Lo que debe tener una buena mochila de viaje

Edith Sánchez · 22 junio, 2019
Una buena mochila es aquella que te permite llevar un peso considerable sin afectar a tu espalda. También la que tiene suficiente resistencia y te ayuda a organizar tu equipaje. Estos son algunos puntos clave al respecto.

Una buena mochila de viaje es de una gran ayuda, especialmente cuando tienes pensado hacer varios desplazamientos en un mismo viaje. Y no tienes que ser mochilero en el estricto sentido de la palabra para beneficiarte de este fabuloso implemento.

El tema del equipaje siempre es un asunto importante que hay que resolver antes de un viaje. Y lo es especialmente si tus planes no son los de quedarte en un solo punto, sino ir a varios lugares dentro de una misma región o país.

En esos casos, una buena mochila de viaje sí puede marcar la gran diferencia. Cuando eliges la adecuada, logras llevar tus cosas de una forma organizada y sin que el equipaje se convierta en una pesadilla que debes cargar a todos lados. ¿Cómo elegir una buena mochila de viaje? Aquí te damos algunas pistas.

El tamaño de una buena mochila de viaje

Mochila de viaje

El tamaño es uno de los aspectos decisivos a la hora de elegir una buena mochila de viaje. Lo primero que debes saber es que el tamaño de las mochilas no se mide en centímetros ni pulgadas, sino en litros. Esto se debe a que el factor decisivo es su capacidad.

En principio, el tamaño ideal de una mochila para realizar un viaje largo debe estar entre los 60 o 65 litros. Lo razonable es que en ese volumen quepa todo lo que necesitas llevar.

Sin embargo, hay que tener en cuenta algo importante: siempre debes partir de tu propia complexión física para determinar el tamaño de la mochila. Si eres pequeño o muy delgado no elijas una mochila gigante. Si eres más grande, escoge una proporcional a tu tamaño.

La distribución del peso

Mochilero en la montaña

Este es un factor fundamental a la hora de elegir una buena mochila de viaje. Los mejores modelos hacen que el peso se distribuya de la espalda hacia las piernas. De este modo, se protege la columna y se hace más mucho más cómodo el transporte.

Hay varios elementos que hacen posible esa correcta distribución: las hombreras, el cinturón, el armazón y el estabilizador pectoral. La mochila que elijas debe contar con un buen diseño de todos estos elementos, para que no termines tu viaje con la espalda destrozada.

Por regla general, en todo caso, la mochila jamás debe pesar más de la cuarta parte de tu peso corporal. Lo más recomendable es que nunca supere los ocho kilos, aunque para quienes tienen una complexión más grande los 11 kilos son tolerables sin ningún riesgo.

El material de una buena mochila de viaje

Mochilas en el campo

Una buena mochila de viaje debe estar elaborada en un material resistente e impermeable. Durante un viaje es muy posible que sea bastante maltratada. Normalmente son lanzadas sin misericordia a los portaequipajes.

Además, la llevas de aquí para allá y más de una vez la vas a dejar en un suelo húmedo o lleno de tierra. Por eso, el material del que esté confeccionada debe ser de excelente calidad y a prueba de agua.

No compres la mochila pensando en tu próximo viaje solamente. Lo más aconsejable es adquirir una que te sirva para muchos años. Si la mochila no es impermeable, al menos debe traer un cobertor que te permita encapsularla cuando llueva.

Cierres, accesos y compartimentos

Viajera en la selva

 

Una buena mochila de viaje tiene un cierre en la parte superior y otro en la parte inferior. O sea, que puedes acceder a su contenido por arriba y por abajo. Así mismo, debe tener doble cierre, ya que si uno se rompe, ahí está el otro para salvarte.

El doble cierre también ofrece mayor seguridad porque permite poner un candado. Esto bloquea el acceso a tu equipaje, lo cual es muy importante, especialmente cuando vas a algún destino problemático.

Así mismo, la mochila debe tener al menos un bolsillo interno, dos laterales y uno en la parte superior. Si tiene más compartimentos, magnífico. Los bolsillos ayudan notablemente en la organización del equipaje.

El armazón y los elementos de carga

Las mejores mochilas son las que tienen un armazón de fibra de carbón o aluminio. Si el armazón es de otros materiales podría resultar muy pesado, debes tenerlo en cuenta. Además, el armazón nunca debe estar a la vista.

 Lo mejor es que la mochila cuente con un cinturón acolchado y regulable para adaptarlo bien a tu cuerpo. El cinturón es muy importante, ya que se trata del elemento que mejor ayuda a distribuir el peso.

Las hombreras también deben ser acolchadas, así como la zona de la espalda. Esto es fundamental si vas a caminar mucho. Lo más aconsejable es que tengan un material que permita una buena ventilación.