Visita Dubrovnik durante la escala de un crucero en Croacia

Sonia Budner · 15 enero, 2019
Muchos de los cruceros que navegan por aguas del Adriático hacen escala escala en Dubrovnik. Una ciudad que merece la pena saborear, aunque solo sea por unas horas.

Las escalas de un crucero en Croacia son breves, pero nada te impide disfrutar y conocer lo imprescindible de esta ciudad y llevarte su esencia contigo. Dubrovnik, la antigua Ragusa, tiene una historia fascinante. Tierra de marinos y comerciantes, esta joya del Adriático nunca pasó desapercibida.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, toda la ciudad es un viaje a la Edad Media. Dependiendo del crucero elegido, dispondrás de más o menos horas de escala en este precioso destino. Vamos a hacer la visita más rápida posible.

Muchos de los cruceros llegan al puerto de Dubrovnik sobre la una de la tarde. El puerto está a unos 3 kilómetros de la ciudad antigua. Aun así, tendrás tiempo para visitar sus murallas, recorrer sus callejuelas, admirar la catedral y el Palacio del Rector, visitar los sitios más emblemáticos de la serie Juego de Tronos y muchas cosas más.

Un poco de historia antes de comenzar tu crucero en Croacia

Murallas de Dubrovnik en Croacia
Vista de Dubrovnik

Ragusa se levanta sobre la isla de Laus, hoy conectada al continente por un tómbolo. Después de una larga ocupación romana, fue en el siglo IX cuando Ragusa cayó en manos del Imperio bizantino durante cuatro siglos. De esta época datan el Palacio del Rector y la catedral de Velika Gospa.

Tras ser saqueada por los normandos, en 1205 es anexionada a su eterna rival, la República de Venecia. En 1364 Ragusa firma un acuerdo con el Imperio otomano para librase de las garras venecianas. Esto supone el principio del esplendor económico de esta ciudad y la construcción de sus murallas.

El gran terremoto ocurrido en el año 1667 dejó Ragusa prácticamente destruida, y casi la mitad de sus habitantes perdieron la vida. Después de aquello, Ragusa fue repoblada casi exclusivamente con eslavos y pasó a denominarse Dubrovnik.

En 1815 pasa a formar parte del Reino de Dalmacia. Y entre los siglos XIX y XX se construyen varios balnearios en la costa y la ciudad se convirtió en un destino turístico de descanso.

Qué ver en Dubrovnik

Ahora sí, vamos a mostrarte lo que te espera en Dubrovnik y que podrás disfrutar en la escala de tu crucero en Croacia. Presta atención.

La muralla

Muralla de Dubrovnik
Muralla de Dubrovnik

Desde el barco hasta la Puerta Pile tardarás quince minutos, tanto si decides tomar una lanzadera de la compañía de crucero en Croacia, como si lo haces en taxi o en autobús. Eso sí, si te decides por el autobús urbano recuerda llevar contigo moneda local porque no aceptan otra cosa.

Una vez en la Puerta Pile, ya puedes empezar a recorrer la muralla. Te llevará más o menos una hora, pero merece la pena. Se construyó en el siglo X y ofrece fabulosas vistas de la ciudad. Alberga dieciséis torreones y su punto más elevado es la torre Minceta, la torre de los Eternos en la serie Juego de Tronos.

Una vez recorrida la muralla, lo mejor es bajar a la ciudad por el mismo acceso por la que subiste. Esto te lleva directamente a la fuente de Onofrio, punto de partida perfecto para recorrer Dubrovnik.

Paseando Dubrovnik

Palacio del Rector en Dubrovnik, Croacia
Palacio del Rector

Este es el momento de empezar a recorrer las callejuelas de Dubrovnik, empezando por la calle Stradun. Llegaremos al Palacio del Rector, un edificio de la época del gótico tardía y que es la sede del gobierno.

Muy cerca está la catedral, otra joya arquitectónica que guarda bellísimas pinturas venecianas. Hay que continuar andando hacia la plaza Gunduliá, hasta la gran escalera de piedra que ha sido también lugar de rodaje de Juego de Tronos y que reconocerás si eres uno de sus seguidores.

Todavía tienes un momento para relajarte y tomar algo en los pequeños bares próximos a la escalinata. Incluso puedes darte un baño en las playas que tienen acceso directo desde pequeñas escaleras de piedras que salen de algunos de los bares.

Si no te apetece la playa y el sol de medio día, lo mejor es continuar visitando la ciudad y aprovechando al máximo la escala de este crucero en Croacia.

La fortaleza de Lovrijenac

Fortaleza de Lovrijenac en Dubrovnik
Fortaleza de Lovrijenac – Shiraz Chakera / Flickr.com

Conocida también como el Gibraltar de Dubrovnik. Esta fortaleza de forma triangular está situada al noroeste de la ciudad, sobre un acantilado de 37 metros de altura. Es un emplazamiento estratégico que en el pasado controlaba el acceso a la ciudad por mar y por tierra.

Es uno de los más importantes iconos de la resistencia de Ragusa contra Venecia. Su construcción comenzó en el siglo XI y se levantó en tan solo tres meses, aunque se reforzaría durante los dos siguientes siglos. El terremoto de 1667 obligó a reconstruirla adquiriendo el aspecto inexpugnable que tiene ahora.

Regresando a puerto

Aunque la escala es breve, te dará tiempo a disfrutar de lo más significativo de Dubrovnik. Ten a punto tu cámara porque no querrás perderte ni un solo de sus rincones. Empápate de su historia antes de desembarcar, es la mejor forma de visitar lugar. Sabrás reconocer dónde estás y en qué te quieres fijar.

Recuerda que los horarios de escala de los cruceros son informativos, pero que los barcos cierran sus puertas 30 minutos antes de zarpar. Es hora ya de volver a puerto y de soñar con aventuras en la vieja Ragusa.