3 curiosidades del puente de los Suspiros de Venecia

Se encuentra próximo a la plaza de San Marcos y es uno de los puentes más admirados de Venecia. El puente de los Suspiros une el Palacio Ducal y la antigua prisión de la Inquisición y es una de las imágenes más reconocibles y románticas de la ciudad de los canales. ¿Quieres conocer algo más de él? Entonces, no pierdas detalle.

Datos que debes saber del puente de los Suspiros

Este es un puente barroco de indudable belleza que se puede admirar cruzando por debajo en góndola o atravesándolo por su interior, como antaño hicieran los presos condenados. Un puente con sus leyendas y sus misterios. Te vamos a contar solo tres:

1. Su historia no es nada romántica

Puente de los Suspiros en Venecia
Puente de los Suspiros – Alexander Cher

El puente de los Suspiros se construyó en 1602 por órdenes del Dux de Venecia. Este era el jefe absoluto de la emergente República y propietario de una de las mejores flotas de barcos mercantiles del mundo. Se levantó con un fin: la mayor comodidad y seguridad para trasladar los reclusos a la cárcel nueva del Palacio Ducal desde los Tribunales de Justicia de la Inquisición.

Es decir, que el motivo de su construcción nada tuvo que ver con la belleza y el romanticismo por los que hoy se le conoce. De hecho, hay visitantes que aún se sorprenden al saber la terrible función por la que se levantó.

2. Lo bautizó Lord Byron

Vista desde el puente de los Suspiros – Pepe Palau / Flickr.com

Fue este escritor el que en el siglo XIX  le dio el nombre de puente de los Suspiros. Pensaba que los presos que cruzaban por allí suspiraban al conocer que perdían su libertad. Una mirada por las estrechas ventanas del puente (quizá sería la última vez que verían la luz del sol), un futuro más que incierto y un suspiro. Era la escena que Lord Byron imaginaba.

Hoy, en cambio, se trata de un puente que despierta admiración. Todo aquel que visita Venecia suspira, pero por hacerse en una foto con su arco de fondo. Y, si se quiere sentir la misma impresión que aquellos presos, el puente se puede atravesar por dentro, pero para ello hay que hacer la visita al Palacio Ducal, que da acceso el “Itinerario Secreto”.

Podremos acceder a los antiguos pasajes secretos desde el propio Palacio Ducal y hacer el mismo recorrido que los condenados. En su interior, desde la celosía, es posiblemente el momento en el que vamos a tener la visión con mayor melancolía de Venecia.

“Hay peregrinos de la eternidad, cuya nave va errante de acá para allá, y que nunca echarán el ancla.”

-Lord Byron-

3. Lo contemplan múltiples reformas

Puente de los Suspiros – portumen

Aunque es un lugar que se ha cuidado mucho, tuvo que ser cerrado al público por peligro de desplome. Tanto el puente como el entorno del Río della Canonica, como se llama el canal sobre el que pasa, fueron restaurados y rehabilitados para disfrutar del recorrido.

La restauración, finalizada hace solo unos años, permitió devolver no solo la seguridad al puente, también toda su belleza. Gracias a ello hoy luce tan resplandeciente como debió estarlo en los tiempos pasados, destacando el mármol blanco y brillante que se refleja en las aguas.

Consejos para visitar el puente de los Suspiros

Detalle del Puente de los Suspiros
Puente de los Suspiros – Dimitris Kamaras /Flickr.com

Merece la pena contemplar el puente de los Suspiros, cruzando por debajo de él y, sobre todo, atravesándolo por su interior. Pero debes tener en cuenta que en muchos momentos la afluencia de turistas a Venecia es masiva y la espera para entrar en el Palacio Ducal puede ser larga.

Por ello, para visitar Venecia y poder disfrutar de joyas como este puente es mejor evitar la temporada alta. Siempre habrá turistas, muchos, pero otoño e invierno te permitirán evitar esperas tan largas. Y, sobre todo, podrás percibir mejor toda la magia que envuelve este lugar.

Por supuesto, es conveniente adquirir las entradas con antelación en la página web del Palacio Ducal o contratar alguna de las excursiones guiadas que lo incluyen. Hazlo todo con tiempo, si no es así podrías perderte una de las grandes joyas de la preciosa ciudad de Venecia.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar