Algunas curiosidades de la plaza de San Marcos de Venecia

· 26 septiembre, 2017

La plaza de San Marcos es uno de los símbolos más importantes de la romántica ciudad de Venecia. Punto de partida de cualquier visita a la ciudad, es una de las plazas más conocidas y bellas de Europa. Acompáñanos y descubre todos los secretos de un lugar que enamora a primera vista, ¿nos acompañas?

La magnífica plaza de San Marcos

Sin duda alguna, la plaza de San Marcos es uno de los lugares más visitados y turísticos de la hermosa Venecia. Todo aquel que visita esta ciudad comienza o termina allí, y es que este hermoso espacio es el auténtico corazón de la ciudad.

Plaza de San Marcos
Plaza de San Marcos – Mirelle

La historia de esta magnífica plaza se remonta al siglo IX. Ya desde sus comienzos se convirtió en punto neurálgico de la ciudad, lugar de reuniones, de paseos, de celebraciones y de alguna que otra intriga. Como reza el dicho, “si las paredes hablaran”, esta plaza tendría mucha historia por contar.

En un principio la plaza San Marcos fue construida con la idea de ser un pequeño lugar funcional. Sin embargo, en el año 1177 se comenzó su ampliación, hasta convertirse en el espacio que hoy en día conocemos. Un espacio magnífico y enorme, ya que tiene nada menos que 180 metros de largo por 70 de ancho.

Por cierto, esta es la única plaza de Venecia. Todas las demás que puedas encontrar en la ciudad son consideradas “piazzales”.

La plaza de San Marcos, un lugar especial

La plaza de San Marcos se encuentra en pleno centro de Venecia. Pero es el punto más bajo de toda la ciudad, por ello es frecuente que se inunde. Sin embargo, esto no es problema. Cuando ocurre, toda la plaza se llena de pasarelas de madera que permiten a los visitantes cruzar de un lado al otro.

Inundación en la Plaza de San Marcos
Inundación en la Plaza de San Marcos – AV_photo

La plaza es hermosa y los edificios que la rodean son parte primordial de su atractivo. En este sentido, podemos encontrar edificaciones tan bellas como la basílica de San Marcos, donde se encuentra el cuerpo de San Marcos, justo debajo del altar. O como el impresionante Palacio Ducal, que fue castillo en el siglo IX y posteriormente convertido en palacio.

Alrededor de la plaza también se encuentra el museo que expone obras de Tintoretto. Y podrás disfrutar de lugares menos famosos, pero no por ello menos importantes, como el Café Florian, las columnas de San Marcos y San Teodoro, la Piazzetta dei Leoncini y, por supuesto, la Torre dell´Orologio.

Si quieres tomar unas espléndidas fotografías, debes subir al campanario de la basílica. Tiene casi 100 metros de altura y desde él observarás las más increíbles vistas de la ciudad. Pero antes, debes conocer una pequeña curiosidad: lo que pisas es una reconstrucción, el campanile original se desplomó en 1902.

La plaza de San Marcos, la más bella de Europa

La hermosa plaza de San Marcos es considerada como una de las más hermosas del mundo. De hecho, hay una frase famosa que la describe de una manera especial. Y es que alguien dijo de ella que es “el salón más bello de Europa”. Son palabras que habitualmente se atribuyen a Napoleón Bonaparte, aunque algunos historiadores creen que fue el escritor Alfredo Musset quien las dijo.

Plaza de San Marcos Veneciay
Plaza de San Marcos – Ruslan Kalnitsky

Un bello salón que tiene una entrada muy particular: dos imponentes columnas traídas en el siglo XII desde Costantinopla. Pero lo curioso es que hubo un tiempo en la ciudad en el que solo se permitían los juegos de azar a sus pies. El mismo lugar donde durante años se realizaron las ejecuciones públicas. Tal vez por eso hay quien dice que pasar entre ellas trae mala suerte.

“Algunos sostienen que la palabra VENETIA significa VENI ETIAM, o sea, vuelve otra vez, y otra vez, porque por muchas veces que vengas, siempre verás nuevas cosas, y nuevas bellezas.”

-Jacopo D’Antonio Sansovino-

La hermosa plaza de San Marcos es el corazón de Venecia. Un lugar lleno de vida, bullicio y movimiento las 24 horas del día. Dicen que una de las plazas más bellas del mundo, así que hay que conocerla sí o sí.