Los fantásticos jardines Tivoli en Copenhague

· 18 noviembre, 2016

Para los daneses uno de sus lugares favoritos son los jardines Tivoli. Ahora es un viejo parque de atracciones que cuando se abrió solo tenía un tiovivo y una montaña rusa. Actualmente es uno de los sitios preferidos de los vecinos de Copenhague. Lo disfrutan, tanto los locales como los casi cuatro millones de visitantes internacionales que recibe la ciudad durante el año.

La historia de los jardines Tivoli

Este parque puede presumir de ser uno de los más antiguos. Su historia comenzó en 1843, cuando abre sus puertas. El rey Christian VIII ordena que se construya con la idea de dar a la ciudad un lugar de esparcimiento en el que poder distraerse. El fundador verdadero fue George Carstensen, un militar que pudo convencer al rey de comprar el terreno donde hoy está el Tivoli.

Jardines Tivoli en Copenhague
Jardines Tivoli – Thomas Rousing / Flickr.com

El Tivoli se encontraba en las afueras de la ciudad. Con la construcción del Ayuntamiento y la Estación Central en la época quedó situado en pleno centro de la capital. Su nombre viene de la ciudad italiana, que tuvo uno de los jardines más bonitos en el Renacimiento.

¿Qué podemos ver en los jardines Tivoli?

  • La Fragata de San Jorge: es un barco de gran tamaño donde podemos disfrutar actualmente de un restaurante flotante de elevado precio.
  • Teatro de Pantomima: pabellón más antiguo del parque que se dedica a celebrar espectáculos musicales y de ocio.
Jardines del Tívoli en Copenhague
Jardines del Tívoli – Tony Moran
  • La Pagoda: se inspiró totalmente en las pagodas chinas a la hora de construirlo y tiene un restaurante dedicado a la comida oriental.
  • Puerta principal por Vesterbrogade: se construyó a finales del siglo XIX y se ha mantenido hasta hoy inalterable.
  • Edificio del restaurante Nimb: como curiosidad, su arquitectura de estilo árabe es verdaderamente una sorpresa para el visitante.

La “Guardia” de los jardines Tivoli

Si uno va en el fin de semana, existen altas probabilidades de pueda asistir a la llamada Guardia del Tivoli, que la forman jóvenes de hasta 16 años. Estos chicos suelen marchar al ritmo de los tambores como la Guardia Real de Copenhague. Merece mucho la pena verlos con sus vestidos de casacas rojas y altos sombreros negros. Es una de las bandas más antiguas, desde 1844 llevan desfilando.

Visitar los jardines del Tivoli

El clima del norte de Europa hace que las atracciones del parque solo puedan disfrutarse entre los meses de abril y septiembre. En estas fechas hay muchos espectáculos de pirotecnia y conciertos al aire libre.

Jardín de Tivoli en Copenhague
Jardín de Tivoli – Manuel Delgado Tenorio

Otra fecha a tener en cuenta es entre mediados de noviembre y comienzos del mes de enero. En esta época se instala un mercado de Navidad de gran tamaño que es muy recomendable visitar en esas fechas, pues es de los más bonitos de Europa.

El resto del año podemos visitar el Tivoli, pues algunos restaurantes y su sala de conciertos siguen abiertos.

” La diversión es una medicina y toda la medicina debe ser poca y a tiempo. “

– Fray Francisco Alvarado –

Jardines Tivoli, un destino obligado

Visitar Copenhague y no pasar por los jardines Tivoli es quedarse sin ver uno de los mayores atractivos de la ciudad. Para el visitante es un desplazamiento cómodo, ya que están en el centro de la ciudad.

Jardin de Tivoli
Jardin de Tivoli – frado76 / Flickr.com

Merece la pena visitarlo, tanto si se va con niños como sin ellos. Existen atracciones para todas las edades, por lo que se puede pasar muy bien. El ambiente que se ha creado es una combinación entre romanticismo y nostalgia. Muchas bodas se realizan en este parque por su gran belleza.

Horario de visita

  • Domingo a jueves de 11:00-23:00 entre noviembre-enero, abril-septiembre y Halloween (finales de octubre- principios de noviembre)
  • Viernes y sábados de 11:00-00:00 entre noviembre-enero, abril-septiembre y Halloween (finales de octubre- principios de noviembre)
  • Nochevieja: 11:00-00:30
  • Cerrado entre enero y abril.

Hay que tener en cuenta que con la Copenhagen Card la visita es gratuita. Esperemos que te haya gustado este paseo por los jardines Tivoli, un rincón mágico de la capital danesa.

Sin duda, un país y una ciudad llamativas por su belleza tranquila y la educación de sus gentes. En cualquier parte puedes dejar tu bicicleta sin candado y ahí seguirá cuando vuelvas. Así que no te lo pienses y visita esta zona única en el mundo.