos paraísos terrenales.

Los cruceros que viajan por la Polinesia te llevarán a lugares como Papeete, la capital de Tahití. También a playas de ensueño situadas en archipiélagos soñados como las islas Cook o las Marquesas. ¿Qué ver en este crucero? Más bien, la pregunta es ¿qué sentir? Y la respuesta es: sentirse un privilegiado envidiable.

3. Un crucero por el Sudeste Asiático

Cruceros en la Bahía de Halong

Bahía de Halong – Perfect Lazybones

Los cruceros asiáticos más exclusivos y elegantes navegan por lugares como el Mar de China, Hong Kong, el golfo de Tailandia o la bahía de Halong, todos ellos espectaculares.

Las escalas de estos cruceros no pueden ser más motivadoras, ya que se visitan ciudades como Bangkok , Ho Chi Minh o Da Nang. Y por si fuera poco, en la embarcación se llega a descubrir en toda su plenitud el significado de la expresión “lujo asiático”.

“Invertir en viajar es invertir en uno mismo.”

-Matthew Karsten-

4. Un crucero por el Caribe

Cruceros en Barbados

Barbados – Julie Flavin Photography

El crucero por el Caribe es un clásico para los cruceristas, y en esta región del mundo se pueden hacer infinidad de itinerarios, ya que las opciones de islas a visitar o puertos en los que hacer escala son inmensas.

No obstante, aquí os vamos a dar una idea sobre los lugares que visitan las compañías navieras más prestigiosas. Los recorridos suelen comenzar sus singladuras en Florida, y desde allí llegan a sitios como Nassau en Bahamas, Saint Thomas en las Islas Vírgenes o Cozumel en la Riviera Maya mexicana.

5. Un crucero por la Antártida

La Antartida

La Antartida – skeeze / Pixabai.com

Ponemos rumbo al sur, al lugar más meridional del planeta, la Antártida. Todos los cruceros mencionados hasta ahora provocan la sensación de ser un privilegiado, pero si se viaja a la Antártida, entonces uno es un elegido, ya que son pocas las personas que llegan hasta aquí y pocos barcos surcan estas latitudes, solo navegables en el verano austral.

Es decir, una experiencia imborrable que permitirá conocer el continente menos humano de la Tierra y ver gran parte de su fauna, desde las impresionantes ballenas nadando entre icebergs a los simpáticos pingüinos o los señoriales leones marinos.

6. Un crucero para atravesar el Atlántico

Crucero en Nueva York

Nueva York – Roderick Eime / Flickr.com

Hemos reservado para el final la experiencia crucerística por antonomasia. Embarcar en un enorme buque y viajar entre dos continentes. Entre Southampton, en Inglaterra, hasta llegar a América, desembarcando en el puerto de Nueva York, con las vistas que esta llegada al continente americano supone.

En este crucero no hay escalas, ni lugares que visitar. Solo está el barco, algunos de ellos ya famosos. En ellos se realiza una travesía de miles de kilómetros, o si se prefiere millas marinas.

Y durante todo ese itinerario, que dura unos 8 días, no faltan las actividades a realizar a bordo, o los lugares para comprar, los restaurantes donde comer o los espectáculos a asistir. En definitiva, este viaje por el Atlántico es el crucero más mítico.

Te puede gustar