Una visita a Santa María del Naranco en Asturias

· 21 octubre, 2018
Es una de las grandes joyas del prerrománico en Europa. Una pequeña pero increíble construcción que lleva en pie desde el siglo IX.

La visita a Santa María del Naranco es algo que debes hacer sin excusas si viajas a Oviedo, la capital del Principado de Asturias. Se trata de un palacio que data del siglo IX, una joya maravillosa del prerrománico. ¿Quién no querría conocerlo? Nosotros vamos para allí ahora mismo, ¿te vienes?

Santa María del Naranco: una construcción única

Se terminó su construcción en el año 842 en el monte Naranco, a unos pocos kilómetros de Oviedo. Fue Ramiro I, rey de Asturias en la época, quien ordenó su construcción. En principio era parte de un palacio, aunque pasados los siglos su función acabaría siendo otra muy diferente.

Ligera y elegante, se le considera la construcción más significativa del prerrománico en Europa. Formó parte de un complejo en el que se incluía la iglesia de San Miguel de Lillo. Pero tras el derrumbe parcial de esta, lo que en principio fue el aula regia de un palacio se transformó en iglesia.

Cómo es Santa María del Naranco

Fachada de Santa María del Naranco
Fachada de Santa María del Naranco

Esta preciosa construcción tiene dos plantas. En la parte inferior hay una cripta completamente abovedada a la que se accede desde el exterior. La parte superior es una estancia simétrica, con tres cuerpos y miradores.

El edificio se levanta sobre un zócalo de piedra reforzado con contrafuertes que llegan hasta el tejado. Gracias a él se acentúa la verticalidad del edificio, construido en mampostería. Para ir del piso inferior al superior hay una escalera en el exterior.

En cuanto a su decoración, merece la pena dedicar un tiempo para apreciar cada uno de sus detalles. En capiteles y pilastras se pueden ver figuras de animales, de monjes y de caballeros. En el interior de los medallones aparecen animales, mientras que las columnas tienen forma de soga.

“La belleza perece en la vida, pero es inmortal en el arte.”

-Leonardo da Vinci-

Datos prácticos para la visita a Santa María del Naranco

Fachada de Santa María del Naranco
Santa María del Naranco

Si tienes pensado hacer una visita a Santa María del Naranco, lo primero que debes conocer son los horarios. De octubre a marzo abre sus puertas de martes a sábado de 10 a 14:30 horas y domingos y lunes de 10 a 12:30 horas.

El horario de verano es bastante más prolongado. De abril a septiembre abre de 9:30 a 13:00 y de 15:30 a 19:00 de martes a sábado, y domingo y lunes de 9:30 a 13:00.

Solo cierra seis días al año, que son el 24 , 25 y 31 de diciembre y el 1 y 6 de enero, además del 30 de marzo. El resto del año está abierto con los horarios citados.

En cuanto al precio, la entrada general cuesta tan solo tres euros. Los niños de 8 a 14 años pagan dos euros y los lunes la entrada es gratuita, aunque sin guía. También hay descuentos por grupos.

Puedes llegar en coche, pero también es posible hacerlo dando un paseo desde Oviedo, que está a cuatro kilómetros. O, si lo prefieres, la línea A2 de autobuses te deja a un paso del monumento, en el lugar donde debes comprar las entradas para iniciar la visita a Santa María del Naranco.

Qué ver cerca de Santa María del Naranco

Como ves, la iglesia de Santa María del Naranco merece una visita, pero no debes quedarte solo ahí. Reserva tiempo para conocer otras joyas.

San Miguel de Lillo

San Miguel de Lillo
San Miguel de Lillo – fervazco / Flickr.com

Otra de los monumentos del prerrománico asturiano. Una iglesia de la que solo se conserva un tercio de lo que fue originariamente. Lo que hoy se puede visitar es el pórtico y una de las partes de la nave central.

De ella destaca el hecho de que los arcos estén sobre columnas, no sobre pilares, como era lo habitual en aquella época. Y también hay que mencionar la decoración escultórica en relieve, de clara inspiración bizantina.

Sendero por el monte Naranco

El monte en el que se encuentra Santa María de Naranco es hermoso, no solo para contemplarlo, sino para caminar tranquilamente por él. Podéis disfrutar de una excursión al aire libre que os despejará la mente y en la que podréis respirar un poco de aire puro.

Tiene poco más de 600 metros de altura, pero desde él contemplaréis una magnífica panorámica de la ciudad de Oviedo. Como decíamos, es posible llegar a él dando un paseo desde la capital asturiana.

Ya ves que la visita a Santa María del Naranco puede dar mucho de sí, de modo que debes reservar tiempo suficiente para admirar el monumento y todo lo que le rodea. ¡Merecerá la pena!