Con estas 6 visitas podrás conocer la esencia de París

· 19 marzo, 2017

Como si se tratase de una lección de la escuela, podemos recitar los principales atractivos de la “Ciudad del Amor” casi de memoria. Pensar en ella es imaginarnos una escapada con nuestra pareja atravesando puentes tomados de la mano y disfrutando de su deliciosa gastronomía. Para poder decir que has disfrutado de la esencia de París deberás algunos lugares imprescindibles. Te decimos cuáles son.

¿Dónde encontrar la esencia de París?

Es verdad que esta ciudad no se puede recorrer en un solo día, sino que requiere quizás semanas para descubrirla como se merece. Sin embargo, con una escapada de fin de semana muchos turistas “cumplen” con los atractivos que les permiten disfrutar de la esencia de París. No puedes decir que has estado en una de las más bonitas ciudades del mundo si no has hecho lo siguiente:

1. Subir a la Torre Eiffel

Torre Eiffel en París
Torre Eiffel – Gurgen Bakhshetyan

El icono de París no siempre fue tan querido y conocido. Cuando se erigió en 1889 se pensó incluso en demolerla. Por suerte cambiaron de decisión y ahora es el regocijo de todos nuestros sentidos.

Con más de 300 metros de altura, nos permite disfrutar de unas vistas panorámicas impresionantes de toda la ciudad. Para que la experiencia sea completa te recomendamos que subas tanto de día como al atardecer. ¡El escenario ideal para las parejas!

2. Conocer la catedral de Notre Dame

Notre Dame en París
Notre Dame – Alexandra Lande

Con sus gárgolas y la leyenda del jorobado resonando en nuestro oídos, la catedral de Notre Dame es otro de los imprescindibles de París. Si bien la entrada al templo es gratuita, si deseas subir a las torres deberás pagar una entrada.

Merece la pena subir y recorrer los tejados del templo, desde lo alto las vistas del río Sena y de la Isla de la Cité son espectaculares. Eso sí, conviene reservar las entradas con antelación para evitar largas colas

3. Recorrer el Museo del Louvre

Museo del Louvre en París
Museo del Louvre – Liesl Vandepaepeliere

No se puede visitar en una hora… ni una jornada completa. Para visitarlo de verdad se necesitarían días, pero es imprescindible conocerlo, al menos algunas de sus salas y algunos de sus grandes tesoros.

Y, aunque sería imposible enumerar todas las obras de arte destacadas de este museo, es La Gioconda de Leonardo Da Vinci la que se lleva todas las miradas. Sin olvidar la magnífica Victoria de Samotracia o la Venus de Milo. Lo mejor es organizar la visita con antelación para tener muy claro qué se quiere ver y cómo localizarlo en el interior del museo.

4. Pasear por Montmartre

Sagrado Corazón en París
Sagrado Corazón – bellena

Esta colina tiene atractivos para todos los gustos, pero es aquí donde se encuentra la esencia de París más bohemia. Podemos comenzar subiendo por escalera o funicular hasta la basílica del Sagrado Corazón, que además tiene una especie de terraza desde la cual la ciudad se ve de desde una maravillosa perspectiva.

Luego, el paseo continua por la Place du Tertre, donde encontrarás artistas haciendo retratos en plena calle y muchos restaurantes y cafeterías. No dudes en dar una vuelta por sus preciosas callecitas y al descender pasar por el famoso Moulin Rouge (sobre todo de noche cuando está bien iluminado).

5. Atravesar el Arco del Triunfo

Arco del Triunfo de París
Arco del Triunfo – Adisa

Otro de los iconos de esta bella ciudad, con sus enormes dimensiones y la carga histórica que representa. Fue construido por orden de Napoleón para honrar a los soldados en 1806.

Esta gran mole cuadrada se ubica en la intersección de varias avenidas, entre ellas los Campos Elíseos. Para acceder al interior del arco debemos ir por un camino subterráneo. Puedes subir hasta lo más alto para admirar París desde otro ángulo.

6. Cruzar el puente de Alejandro III

Puente de Alejandro III en París
Puente de Alejandro III – muratart

El río Sena “corta” París casi por el centro. Para ir de un lado al otro de la ciudad tenemos nada menos que 30 puentes, cada uno con sus características propias.

Sin embargo, el más majestuoso es el de Alejandro III, que hace de nexo entre la explanada de Los Inválidos y el Grand y el Petit Palace. La decoración del puente con sus caballos alados y sus estatuas doradas y negras te dejarán boquiabierto.

“París será siempre París. ¿Qué otra cosa pretendes que sea?”

– Fréderic Dard –

Y si quieres más cosas para hacer en París te recomendamos que visites el Panteón y el Barrio Latino. También los Jardines de Luxemburgo y la Sainte Chapelle.