Descubre la estación ballenera abandonada de Grytviken

· 3 febrero, 2019
Es uno de esos lugares abandonados que se han convertido en atracción turística. Los barcos varados en tierra y los depósitos de combustible oxidados aún recuerdan que hubo un día en el que aquí se registraba una intensa actividad.

Vamos a visitar un lugar único. Concretamente, una antigua estación ballenera situada en la isla de San Pedro, que forma parte de las islas Georgias del Sur. Su nombre es Grytviken, y durante el siglo XX fue un importante centro de actividad del archipiélago. A veces los lugares abandonados se llenan de belleza, y vas a descubrir que Grytviken es uno de ellos. ¡Acompáñanos!

La historia de Grytviken

Barcos y cadenas abandonados en la estación de Grytviken
Estación de Grytviken – Liam Quinn / Flickr.com

Grytviken es una antigua estación ballenera de origen terrestre. Se asienta sobre la costa del noroeste de las islas Georgias del Sur, concretamente en la caleta Vago. Estas islas pertenecen a los territorios de ultramar de Reino Unido, pese a estar más próximas a Argentina.

Hoy en día, las islas Georgias del Sur llaman la atención por el patrimonio natural que tienen y por la diversidad de especies que habitan en ella. Por ello, se han convertido en destino turístico.

La estación se fundó en 1904 y se utilizó para la caza de ballenas y como refugio para las expediciones científicas que se realizaron a la Antártida a lo largo del siglo XX.

A pesar de las dos guerras mundiales, estuvo funcionando de manera ininterrumpida hasta el año 1964. De hecho, muchos la consideran como el mayor centro de explotación ballenera del mundo de todo el siglo.

Actualmente, la estación se encuentra abandonada y no hay habitantes en la región, tan solo los turistas que viajan hasta la zona. Para habilitar la antigua estación de Grytviken, se hicieron una serie de transformaciones por seguridad, eliminando combustibles y sustancias contaminantes.

Como resultado, tan solo quedan las estructuras de la antigua estación, en ruinas y oxidadas, fruto del olvido y del paso del tiempo.

Situación actual de la estación de Grytviken

Iglesia de Grytviken
Iglesia de Grytviken – David Stanley / Flickr.com

Como señalábamos, la antigua estación ballenera de Grytviken cerró a mediados del siglo XX y quedó a merced del paso del tiempo. Hoy, el paisaje aquí es de lo más peculiar. Los edificios se han ido oxidando, y el resultado es un complejo que realmente llama la atención.

Pero algunos edificios del complejo han sido restaurados, como la antigua casa del administrador de la estación. Actualmente, es el Museo de Georgia del Sur y centro de información turística de la zona, aunque solo abre durante el verano. En el interior, incluso, hay una tienda de recuerdos.

Por otra parte, también restauraron la iglesia de la estación,y sigue manteniendo su propósito original. Presta servicios religiosos a los turistas, e incluso se han llegado a celebrar bodas, funerales y eventos navideños.

Además de todo ello, en el complejo hay un cementerio donde descansa Ernest Shackleton, uno de los exploradores que se embarcó en el descubrimiento de la Antártida. Allí reposan también balleneros que trabajaron en el lugar.

Junto a estos edificios, actualmente se está reconstruyendo un edificio llamado Nybrakka, el antiguo cuartel. Se piensa habilitar como un refugio de emergencia y para almacenamiento.

¿Cómo visitar el complejo?

Vista del complejo de Grytviken
Complejo de Grytviken – size4riggerboots / Flickr.com

¿Te llama la atención este lugar? ¡Lo entendemos! Aunque de primeras pueda resultar difícil visitar la estación de Grytviken, es posible. Lo primero que tienes que saber es que muchos de los cruceros o buques que viajan a la Antártida hacen parada en estas islas.

Y precisamente, uno de los puntos de interés, junto a las bahías repletas de pingüinos, es esta vieja estación ballenera. Durante el recorrido se visitan la iglesia, el museo y la tumba de Ernest Sckaleton. Por otra parte, durante el mes de enero se realiza una maratón por la zona.

Lo que debes admirar del lugar es cómo es capaz de mantenerse en pie y rodearse de una singular belleza a pesar del paso del tiempo. La imagen de los edificios derruidos con el paisaje de fondo es de película. Realismo, belleza y un entorno magnífico se dan la mano aquí.

No es de extrañar que la estación de Grytviken haya sido declarada Zona de Interés Turístico Especial por el gobierno británico. Es uno de los destinos más peculiares del mundo, un sitio que nos hará pensar en el fin del mundo. ¿Preparado para un viaje hasta los confines del planeta? ¡Déjate llevar por tu espíritu aventurero!