Visitamos el bello Ayuntamiento de Bruselas

El Ayuntamiento de Bruselas es uno de los monumentos más destacados de la Grand Place, que es el lugar más visitado de la capital belga. Sí, el Hotel de Ville es, quizás, el edificio más espectacular de un área tan monumental como la Grand Place bruselense. Es decir, solo con ese dato ya nos podemos imaginar que es de una belleza incontestable y de un interés histórico absoluto.

La historia del Ayuntamiento de Bruselas

Fachada del ayuntamiento de Bruselas
Fachada principal – basiczto

La construcción del edificio se prolongó durante casi sesenta años y se hizo en tres fases distintas. En realidad, se alargó durante toda la primera mitad del siglo XV y un poquito más. Es así porque la primera piedra se colocó en el ala izquierda en el 1401. Y la torre no se concluyó hasta el año 1459.

La gran torre del Ayuntamiento de Bruselas

Ayuntamiento de Bruselas
Ayuntamiento de Bruselas – RossHelen

Cuando el viajero se adentra en la Grand Place hay muchos detalles que llaman su atención. Pero sin duda, hay uno que destaca sobre el resto, es la torre del Ayuntamiento de Bruselas. Y destaca no solo por su belleza, sino por su silueta estilizada que alcanza la mayor altura de la zona, 96 metros.

Y tras admirarla, es posible fijarse en que no está centrada respecto al centro del edificio. Según la leyenda esto martirizó al arquitecto que la construyó, motivo por el cual subió hasta su cúspide y se lanzó al vacío para suicidarse. Hoy en día los turistas también pueden subir hasta ahí, pero solo para contemplar desde las alturas todo el núcleo histórico bruselense.

Las estatuas del Ayuntamiento de Bruselas

Estatuas en el ayuntamiento de Bruselas
Estatuas en la fachada – freshwater2006 / Flickr.com

Todavía sin entrar a las estancias municipales, se pueden contemplar otras maravillas en la fachada del Ayuntamiento de Bruselas. Existen hasta 150 esculturas pétreas adornando toda su fachada.

Unas obras con las características propias del arte gótico del siglo XV. Si bien, hay que decir que son réplicas exactas de las originales, las cuales se salvaguardan de las inclemencias meteorológicas en el Museo de la Villa de Bruselas, que está en la propia Grand Place.

La visita al interior del Ayuntamiento de Bruselas

Escalera del ayuntamiento de Bruselas
Escalera de acceso – EmDee / commons.wikimedia.org

Tras apreciar los mil y un detalles que ofrece el exterior del edificio, merece la pena visitar su interior. Algo que es posible hacer mediante visitas guiadas que se reservan en la oficina de turismo de la ciudad.

Por cierto, hay que recordar que el Ayuntamiento de Bruselas sigue cumpliendo con  su función de Casa Consistorial, de modo que hay dependencias en uso y que, por lo tanto, no se pueden visitar.

Sin embargo, durante algunas fechas veraniegas, cuando los ediles del ayuntamiento están de vacaciones, las visitas guiadas se adentran en algunos de sus despachos. De esta manera es posible ver y comparar el ayer y el hoy de un gobierno municipal.

Las estancias históricas

PAtio del ayuntamiento de Bruselas
Patio interior – Artography / Shutterstock.com

Sin embargo, está claro que lo que más interés tiene para los visitantes es descubrir las salas y salones de otros tiempos. Algunos realmente espectaculares, no solo por su arquitectura, sino también por los elementos decorativos que poseen. Elementos en forma de cuadros, esculturas y, sobre todo, de ricos y elaborados tapices, algo típico en la historia artística de Bélgica.

El recorrido por el interior del Ayuntamiento de Bruselas pasa por lugares como un patio interno, donde llaman la atención dos fuentes. Dos fuentes que representan a los ríos más importantes del país: el Scheldt y el Meuse. Tras atravesar ese patio se sube una gran escalinata y comienza lo más espectacular de la visita.

Nos esperan lugares como la Sala Gótica, donde hay una extraordinaria colección de tapices que se tejieron en los prestigiosos telares de la ciudad belga de Malinas.

También se visita la Sala Maximiliana, igualmente con tapices y con una decoración de marquetería extraordinaria. O se entra en el Salón Nupcial, que en la actualidad sirve para celebrar matrimonios civiles, los cuales, sin duda, se firman en un escenario majestuoso e inolvidable para los contrayentes.

“Todos los viajes tienen destinos secretos sobre los que el viajero nada sabe.”

-Martin Buber-

En definitiva, si se viaja a la capital de Bélgica, hay que detener los pasos para admirar la increíble fachada del ayuntamiento. Pero también hay que atravesar sus puertas para descubrir un edificio de enorme belleza. La visita  merece la pena. 

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar