Algunos consejos para visitar el mar de Aral en Kazajistán

Sonia Budner · 27 febrero, 2019
Visitar hoy en día el mar de Aral tiene que ver más con un turismo de conciencia que de disfrute. El desolador panorama de este mar convertido en desierto por la intervención humana convierte este viaje en toda una expedición.

Visitamos el mar de Aral, que realmente no es un mar. Es un desierto que nos enseña un verdadero desastre humano. Hoy nos alejamos de los enclaves turísticos más típicos para hacer una visita a uno de los mayores desastres que el hombre ha dejado atrás.

En el pasado, el mar de Aral se había convertido en un destino turístico muy popular en la Unión Soviética. Hace unas décadas era conocido como el cuarto lago más grande del mundo. A causa de la degradación ambiental, a día de hoy conserva poco más del 6% de su tamaño original.

Sin embargo, desde el año 2005, en la parte del mar de Aral que toca a Kazajistán, existe una pequeña esperanza de recuperación de este paraje desolado. Vamos a verlo.

¿Qué es lo que pasó?

Vista del mar de Aral seco
Mar Aral – United Nations Photo / Flickr.com

En la década de los 60, cuando Kazajistán pertenecía aún a la Unión Soviética, el gobierno aprobó unas obras para crear unos inmensos campos de algodón. Para ello, se decidió desviar los principales ríos que desembocaban en el mar de Aral.

En menos dos décadas, Uzbekistán, el país vecino, se convirtió en el mayor exportador mundial de algodón. El precio que se pagó fue la completa devastación del mar de Aral. Hoy está prácticamente seco y toda el área parece un fantasma del pasado.

El mar de Aral se secó por completo y lo que queda es un desolador paraje. La disolución de la Unión Soviética tampoco trajo soluciones para esta zona.

La industria pesquera de la zona se arruinó. El fondo marino se ha convertido en un paisaje árido y sin vida y el aire está contaminado. De lo que en su día fueron pueblecitos llenos de vida e importantes puntos para la economía de la zona, hoy solo quedan enclaves llenos de miseria y desempleo.

Moynaq, en la parte de Uzbequistán es lo más dañado

Cementerio de barcos de Moynaq
Cementerio de barcos de Moynaq

Moynaq fue el puerto de mar más importante de la zona. Ahora está situado a 150 km del agua. La visita al que fuera el enclave más importante del mar de Aral nos confirma todo lo anterior. Casi todos sus edificios se encuentran en ruinas. Malamente sobrevive un mísero bazar y sus calles están prácticamente vacías.

Desde el puerto de Moynaq, las vistas que deberían ser marítimas nos dejan un inmenso desierto con unas condiciones climatológicas durísimas. Al lado del puerto hay un cementerio de barcos que todavía conserva una docena de lo que hoy son verdaderos fantasmas marinos.

El óxido ha cubierto los barcos y todos se encuentran varados como testimonio del tremendo desastre natural acontecido bajo sus cascos. Un monumento situado en Moynaq se levantó como recuerdo al concurrido puerto que un día existió allí.

Aralsk, en Kazajistán es otra ciudad fantasma

Puerto de Aral
Puerto de Aral – Yorian / Wikimedia Commons

En la parte de Kazajistán, la ciudad de Aralsk corrió la misma suerte que Moynaq. Esta ciudad era el centro pesquero más importante de la antigua Unión Soviética. Hoy queda una ciudad abandonada, con puerto y sin mar, rodeada de desierto y en mitad de la estepa kazaja.

En esta ciudad suelen advertir que a las personas mayores del lugar no les agradan los turistas. Pero ocurre solo en algunas zonas y, en general, la gente de esta ciudad no tiene grandes problemas con los visitantes.

Qué ver en Aralsk

Todo el turismo en Aralsk está enfocado a la tragedia provocada por el enorme desastre natural. En el puerto se puede visitar un pequeño museo. Muestra fotos y objetos de lo que fue la zona antes de la sequía del mar de Aral.

Todavía pueden verse las vías por donde circulaban los trenes que en su día mantenían una actividad frenética desde el puerto hacia numerosas ciudades. Desde allí se contempla el inmenso desierto en el que se ha convertido su, en tiempos, maravilloso mar.

Al otro lado del puerto puede divisarse también un enorme parque industrial, hoy en ruinas y abandonado. Tiene numerosos símbolos soviéticos y algunas estatuas de Lenin, aunque la entrada no está permitida.

El cementerio de barcos de Aralsk, se encuentra en realidad a 70 km, en un pequeño pueblo llamado Zhalanash. A pesar de la distancia, es una de las visitas más apreciadas, aunque solo tiene algunos barcos, ya que están siendo retirados poco a poco por el gobierno.

La recuperación del mar de Aral

Factoría de pescado en Aralsk
Factoría de pescado en Aralsk – Wikimedia Commons

Desde el año 2005 varias organizaciones internacionales desarrolan un proyecto para la recuperación del mar de Aral. Tiene su lugar más esperanzador en Tastubek, un pequeño pueblo a 90 kilómetros de Aralsk.

En esta zona ha empezado a aparecer la pesca en muy pequeñas cantidades aún. Sin embargo, es suficiente para haber creado una pequeña industria pesquera a su alrededor.

En realidad, está muy lejos de parecerse al original mar de Aral. Lo que encontramos es un pequeño lago, conocido hoy como el Pequeño Aral. Esta zona está empezando a dar signos de recuperación y supone una esperanza enorme para toda la región.