En 2018 podrás embarcar en el Titanic

Armando Cerra 29 marzo, 2016

Si a cualquiera de nosotros nos preguntan por el nombre de un barco, un altísimo porcentaje responderíamos el Titanic. Sí. Uno de los transatlánticos más famosos de todos los tiempos. Pues bien, a pesar de su triste final va a tener una segunda parte, ya que a partir de 2018 una réplica casi exacta de aquel gran crucero volverá a surcar los mares.

La historia del Titanic

Lo cierto es que la historia de este barco es prácticamente conocida por todo el mundo, especialmente gracias al cine. No obstante, os vamos a recordar unos cuantos datos para que podáis comparar el viejo Titanic con el nuevo.

Aquel mítico crucero fue creado a comienzos del siglo XX en los astilleros de Belfast, en Irlanda. Donde por cierto hoy se abre un fantástico museo recordando la construcción del buque.

Titanic
Titanic

Sin embargo, el nuevo se está fabricando en China, concretamente en Jinling. Y se hace por encargo de la naviera australiana, Blue Star Line, la cual ya oferta algunos de los cruceros más elegantes y atractivos que se realizan por los mares del planeta.

El dueño de esa compañía precisamente dio a conocer su proyecto en abril de 2012. No fue un momento casual, ya que coincidía con el centenario del naufragio del Titanic. Precisamente, fue un 14 de abril de 1912 cuando se hundió el mítico buque en aguas del Atlántico Norte tras chocar con iceberg.

En aquel anuncio se mostró que se iba a construir un barco idéntico a aquel. Pero lógicamente el parecido y las similitudes van a ser en cuanto a su apariencia y decoración, ya que el nuevo barco contará con todas las medidas de seguridad, la tecnología y la mecánica de la navegación del siglo XXI.

Salvavidas del Titanic
Salvavidas del Titanic – Andrea Izzotti

El nuevo Titanic

Ese nuevo barco se adaptará a las medidas del original, y por lo tanto será un crucero de tamaño mediano en comparación con los más grandes que se ofertan en la actualidad. En resumen, tendrá unos 270 metros de eslora. Podrá alcanzar una velocidad de 24 nudos. Y dispondrá de una capacidad para 2.400 pasajeros, 177 más que el Titanic original.

Interior del Titanic
Interior del Titanic – Everett Historical

Esa pequeña diferencia en realidad no es nada teniendo en cuenta que todo lo que quede a la vista del pasaje será una réplica del viejo barco. De hecho, para cualquier tema decorativo se ha contado con diseñadores de interiores e historiadores especializados, para que aparezca hasta el más cuidado detalle.

Si bien, al igual que el barco contará con los más modernos equipos de navegación, también habrá comodidades adaptadas a nuestro tiempo. No obstante, hay otras que se está valorando su incorporación o no. Un ejemplo podría ser que se está estudiando si debe haber televisiones en los camarotes para respetar el espíritu histórico.

La decoración del barco

Hablando de los camarotes. Se están realizando con la distribución original. Es decir con aquellos camarotes de primera clase en los que los elementos recordaban el diseño de la decoración estilo Imperio o Luis XVI.

Pero también se está realizando el comedor que había para los viajeros de tercera. Una estancia muy austera en la que se separaba a los hombres solteros del espacio donde comían tanto las familias como las mujeres solteras.

Escaleras del Titanic
Escaleras del Titanic

Este comedor de tercera es todo sobriedad, en cambio otros espacios históricos recreados en el Titanic II son todo lo contrario. Por ejemplo, la gran escalera de acceso a los camarotes, o el llamado Café Parisien o la piscina que en aquel primer Titanic era prácticamente el gran referente de modernidad del barco, al ser uno de los primeros cruceros que ofrecía semejante lujo.

El viaje inaugural del Titanic

Puerto de Southaptom
Puerto de Southaptom – Gary James Calder

El histórico Titanic zarpó en su día del puerto de Southampton, al sur de Gran Bretaña. En recuerdo de aquel hecho, en la ciudad británica se puede visitar el Museo Seacity donde se rebela mucho más sobre la historia de este fatídico viaje que nunca llegó a su destino: el puerto de Nueva York, en Estados Unidos.

“Serían justamente las dos de la madrugada cuando (el buque) se quedó totalmente perpendicular y permaneció así por espacio de dos minutos, algo asombroso, con su popa al aire. Entonces, lentamente al principio, fue hundiéndose con creciente velocidad hasta que se quedó debajo del agua.”

-Charles Lightoller, oficial del Titanic-

Tal vez para que no sea tan morbosa la primera singladura en el Titanic, el trayecto que ofrece va a ser muy diferente, ya que está previsto que su viaje inaugural vaya desde Jiangsu, en China, hasta la ostentosa ciudad de Dubai en el Golfo Pérsico.

Sin duda, no podía haber mejor destino para este buque, porque se habla de que hay potentados dispuestos a pagar hasta un millón de dólares por navegar en primera clase durante ese viaje inaugural de 2018.

Te puede gustar