6 consejos para ahorrar en comida durante un viaje

Edith Sánchez · 18 julio, 2019
Ahorrar en comida no significa privarte de comer. Esto tiene que ver más bien con adoptar algunas medidas básicas para manejar el tema de forma inteligente.

Ahorrar en comida durante un viaje es fundamental, sobre todo, cuando contamos con un presupuesto ajustado. La alimentación es uno de esos gastos ineludibles por el que muchas veces pagamos de más porque no lo planificamos adecuadamente.

Es importante considerar que para todo tipo de viaje lo primero que debemos tener en cuenta es el triángulo del viajero. Este triángulo está compuesto por tres elementos que no se pueden omitir: alimentación, transporte y alojamiento.

Dentro de esos tres elementos, la alimentación es el más importante. Podemos dormir en una tienda y movernos en autostop. Lo que no podemos es dejar de comer, ingiriendo diariamente lo que el cuerpo necesita. ¿Cómo ahorrar en comida durante un viaje? Enseguida te damos algunos consejos.

1. Hidratarte es la clave

Botella de agua

Habrás escuchado decir que el cuerpo humano puede sobrevivir hasta tres días sin agua y hasta siete sin alimento. Lo que no aclaran es bajo qué circunstancias. No es lo mismo estar en reposo aguantando hambre y sed que estar caminando todo el día bajo un sol abrasador y con una mochila en los hombros.

En cualquier caso, lo que no puede faltar es el agua, y esta debe ser potable. Por eso, debemos llevar siempre con nosotros un recipiente con agua. De hecho, puede ser la botella en la que se envasa el líquido y que podemos recargar en cada sitio donde lleguemos. Esta es la primera alternativa para empezar a ahorrar en comida

Tal vez no parezca mucho ahorro en dinero, pero si sumamos los dos litros de agua que consume diariamente un adulto, notaremos que empieza a haber una diferencia. Puede ser agua de grifo, pero no olvidemos que debe ser potable. Además, el agua llena el estómago.

2. Cocinar para ahorrar en comida durante un viaje

Mujer cocinando

Hoy por hoy, es común encontrar alojamientos de diversos tipos con cocina incluida. También es posible llevar cocinas portátiles. Las hay de todos los precios, pero también hay sitios en donde las alquilan. O tal vez hay un amigo que nos la pueda prestar.

Quizá la cocina no sea lo nuestro, pero una norma cuando se viaja con bajo presupuesto es la de adaptarse. No es necesario tener habilidades gourmet. Preparar algo por nosotros mismos nos da satisfacciones adicionales y es otra forma de ahorrar en comida durante un viaje.

La mayor ventaja de esta alternativa consiste en podemos preparar el menú según nuestras necesidades y gustos. Es posible encontrar los ingredientes en cualquier tienda de barrio y distribuir mejor las cantidades de lo que vamos a consumir.

3. El desayuno es la comida más importante

Desayuno para ahorrar durante un viaje

Sin lugar a dudas, después de un merecido descanso, lo que mejor cae es un buen desayuno. En este sentido, no se equivocan quienes afirman que es la comida más importante del día. Por eso, la mayoría de hostales y hoteles lo incluyen dentro del precio del alojamiento.

Lo primordial de esta primera comida es que sea nutritiva, especialmente rica en proteínas y energéticos. Seguramente las actividades o jornadas que tenemos previstas van a requerir de combustible adicional. Además, nos ayuda a ahorrar en comida, porque no vamos a comer a cada rato cosas que no alimentan y sí cuestan.

Los huevos, la leche, la fruta y el agua son una buena opción para empezar el día y, en general, son económicos en cualquier lugar. Una opción alternativa es llevar desde casa leche o sopas instantáneas, junto con barras energéticas de cereal.

4. Reducir la compra de alcohol y refrescos

Grupo de gente bebiendo refrescos

Muchas personas piensan que una buena conversación solo es posible delante de una cerveza. Está bien. Sin embargo, no es prudente volverlo hábito en términos económicos durante el viaje, como tampoco es una alternativa para ahorrar en comida.

De manera similar, las bebidas azucaradas son deliciosas, pero no hidratan y producen más sed, con lo que se vuelve un círculo vicioso. El único líquido que requiere el cuerpo para estar bien es agua de buena calidad.

5. Los mercados locales son una opción

Mercado de Granville Island

En todo el mundo existen mercados locales en donde se comercializan alimentos. Cuentan con muchos espacios donde preparan comidas a bajo costo. Esta es una forma interesante y complementaria para ahorrar en comida durante un viaje que debemos tener en cuenta.

Ofrece varias ventajas. Por un lado, nos da la oportunidad de conocer de primera mano los platos típicos y la cultura de una región. Por otro lado, son platos económicos que por su precio dan la posibilidad de consumir una mayor variedad.

Cabe recalcar que no todos los mercados tienen en cuenta las normas de salubridad, por lo que lo mejor es consultar con habitantes locales. Es una forma de evitar enfermar durante un viaje.

6. Más consejos para ahorrar en comida durante un viaje

Restaurantes

Hay que tener claro que el turismo es una industria rentable, por tanto, hay que evitar consumir alimentos en lugares turísticos, pues los precios generalmente son elevados. Así mismo, lo ideal es evitar la comida ambulante, por los riesgos que implica, al igual que la comida rápida, por su bajo o nulo valor nutricional.

En muchos países se pueden adquirir tarjetas turísticas de distintos tipos con las que es posible obtener precios especiales. Si se viaja en grupo, aumenta la posibilidad de acceder a descuentos y distribuir mejor las cargas.

Finalmente, no se trata de privarnos de todo lo que nos guste para poder hacer un viaje. También hay lugar para algún que otro capricho. De lo que se trata es, precisamente, de lo contrario, de no renunciar a lo que queremos, aunque nuestro presupuesto sea reducido.