Zaruma, un pueblo mágico de Ecuador

Edith Sánchez·
21 Marzo, 2020
Zaruma entró en la lista de los llamados pueblos mágicos de Ecuador, porque alberga un rico patrimonio histórico y cultural. Lo más destacado es su particular arquitectura, que está magníficamente conservada.
 

Zaruma se encuentra ubicada en el costado sureste del Ecuador, es una de las ciudades más antiguas del país y tiene un agradable clima templado. Se encuentra en la provincia de El Oro y tiene una tradición ancestral asociada con la minería.

Esta localidad resalta, sobre todo, por sus atractivos culturales, dentro de los que destacan su historia, su arquitectura y su naturaleza. Esto le ha merecido el título de ‘pueblo mágico del Ecuador’, así como a aspirar a entrar en la lista de lugares declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad de la Unesco.

En el pasado, Zaruma estuvo habitada por diferentes etnias indígenas, dentro de las que cuales estaban los garrochambas, paltas, zarihumas, chaparras y yugulenses, entre otros. Estos desarrollaron diferentes formas de intercambio económico y cultural.

Tales asentamientos legaron un patrimonio cultural que hoy se puede apreciar en multitud de expresiones: complejos arquitectónicos, petroglifos, agricultura de terrazas, centros ceremoniales, objetos y cerámica, entre otros. Todo ello en los territorios de Chepel, San Antonio y Guayquichuma.

El pasado tormentoso de Zaruma

Arquitectura de Zaruma
 

Desde su fundación en 1595, la Villa de San Antonio del Cerro de Oro de Zaruma, como se le conocía entonces, fue un objetivo estratégico para los españoles. Sus enormes yacimientos auríferos fueron explotados por los mismos, valiéndose de la esclavitud tanto de africanos como de nativos americanos.

Durante el periodo colonial, Zaruma representaba uno de los recursos económicos más abundantes en oro y plata para la Real Audiencia de Quito. El trato injusto al que eran sometidos quienes trabajaban en las minas, unido a las epidemias llevadas por los europeos, diezmaron la población y la minería entró en una crítica decadencia.

En 1820 Zaruma declaraba su independencia y después de casi tres décadas realizaba tratados con ingleses y chilenos para explotar las minas. Con esto hubo una reactivación de la minería, que además trajo beneficios para la ganadería y la agricultura.

Esta situación produjo inmigraciones de miles de trabajadores de todas partes que soñaban con tener una mejor calidad de vida. También llegaron más compañías extranjeras, principalmente francesas e inglesas.

En conjunto, esto derivó en un mayor crecimiento urbano y en la incorporación de nuevas tecnologías que hacían más eficiente la explotación minera. En este punto ya no solamente se extraía oro y plata, sino también cobre, plomo y zinc.

Un recorrido poético por Zaruma

Iglesia de Zaruma
 

En Zaruma la historia está presente hasta en el más pequeño de sus rincones, todo conserva una atmósfera encantadora que evoca el pasado. En este lugar es posible tener un encuentro íntimo con la naturaleza y el arte y es un sitio ideal para quienes disfrutan del turismo patrimonial.

Sin duda, Zaruma cuenta con muchos lugares interesantes para visitar, como el centro histórico, dispuesto de una manera singular, sin modelos preestablecidos. Esta geometría espontánea es una invitación a recorrer sus callejuelas estrechas, sus escalinatas y su topografía irregular.

Las edificaciones del centro histórico concentran técnicas tradicionales de construcción, junto con la riqueza de varios elementos decorativos de la época. Allí se puede apreciar una simbiosis equilibrada de materiales, entre ellos maderas y arcillas.

Dichas construcciones mezclan los estilos neoclásicos con la arquitectura popular de la región. Por eso, destacan los tímpanos exquisitamente tallados, las ventanas, los balcones, las fajas y grecas que, a su vez, juegan con el color, la textura y la luz del lugar.

Otros baluartes para visitar

Iglesia de la localidad
 

El santuario de la Virgen del Carmen se edificó durante el periodo colonial. Dispone de dos naves laterales y una central, donde se ubica el altar mayor. Este presenta elaboradas formas en madera, recubiertas en hojilla de oro y plata, que corresponden al estilo gótico.

Adicionalmente, sus puertas se inscriben en la escuela barroca, mientras que su empinada torre se enmarca dentro de los preceptos neogóticos. Sus arcos internos destacan por su estilo arabesco y acompañan pinturas del célebre artista ecuatoriano Servio Gallardo.

También se puede visitar El Sexmo, una de las minas más antiguas, que data de la época colonial y a la cual se puede acceder para conocer a fondo la historia de Zaruma. O se puede recorrer el asentamiento de Huayquichuma, un bosque con ruinas de esta cultura y rodeado de innumerables especies de plantas y animales.

La experiencia final

Vista aérea de Zaruma

Zaruma también cuenta con una amplia oferta gastronómica en la que la variedad de platos está a orden del día. Sobresalen recetas típicas a base de carnes de cerdo, gallina criolla y cuy junto con vegetales de todo tipo.

De igual modo, destaca una lista extensa de postres tradicionales junto con bebidas naturales a base de frutas y bebidas alcohólicas de diverso orden. Una de las preparaciones insignia de Zaruma es el tigrillo, llamado así por la similitud entre el animal y la apariencia del plato, aunque su receta ni siquiera lleva carne.

 

Dentro de las atracciones naturales más importantes se encuentran las cascadas de Chorro Blanco, El Molino y Chaca Cápac. También sobresalen los miradores de la iglesia de San Francisco, la colina de la Libertad y la piscina municipal, desde donde se pueden apreciar panorámicas con excelentes vistas.

La festividad más importante de  Zaruma es la de la Virgen del Carmen, que se celebra entre el 14 y el 22 de julio. Estas fiestas patronales incluyen comparsas, serenatas, ferias, procesiones e incluso un reinado.