24 horas en Copenhague, la capital de Dinamarca

· 30 junio, 2018
Un día en la capital danesa puede dar para mucho si se aprovecha bien. Este es un itinerario que te llevará a descubrir su esencia.

Copenhague, la capital de Dinamarca, es una ciudad que hay que descubrir palmo a palmo. La primera vez que la visitas tienes ansias de conocer cada rincón, pero si tienes la suerte de que esta no sea tu primera vez, este artículo es para ti. Te proponemos una ruta de 24 horas para moverte por toda la urbe, pero haciendo planes diferentes que harán que te sientas como un local más.

La capital de Dinamarca, una ciudad feliz

Copenhague, capital de de Dinamarca
Copenhague – Scanrail1

Antes de comenzar a detallar el plan, te recomendamos que alquiles una bicicleta para moverte por la ciudad. Esto hará que estés más en sintonía con el hygge, concepto de origen danés que relaciona los elementos más cotidianos con la felicidad en la vida.

Esto tiene algo de sentido ya que, según muchos estudios, Copenhague es la segunda ciudad más feliz del mundo, así como una de las menos contaminantes. Alquilar una bici durante un día son apenas 10 € y te permitirá moverte por toda la ciudad de una manera rápida, cómoda, barata y sostenible.

24 horas en Copenhague. 09:00: desayuno típico

Comida danesa
sharonang / Pixabay.com

Nuestro día en la ciudad comienza con un contundente desayuno, algo de lo que entienden los daneses. Por un lado, te proponemos el Granola Café, donde disfrutar en un lugar donde se respira la esencia nórdica por su decoración, esa que tanto gusta a todo el mundo. Recomendables son el skyr con muesli o fruta o sus tortitas con arándanos.

Si por el contrario, prefieres imbuirte más en los barrios de la ciudad, te recomendamos que vayas hasta Norrebo, un barrio que hasta hace no mucho estaba asociado a la delincuencia o a la marginación, pero que hoy en día es una de las zonas más tranquilas, modernas y multiculturales de Copenhague.

En Norrebo debes probar el porridge o gachas, de origen británico pero famosísimo en Dinamarca. Concretamente te recomendamos el del Café Grod.

10:00: recorrido por el centro histórico

Jardines Tivoli en Copenhague
Jardines Tivoli – Thomas Rousing / Flickr.com

Después de tener el estómago lleno, nos montamos en nuestra bici. El recorrido comenzará en la Torre Redonda, un antiguo observatorio. Te recomedamos que subas hasta lo alto para observar la panorámica de la capital de Dinamarca a vista de pájaro

La siguiente parada es la catedral de Nuestra Señora Vor Frue Kirke, austera pero que merece la pena contemplar. Después dirígete a la plaza del Ayuntamiento, parando en la estatua de Andersen. La siguiente parada –que deberá ser breve- será Tivoli, un antiguo parque de atracciones inaugurado en el siglo XIX.

Dirígete a continuación palacio de Christiansborg, en el islote de Slotsholmen. Es donde vive la familia real danesa durante el invierno. Para llegar hasta allí deberás cruzar el bonito puente de Marmorbroen, que también es digno de admiración.

Todos los lugares que te acabamos de señalar están muy cerca los unos de los otros. El camino no se te hará muy tortuoso, así que no te preocupes.

13:00: hora de comer

Puerto de Copenhague
Witizia / Pixabay.com

Para recuperar fuerzas después del recorrido por el centro, te recomendamos el barrio del Vestebro, la zona hipster de la ciudad. Allí, no te pierdas Neighbourhood, donde disfrutar de la cocina típica de Dinamarca, pero con un toque de modernidad que te encantará. Prueba los Smørrebrød, unas tostadas de pan negro deliciosas y puramente danesas.

También puedes optar por ir a la zona del puerto, Nyhavn, donde puedes decantarte por probar en algún restaurante marinero.

14:00: hora de comprar souvenirs

Stroget en Copenhague
Stroget – Machalle Photos / Flickr.com

Después de cargar pilas, dirígete de nuevo en bicicleta hasta Strøget. Esta es la calle peatonal más larga de Europa y genial para comprar recuerdos de tus vacaciones.

No te olvides comprar alguna pieza de la cerámica danesa de la Royale Copenhaguen o las famosísimas galletas danesas en cajas de latón. Otras tiendas que puedes visitar son Platype, Atelier September o Kaktus København.

16:00: Conociendo a la Sirenita

sirenita de Copenhague
Sirenita – FilipFilipovic / Pixabay.com

Una de las postales más típicas de la capital de Dinamarca es la Sirenita que se encuentra en Den Lille Havfrue. Esta estatua, una de las más famosas del mundo, fue un regalo del fundador de la fábrica de cerveza Calsberg a la ciudad, homenajeando a Hans Christian Andersen.

Como dato curioso, en la ciudad de Elsinore, no muy lejos de la capital, se encuentra Han, una estatua amiga de la Sirenita que la acompaña en la lejanía tras 100 de soledad.

“La vida en sí es el más maravilloso cuento de hadas.”

-Hans Christian Andersen-

18:00: Llega la noche a Copenhague

Palacio de Amalienborg en Copenhague
Palacio de Amalienborg – Jorge Láscar / Flickr.com

En la capital de Dinamarca anochece bastante pronto, por lo que llega la hora de que te dirijas al hotel. Antes, para delante del Palacio Amalienborg para deleitarte con el atardecer allí.

No mucho más tarde tendrás que empezar a pensar en la cena. Te recomendamos que visites Grøften, 100% escandinavo y que seguro te encantará.

Tampoco te olvides de probar alguna de sus muchas cervezas típicas. No solo están la Calsberg y la Tubord, así que intenta probar algunas más autóctonas y originales. Para ello, hay decenas de destilerías y locales diferentes, como Brus, en el barrio de Norrebo, o Mikkeller.